1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: Un espectáculo de teatro, música y danza que gira alrededor del jazz y hace un homenaje a los cuentos clásicos y a los musicales más conocidos por grandes y pequeños. Una obra llena de sorpresas donde gracias a la técnica del Teatro negro de Praga, la música, las canciones y los bailes, se llenará el escenario de magia, luz y color. Un texto ágil y en muchas ocasiones cómico, provocado por el contraste de los dos personajes.

Dramaturgia: Carmen López y Mendoza

Reparto: Raquel Alonso y Patricia Ladrón de Guevara

Ayudante de Escenografía:

Iluminación: Daniel Esparza

Movimiento: Raquel Alonso y Sheila García

Vestuario: Carmen López y Mendoza

Realización de Vestuario: Carmen Romero

Música: Pedro Esparza (Composición y arreglos, flauta y saxos), José Luis Yagüe (contrabajo), Andrés Barrero (Batería), Rafael Buscalioni (piano)

Espacio Sonoro: Daniel Esparza

Fecha del Estreno: 2018

Teatro: Teatros Luchana

Duración: 60 minutos

Género: Teatro Infantil Familiar

Web Oficial: https://www.produccioneslavanderiateatro.org/barriendo-re-mi-fa-sol/

Una obra infantil multidisciplinar con alma de jazz

 Sandra Domínguez Bautista – Máster en Teatro y Artes Escénicas

Desde unos personajes de la cotidianeidad que todos conocemos, dos barrenderas, se va creando una trama en la que una de ellas, Lala, que es la más soñadora y la más pesada, imagina ser artista escénica; y le explica a su compañera Sisi, la más responsable con su trabajo y la que regaña a Lala por no hacer su tarea, lo genial que podría ser vivir del espectáculo.

 

Barriendo re mi fa sol es una obra de acercamiento a la música, concretamente al jazz y a elementos relacionados con este como el teatro musical y la danza propia de este tipo de teatro como el claqué. A través de ella, el público, desde el más pequeño hasta el más mayor, aprenden historia de las artes escénicas, vocabulario musical y dancístico y disfrutan de un espectáculo interactivo con los actores, bailando, haciendo percusión, hablando con las actrices y formando parte de la obra. Las actrices actuan de manera precisa y con facilidad para la improvisación con el público. Con sus sonrisas y sus formas de hacer humor, además de la formación actoral que se puede apreciar en ellas, las polifacéticas Raquel Alonso y Patricia Ladrón de Guevara conducen al público a su antojo durante toda la representación, haciendo que este disfrute en su totalidad de los 60 minutos que dura la función.

 

La puesta en escena mezcla diferentes disciplinas como el teatro negro, el teatro musical (dándonos referentes de los clásicos haciendo un paso por los más conocidos entre los que está la famosa película de Donen y Kelly [1952] Cantando bajo la lluvia, malabares con carioca, acrobacias, lucha escénica, percusión con diferentes objetos, entre otras. Y todas estas variantes artísticas están enlazadas a la perfección, justificadas de tal forma que la energía se mantiene alta y el ritmo de la obra no paraba. Los demás elementos escénicos como el espacio sonoro, la escenografía, el vestuario y la iluminación ayudaban a la intensidad permanente de la obra. La música, aunque pasa del jazz al calipso, a la balada y a temas más rápidos, siempre mantiene arriba al espectador. Lo mismo ocurre con la escenografía y el vestuario, que con colores fluorescentes hacen que el público no pierda la atención, y no sería posible sin la iluminación, que termina de unificar todos los elementos escénicos, y que añade luces estroboscópicas, luz negra, filtros rojos, morados y verdes, además del humo, haciendo que terminemos de meternos en ese entorno de fantasía, propio del personaje Lala, que nos hace escapar de la cotidianeidad.

 

 

Francesca Todeschini, Barriendo Re-Mi-Fa-Sol: la imaginación como motor creativo, Blog Francesca Todeschini

 

“Con sus sonrisas y sus formas de hacer humor, además de la formación actoral que se puede apreciar en ellas, las polifacéticas Raquel Alonso y Patricia Ladrón de Guevara conducen al público a su antojo durante toda la representación, haciendo que este disfrute en su totalidad de los 60 minutos que dura la función.”

Sandra Domínguez Baustista

Máster en Teatro y Artes Escénicas - ITEM

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo