1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Sinopsis: “Yo, La Peor del Mundo” es un espectáculo musical vibrante de rabiosa actualidad que nos cuenta la historia de una mujer que se enfrenta a todo y a todos para ser libre. Con la fuerza de sus versos, Sor Juana Inés de la Cruz, hechiza la corte colonial mexicana de un Imperio decadente donde se convierte en amante de los poderosos, musa del Siglo de Oro y víctima de una Iglesia que no puede someter su espíritu rebelde. Este es un espectáculo vitalista, contagiado del color, la música, la belleza y la imaginación de una mujer que fue un genio en su tiempo y que sigue asombrándonos en el nuestro.

Dramaturgia: Antonio Muñoz de Mesa

Traducción:

Dirección: Olga Margallo

Ayudante de Dirección: Dorleta Urretabizkaia

Producción ejecutiva: Monika Zumeta

Coordinación técnica:

Compañía: Vaivén Producciones

Reparto: Ugaitz Alegria, Nerea Gorriti, Ylenia Baglietto, Ana Pimienta, Itxaso Quintana

Escenografía: Marcos Carazo

Iluminación: (Diseño) Xabi Lozano

Movimiento: Maitane Zalduegi

Videoescena: Iñigo Lacasa

Vestuario: Lola Trives

Música: Iñaki Salvador

Espacio Sonoro: Ederson

Diseño del Cartel: José Luis Lanzagorta

Fecha del Estreno: 1/03/2020

Teatro: Teatro Fernán Gómez

Sala: Guirau

Duración: 75 minutos

Género: Musical

Premios: Segundo Premio al Mejor Espectáculo y Premio Especial José María Rodero en XXIII Certamen nacional para directoras de escena

Web Oficial: https://vaivenproducciones.com/yo-la-peor-del-mundo/

 

Yo, la peor del mundo: Mujer, escritora, lesbiana y mexicana

Andrea Hurtado Martínez – Universidad Complutense

“Ni de mí presumas

que soy tan grosera

que la vida sólo

para vivir quiera.

Bien sabes tú, como

quién está tan cerca,

que sólo la estimo

por sentir con ella,

y porque, perdida,

perder era fuerza

un amor que pide

duración eterna.” –

Sor Juana Inés de la Cruz, Poemas a la virreina

 

La poeta mexicana vivió adelantada a su tiempo. Una época donde la mujer no lograría dedicarse a las letras, ni tenía la posibilidad de amar a otras mujeres, ni tampoco podía comprender una vida alejada de la religión. Por ello, Juana Inés de la Cruz vivió a contracorriente de cara a los mandatos. Ni, munduko txarrena en euskera, Yo, la peor del mundo en castellano, es una pieza original de Antonio Muñoz de Mesa. Divertida, ansiosa y detallada, se mostró en la sala Guirau del Teatro Fernán Gómez en Madrid el pasado 14 de mayo. La composición musical de Iñaki Salvador sostiene las frustraciones, revelaciones y discusiones que los personajes tienen en la escena. La propuesta se ve sencilla: quieren contarnos una historia, el relato de la poeta. Al comienzo, el elenco se encarga de repartirse los papeles de los protagonistas en escena. La metateatralidad que se produce funciona a la perfección porque es el público quién se hace cómplice de la asignación de los personajes a cada miembro del equipo. Y es aquí, cuando comienza la representación de la historia de Sor Juana. Este juego interviene en otras ocasiones durante la función donde los personajes interpelan al público en busca de respuestas, y en estas también ponen a prueba lo que en realidad sabemos acerca de mujeres en la historia.

Iñaki Salvador compone nueve canciones que apoyan al relato y nos comunican los entramados que se le dificultan a la protagonista, como el querer travestirse para estudiar en la universidad, la búsqueda de su identidad, y también refleja transiciones en la historia como la entrada de Inés al convento. La música está acompañada de coreografías. Estas son diseñadas por Maitane Zalduegi. No pretenden ser virtuosas, sino que precisan la escenificación de la historia. El reparto está compuesto por cinco intérpretes: Itxaso Quintana da voz a la protagonista. Ugaitz Alegria representa las figuras masculinas. Nerea Gorriti construye un personaje que actúa como narrador durante toda la trama. Este se queda atrapado entre la ficción de la historia de Sor Juana Inés, y el comienzo donde el propio elenco se repartía los papeles. Como puente entre la representación escénica y la dramática. Ylenia Baglietto interpreta a la hermana de Juana y su compañera religiosa en el convento. Y, por último, Ana Pimienta, encargada también de la producción del espectáculo. Interpreta a la madre de la protagonista y sus amantes. Cabe destacar que utilizan la voz cantada y hablada con excelente precisión, y no resalta ninguna por encima de otra.

El medio espectacular se construye con la producción musical, técnica, la indumentaria y la escenografía. Por un lado, el vestuario es singular. Diseñado por Lola Trives nos recuerda a una apariencia atraída por la estética punk: corsés, abrigos de cuero, ilustraciones de calaveras, flores y accesorios de hierro. Además de mangas de encaje y estampados de cuadros buffalo check. Marcos Carazo se encarga de la escenografía que va al unísono con los demás elementos. Se trata de tres estructuras de hierro que cada una tienen dos columnas. Poseen ruedas, lo que hace que sea funcional y se mueva según lo que requiera la escena. Las intérpretes lo utilizan de muchas maneras, para subirse en las plataformas, sentarse, incorporarse, etcétera. Cambia los lugares dramáticos, convirtiendo el mismo espacio en una capilla, una habitación, una biblioteca, en distintos momentos de la obra.

En la pieza de Vaivén se construyen varios relatos. Por un lado, se obtiene de manera superficial la historia de Sor Juana Inés de la Cruz, su lucha constante con el mundo al que pertenece. Y, por otro lado, llega una pluralidad de discursos que se conjugan bien entre sí, y que desembocan en el público de forma veraz y rápida. Es decir, aunque la representación se muestra ligera y sencilla, tiene distintos discursos feministas, de sonoridad, de identidad y sexualidad que calan en el patio de butacas. Esto hace que sea una pieza atractiva para todos los públicos, y el mensaje pueda llegar de distintas maneras. Un entramado que, de forma sincera, nos cuenta sobre cómo se construye un mundo hetero-patriarcal. Y nos hace replantearnos, una vez más, qué personas no se encuentran en el imaginario colectivo porque no contamos sus historias. Además, es acertado recabar todas estas ideas sobre la historia de Sor Juana Inés de la Cruz, porque la poeta, aparte de ser una gran artista del Siglo de Oro, también le interseccionaban múltiples realidades: ser mujer, escritora, lesbiana y mexicana.

 

Mitxel Ezquiaga, “La comedia musical sobre la ‘rompedora’ Sor Juana Inés de la Cruz se estrena en Donostia”, El Diario Vasco [8/10]

Daniel Jimenez, “yo, la peor del mundo: yo soy la Juana”, Cinema Gavia [9/10]

Roberto Herrero, “Esta Inés va a sorprender”, El Diario Vasco [8/10]

 

 

“(…) Una pluralidad de discursos que se conjugan bien entre sí, y que desembocan en el público de forma veraz y rápida. Es decir, aunque la representación se muestra ligera y sencilla, tiene distintos discursos feministas, de sonoridad, de identidad y sexualidad que calan en el patio de butacas. Esto hace que sea una pieza atractiva para todos los públicos, y el mensaje pueda llegar de distintas maneras. Un entramado que, de forma sincera, nos cuenta sobre cómo se construye un mundo hetero-patriarcal. Y nos hace replantearnos, una vez más, qué personas no se encuentran en el imaginario colectivo porque no contamos sus historias.”

Andrea Hurtado

Universidad Complutense

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo