1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando...

 

Dramaturgia: Ignacio Urrutia

Autoría:

Dirección: Dirección Fabian Thomé

Producción: Sara Leon

Distribución: Valeria Cosi/TINA Agency

Compañía: FULL TIME COMPANY.

Reparto: Bailarines: William Cardoso, David Forsberg, Lucía Montes, Jonas Van De Kerkhove

Iluminación: Gloria Montesinos

Movimiento: Coreografía Fabian Thomé

Vestuario: Jan-Jan Van Essche

Espacio Sonoro: Músico en directo: Miguel Marín Pavón. / Música original: Woodjae Park y Miguel Marín Pavón

Fecha del Estreno: 13 de Noviembre de 2019

Teatro: Teatros del Canal

Sala: Negra

Género: DANZA CONTEMPORÁNEA

Tejido Humano

DEISY MESÍAS GARCÍA

Como si se tratase de una apuesta concebida para días donde las relaciones humanas SI pueden establecer el vínculo primigenio del contacto, la obra Yöy del director Fabian Thomé, brinda un encuentro que habla de la cercanía entre seres, entre almas, entre individuos que sobreviven gracias a ese contacto. Son cuatro los bailarines en escena, con una técnica impecable y cargados de una gran energía explosiva pero que a la vez fluyen ante el descubrimiento del otro y de la misma naturaleza.

Si bien hay un virtuosismo desde la calidad en la ejecución del movimiento, no hay claridad en la interpretación, ante todo en la parte inicial de la obra.  Es quizá un poco forzado el exigir una conexión colectiva frente a lo que representa un ritual cuando la obra apenas ha comenzado. Pero a medida que ésta avanza, se nota un desarrollo a nivel de ejecución e interpretación más natural y con un ritmo bastante interesante.

El término Yöy significa árbol en el idioma Pemón del sur venezolano. Y es en este ser de la naturaleza en lo que se inspira la relación que la obra muestra a través de sus bailarines. Las raíces que se entretejen para generar más vida y expandirse, es así como los bailarines en sus movimientos sutiles y etéreos generan ese vínculo y a la vez su contraste, cuando se evidencia esa construcción áspera que muchas veces presentan las relaciones humanas. Contrastes a través del gesto, del movimiento, de la música y de la escenografía, elementos que juegan con el espectador.

A nivel escenográfico, los árboles que cuelgan, los árboles enraizados, los que van en el fondo y a los lados, los del músico y en sí todos los muchos objetos puestos en la escena, sobrecargan la imagen, porque ya en sí los cuerpos han hablado y han dicho lo necesario frente a la naturaleza y frente a las relaciones.

La música, una combinación de voces y percusiones en vivo con las composiciones de música grabada, podría modificarse, ya que no logra integrar completamente esa complicidad música e interpretación que la obra requiere. A pesar de ser unas composiciones absolutamente bellas y pertinentes, al ser mezcladas estas dos formas de presentación, quita un poco la armonía musical que debería tener la obra, y que al parecer por las situaciones actuales de salubridad no pudieron ejecutarse.

Cabe señalar, y por los tiempos históricos de pandemia por los que atravesamos, que el contacto humano que se evidencia en la obra, es lo más destacable. Como en medio de un momento cargado de limitaciones en las relaciones de contacto, la obra muestra una entrega infinita a esa exploración del otro. El encarnizar la piel ajena, como lo que pasa en las relaciones humanas desde esa búsqueda elemental del compartir. En Yöy es evidente el hecho de contacto y no, como un reflejo real de lo que somos a diario. Es una invitación, a pesar de las luchas personales, (y en este caso reflejado en los bailarines), a no desfallecer y seguir intentando en la construcción de eso llamado tejido humano.

Eduardo López-Collazo, “’Yöy’: un poema al contacto en tiempos de distancias”, El Español

 

“Las raíces que se entretejen para generar más vida y expandirse, es así como los bailarines en sus movimientos sutiles y etéreos generan ese vínculo y a la vez su contraste, cuando se evidencia esa construcción áspera que muchas veces presentan las relaciones humanas.”

Deisy Mesías García

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo