1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: Todos conocemos a las princesas Disney. Siempre bellas, alegres, bondadosas. Y, por supuesto… Todas saben cantar. Pero, ¿Conocemos la vida de esas princesas? ¿Sabemos lo que supuso para ellas su propio cuento de hadas? ¿Qué fue de ellas? El otro lado del “y vivieron felices y comieron perdices”. No me toques el cuento nos muestra cómo cuatro princesas se rebelan y exigen contar la otra cara del cuento. Eso que no se cuenta porque, al fin y al cabo, no es tan bonito como dicen…’

Dramaturgia: Olivia Lara

Dirección: Olivia Lara

Ayudante de Dirección: Isabel Morán

Producción: Teatroz

Distribución: Opción teatral

Reparto: Masi Rodríguez, Carmen Calle, Isabel Morán y Olivia Lara

Iluminación: Juan Barahona

Música: Shadday López, Olivia Lara e Isabel Morán

Espacio Sonoro: Juan Barahona, Olivia Lara y Juanma Lara

Diseño del Cartel: Juan Barahona

Fotografía: Lalodeho

Fecha del Estreno: 2018

Teatro: Teatros Luchana

Duración: 90 minutos

Género: Comedia

Web Oficial: https://www.instagram.com/nmtecteatroz/

 

No me toques el cuento

Sandra Domínguez Bautista

Desde una estrategia estética estilística realista y poética, cuatro princesas Disney malagueñas (Bella, Blancanieves, Cenicienta y Aurora) nos lanzan un mensaje muy importante y de forma muy explícita y clara. Y esto lo hacen a partir de las diferentes historias, describiendo la dura realidad de estas, que suele pasar desapercibida o que suele normalizarse; con una escenografía propia de cuento de hadas y princesas, con practicables de tronos-sillas y diván (cada uno con detalles de la princesa que lo utiliza), mesas y una estantería llena de tarros que aparentan contener pócimas, pero son bebidas alcohólicas, todo de colores rosas, azules y amarillos tan propios de las historias infantiles, y una iluminación que acompaña a esta estética.

El núcleo de convicción dramática en el que se basa la obra es algo así como “las mujeres, que están hartas de ser sumisas y de no poder elegir como vivir y disfrutar de su propia vida, deciden rebelarse ante tanta injusticia”.  Los personajes se presentan de una forma diferente a la que estamos acostumbrados, exagerando ciertos rasgos como la enfermedad mental o el obstáculo que tiene cada una, que les han venido dados por las situaciones en las que han vivido. Entre estas enfermedades se encuentran la bipolaridad, el síndrome de Estocolmo, la Narcolepsia, e incluso podemos ver problemas con el alcohol. Aun así, algunas de estas son falsamente diagnosticadas, como ocurre en la vida real, en la que la mujer intenta ser correcta siempre, tan bella, joven y educada como una princesa, soportando casi cualquier cosa, pero un día estalla y la tachan de bipolar.

Esta dura realidad la muestran al público desde la comicidad y la cotidianeidad, incluyendo referencias a Andalucía y más concreto a Málaga, así como a marcas conocidas por cualquier español, con acento propio de la zona, con bromas escatológicas y sexuales con imágenes claras y verdaderamente divertidas que no dejan de sorprender al espectador. Además, cada princesa canta un estilo musical diferente con bailes y sin dejar de lado el elemento cómico, y es en este momento cuando más se marca el mensaje principal, haciendo comparativas entre la ilusión de la protagonista de la canción con la triste realidad que expresan sus compañeras y expresando sus verdaderos deseos de libertad. 

Finalmente nos dejan con mensajes que nos hacen reflexionar como: “no quiero creer que sola estoy, que soy la excepción”, “soy así, quiero más que aquello que he visto y no pienso aceptar”, “alzaré el vuelo”, “no necesito gustarle a nadie” y “no necesito ser salvada”. Mensajes claros y concretos que animan a las mujeres y ayudan a conseguir la igualdad entre géneros.

Carlota Quiroja, “«No me toques el cuento» Teatro feminista y divertido”, Weloversize [7/10]

 

 

Finalmente nos dejan con mensajes que nos hacen reflexionar como: “no quiero creer que sola estoy, que soy la excepción”, “soy así, quiero más que aquello que he visto y no pienso aceptar”, “alzaré el vuelo”, “no necesito gustarle a nadie” y “no necesito ser salvada”. Mensajes claros y concretos que animan a las mujeres y ayudan a conseguir la igualdad entre géneros.”

Sandra Domínguez Bautista

Máster en Teatro y Artes Escénicas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo