1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

 

 

Sinopsis: En esta ocasión, centramos nuestra mirada en los medis de comunicación. Algo que empezó con una pluma o un cincel, con el paso del tiempo se ha convertido en una máquina voraz e inerrable de éxito y de poder que bajo el imperio de las nuevas tecnologías ha multiplicado su producción. El periodismo que nació de la necesidad de transmitir información vital para la sociedad, en parte, se ha convertido en un negocio de entretenimiento, más centrado en alcanzar cuotas de mercado que en la descripción objetiva de los hechos. En este periodismo no importa la moral ni la ética, la finalidad es calmar la avidez y glotonería de la masa, presentada como una devoradora pantagruélica de información fresca y renovada constantemente. Con “Zenit” pretendemos, a través de la sátira, reflexionar sobre la responsabilidad, tanto de los medios como de quien los consume, de la deriva que ha tomado cierto periodismo, recordando que éste es un oficio imprescindible para la democracia. (Ramón Fontserè)

Dramaturgia: Ramon Fontserè, Martina Cabanas

Autoría: Ramon Fontserè, Martina Cabanas

Dirección: Ramon Fontserè

Ayudante de Dirección:

Producción ejecutiva: Montserrat Arcarons, Alba Espinosa

Compañía: Joglars

Reparto: Ramon Fontserè, Pilar Sáenz, Dolors Tuneu, Xevi Vilà, Julián Ortega, Juan Pablo Mazorra

Escenografía: (Espacio escénico) Martina Cabanas

Iluminación: (Diseño de iluminación) Bernat Jansà

Movimiento: (Coreografía) Cia. Mar Gómez

Vestuario: Laura García

Espacio Sonoro: (Diseño de sonido) Guillermo Mugular

Utilería: (Atrezzo) Laura Garcia

Diseño del Cartel: (Diseño gráfico) Arkham Studio

Fotografía: David Ruano

Fecha del Estreno: 20 de octubre 2016 (Teatro Lope de Vega, Sevilla)

Teatro: Teatro Amaya

Género: Comedia

Duración: 1 hora y 45 minutos

Web Oficial: Zenit

Entrevistas y reportajes:

Antonio J. Mora, El País, “Els Joglars satiriza el periodismo que desdeña la ética”

Rocío García, El País, “Els Joglars, los eternos rebeldes”

Prado Campos, El Confidencial, “El Joglars mete mano a la "máquina voraz" del periodismo”

Álvaro Vicente, Escena Godot, “Els Joglars, en plena forma a los 55”

Paloma Cortina, Dramedias-Radio3, “Ramón Fontseré y Zenit, puro Els Joglars”

Revista Teatros, “Entrevista realizada a Ramon Fontserè: el alma de Zénit”

 

 

 

foto-redes-1 Resulta triste comprobar cómo un grupo que ha sido tan importante en el teatro español de las últimas décadas da muestra de una decadencia que parece imparable, como se ha manifestado en todos los últimos espectáculos de Els Joglars.

Zenit conserva algunas virtudes del grupo, como son el ejemplar trabajo corporal de todos sus integrantes, la imaginación plástica que les permite crear situaciones, lugares y ambientes con muy pocos elementos combinados de forma diferente, y el trabajo de actores tan ricos de recursos como Ramón Fontseré. Pero le falta la capacidad de contar una historia. Siguen trabajando, como siempre hicieron Els Joglars, a base de sketchs, de pequeñas unidades que se van engarzando más por un sentido poético que dramático. Sin embargo, lo que antes tenía una cierta coherencia por el tema tratado, por las insólitas relaciones que eran capaces de encontrar, se ha convertido en simple acumulación: el espectáculo debe durar hora y media aunque no se tenga nada que contar. Y así el grupo recurre a la autocita, es decir, a la repetición de escenas bien conocidas de sus antiguos montajes, como el de perderse en un enorme edificio del que no se sabe cómo salir, que tenía tanta eficacia en el Vaticano y que aquí resulta banal. Con todo, el espectáculo tiene momentos magníficos, que recuerdan al mejor momento de Els Joglars. Merece destacarse el ejemplar comienzo, en donde recrean con una agilidad y una riqueza inventiva envidiables la historia de la escritura desde los homínidos hasta el hombre actual; o el final, en que el viejo periodista que encarna Fontseré es literalmente tragado por la prensa basura.

Zenit. La realidad a su medida. aborda un tema que podría dar mucho juego: la transformación de la prensa en el mundo actual, dominado por las redes sociales, la inmediatez de las noticias, la aparición de la “posverdad” y la concentración de medios que acaba con el viejo periodismo. Pero el montaje de Els Joglars deriva muy pronto a la gracia superficial, al chiste fácil sobre comportamientos humanos.

La escenografía es sencilla y muy eficaz. El trabajo de los actores, comandados por Ramón Fontseré es impecable. Pero todo ello no basta para levantar un espectáculo que se queda en la brillantez de algunos momentos.

Fernando Doménech Rico, RESAD

elena

Zenit – La realidad a su medida – es el último montaje de la veterana compañía catalana Els Joglars que, tras haber recorrido ya varias ciudades de España, vuelve a Madrid, esta vez al teatro Amaya.

La obra nos presenta a Martín (Ramon Fontserè), un Quijote del periodismo, el último superviviente de un periodismo de investigación que parece haber muerto a favor de la noticia rápida y el titular sensacionalista. Su vinculación con el héroe manchego no es casual ni propia, el mismo personaje llamará a su becario Sancho y a su patinete Rocinante. Como don Quijote, Martín despertará la risa y la compasión en su lucha por lo imposible, siempre en pos de un mundo mejor lo que hace que entre los dos personajes se creen grandes conexiones llevando al público a ver en el decadente Martín a ese Quijote contemporáneo. Martín desarrolla su labor periodística en Zenit el periódico que dirige Beatriz quien representa la renovación del sector. La oposición entre estos dos personajes, así como de Martín con todo el entorno, posibilita la crítica del sector informativo. La banalización del periodismo, la búsqueda de titulares sensacionalistas y la adaptación de los hechos al gusto del consumidor para conseguir ventas construyen esta fábula que busca despertar a los consumidores de información actuales para, desde la ironía y la hipérbole, recuperar o crear el hábito del cuestionamiento sin asumir todo lo publicado como auténtico y verdadero.

El espacio se construirá principalmente con unas plataformas en tres niveles centradas, ocupando gran parte del escenario. Sobre ellas, los personajes se moverán con agilidad y soltura, perfectamente coreografiados, y con sus gestos y sus cuerpos irán construyendo un sinfín de situaciones y escenarios, a cada cual más sugerente y más original. En todo ello, el papel de la iluminación a cargo de Bernat Jansà será esencial, así como el del espacio sonoro, diseñado por Guillermo Mugular, donde se mezclará con el sonido y la música extradiegética la música intradiética que los propios personajes irán poniendo, destacando el gusto de Martín por Tchaikovski, cuya música será una de las más escuchadas.

En esta sátira del periodismo la compañía pondrá en escena técnicas circenses, construyendo un espectáculo teatralmente muy visual donde la imagen, creada a partir de las composiciones y la gestualidad actoral junto con la música resultan igual, o más impactantes, que la propia palabra. El comienzo, es un claro ejemplo de la versatilidad y la precisión de estos actores que, en un número mudo, al son de El lago de los cisnes, construyen recorrido sobre la difusión de la información a lo largo de la historia.

Destaca, pues, el trabajo actoral y de dirección del grupo que  permite que solo los seis actores del reparto (Ramon Fontserè, Pilar Sáenz, Dolors Tuneu, Xevi Vilà, Julián Ortega, Juan Pablo Mazorra) lleven a cabo numerosos personajes en los cuales se transforman, a veces de manera inmediata, caracterizándose con sencillos, pero clave, elementos, permitiendo en segundos que el espectador deje de ver a un personaje para empezar a ver el siguiente. La obra mantiene siempre un buen ritmo.

La cercanía y la vigencia de todas las situaciones que se plantean hacen que el espectáculo y su intención crítica funcione en las dos direcciones:  en la reflexiva y en la del entretenimiento. Todo ello sumado al buen hacer de la compañía convierten a Zenit en una pieza muy recomendable.

Elena Martínez Moriel, ITEM

 

Hugo Álvarez Dominguez, Butaca en anfiteatro, “Zenit (La Realidad a su Medida), o de sátiras y actualidades”

A.M., El bombín de Lautrec, “Mi petaca ha sido el único antídoto. ¡Ahora tengo claro que no ganaré el Pulitzer!“

Juan Ignacio García Garzón, ABC, “Zenit: la leyenda del periodista beodo”

Ángel Esteban Monje, El Kritilo, “Ramon Fontserè se encarna en un Quijote que quiere luchar por la verdad en el periodismo”

Javier Villán, El Mundo, “ Ocaso del periodismo libre”

José Catalán Deus, Periodista digital, “Zenit en la era de los celulares. Los Joglars se meten en la crisis del periodismo con no poca nostalgia”

Pablo Bujalance, Málaga Hoy, “Canto fúnebre por un oficio”

 

zenit-3 zenit-1 zenit-2

ZENIT – La realidad a su medida

«Zenit. La realidad a su medida» – CDN

‘Zenit‘ Joglars. Fragmento

Els Joglars ‘Zenit

Ensayo de Zenit

 

«Siempre que veía Els Joglars lo miraba por el conjunto e, inevitablemente, por el genio corrosivo…»

Javier Villán

El Mundo

«La crisis que vive el periodismo en nuestros días, tanto en el plano material (bajada de…»

Ángel Esteban Monje

Kritilo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo