1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 2,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: Yellow Macbeth es una versión libre a partir de la obra original de William Shakespeare. Desde #333 proponemos un poema visual y sonoro, una danza macabra de ambición y muerte. Nos situamos en la brecha de los personajes protagonistas para rescatar las semillas de la violencia y plantear algunas cuestiones al respecto. Nos encontramos en el reinado de Macbeth y, desde ahí, echamos la vista atrás, a su imparable ascenso. Nos enfrentamos a un mundo en el que nada es lo que parece. ¿Es Duncan un rey justo? ¿Justo para quién? ¿Tiene un hombre derecho a rebelarse ante lo que le ha tocado ser? Macbeth y Lady Macbeth tratan de alcanzar lo que ellos consideran “el éxito” y, al alcanzarlo, recogen las consecuencias de sus actos. ¿Puede Macbeth vivir de espaldas a su pasado? ¿Su triunfo es nuestro fracaso? ¿Podemos crecer como sociedad olvidando nuestro pasado? ¿Evolución?

Autoría: William Shakespeare

Asesoría Literaria: Gabriel Fuentes

Dirección: Asun Alonso

Producción: #333

Compañía: #333

Reparto: David Kelly, Manuela Morales, Adán Coronado, Antiel Jiménez

Iluminación: Álvaro Manzano

Videoescena: (Audiovisuales:) Samuel Cabrera

Vestuario: Antiel Jiménez

Música: Natalia Fernández

Espacio Sonoro: Agustina Aragón

Vídeo Promocional: Yeloww Macbeth

Fecha del Estreno: 17/07/2017

Sala: Nave 73

Duración: 90 minutos

Género: Contemporáneo

Festivales: 40 Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro

Web Oficial: Yellow Macbeth

 

 

 

He de confesar que la primera vez que vi Yellow Macbeth salí horrorizado de la RESAD. Puse verde la obra y estuve recordándola como un desastre. Cuando tuve la oportunidad de volver a verla en Nave 73 intenté ir lo menos cargado de prejuicios posible y me llevé una sorpresa al acabar la función. No podía imaginar cómo aquella misma pieza que yo había criticado tanto me podía haber causado tal emoción. Todo funcionaba igual y ni ellos estuvieron peor aquella tarde en la RESAD ni yo estuve mejor la noche de Nave 73. O tal vez sí, tal vez sí que yo estuve mejor. Y lo estuve porque me despojé de todos los prejuicios y porque fui capaz de acercarme a la función desde la parte más irracional y no buscando a Shakespeare en la obra. Entonces comprendí qué era lo que aquel montaje pretendía mostrar y pude gozar el espectáculo. Ese proceso automático y mecánico que tenemos de recargar nuestra cabeza de pensamientos al leer un título, una sinopsis o una crítica es un lastre que sería preciso arrojar fuera de nosotros en pro de disfrutar del teatro desde su parte más irracional, más ritual, más expresiva y menos sesuda. Esto debería hacerse tanto por parte de los espectadores como por parte de los creadores, pues devolvería gran parte de la esencia irracional del teatro que le fue arrebatada en otro tiempo. Después de ver por segunda vez la obra saqué una valiosa lección y hasta diría que mi forma de ver teatro cambió, algo que agradezco a #333 y que demuestra su calidad y mi desconocimiento e inexperiencia. Ojalá oigamos muchas más veces hablar de ellos y que siempre sea con montajes como Yellow Macbeth.

 

José Ramón Sánchez-Pujante y Fernández, ITEM

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo