1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sinopsis: Un panfleto anónimo acusa a Jean Jacques Rousseau por haber abandonado a sus cinco hijos. Rousseau recurre a Voltaire para averiguar juntos quién es el autor de esta abominación. Esto nos da la oportunidad de asistir a una gran escena doméstica, donde los dos filósofos enfrentan sus ideas acerca de Dios, la igualdad, la educación y el teatro. Dos maneras igualmente generosas pero muy distintas de concebir la sociedad.

Dramaturgia: Josep María Flotats

Autoría: Jean-François Prévand

Traducción: Mauro Armiño

Adaptación: Josep María Flotats

Dirección: Josep María Flotats

Reparto: Josep Maria Flotats, Pere Ponce

Iluminación: Paco Ariza

Vestuario: Renato Bianchi

Espacio Sonoro: Eduardo Gandulfo

Fecha del Estreno: 12/01/2018

Teatro: María Guerrero

Duración: 90 minutos

Género: Comedia

Web Oficial: Centro Dramático Nacional

Entrevistas y reportajes:

EFE, El Diario: “Flotats lleva al María Guerrero "La disputa" entre Voltaire y Rousseaus”

Babelia: “Josep Maria Flotats: Me gustaría hacer de Chateaubriand”

Juan Cruz, El País: “Josep María Flotats: Necesitamos ‘voltaires’ en las cumbres de Davos”

Revista Teatros: “La filosofía es la mejor receta para conocerse a uno mismo, comprender al otro y mejorarnos”

 

Todo apunta con esta puesta en escena, a que el Siglo de las Luces todavía tiene mucho que decir en una época en la que el poder de la razón se ve ninguneado, vilipendiado y cuestionado. El texto de 1991 del director y dramaturgo francés Jean-François Prévand, es traído al María Guerrero por Josep María Flotats, quién adapta el texto al español, dirige la puesta en escena y, por si no fuera esa suficiente tarea ardua, acepta el desafío de interpretar a un paciente Voltaire. Un Voltaire que debe soportar el mal genio, la intolerancia y la escasa paciencia de un Rousseau encarnado por Pere Ponce.

Una propuesta espectacular contenedora de todos los ingredientes para no triunfar la cual, consigue magistralmente hacerse con el auditorio desde la subida del telón. De escenografía realista, tratamiento realista por ende de la misma en su construcción, los personajes desde su realidad filosófica abordan temas como el honor, el deber, la familia, la religión, la humanidad… Nada novedoso desde el prisma ilustrado.

Otro de los componentes para no triunfar, reside en que la obra se construye mediente un diálogo de 90 minutos de dos personajes cuyos temas y formas dialógicas tenderían a imposibilitar el ocio fácil del espectador.

Rousseau llega sobreexcitado a la casa de Voltaire buscando dar con quien le acusa de haber abandonado a sus cincos hijos es un hospicio. Defensor de la bondad natural del hombre, acusa a Voltaire, entre otras muchas recriminaciones, de haberse afincado cómodamente alejándose de la realidad social. De la misma manera en la que Voltaire lo reprende por su incapacidad de asumir los errores derivados de su pensamiento materializados, estos, en su vida personal. Lo que en un principio no sería más que la intención rousseaniana de dar con el artífice del planfleto, se torna en un duelo filosófico de dos titanes del pensamiento. La grandeza, la novedad de la pieza, no es otra que la mostración de lo humano en todo ello. Si, en un primer nivel se da el debate ideológico este no tiene otra intención que descurbir al espectador que ambos filósofos, más allá de sus ideas, son humanos con problemas cotidianos que solventar.

Ana Atabey Curbelo Garralón

ITEM

José-Miguel Vila, Diario Crítico: Voltaire/Rousseau. La disputa: ¿quién dijo que la filosofía es aburrida?”.

Rocío García y Aurora Intxausti, El País: “El debate filosófico se traslada a las tablas en el siglo”.

Julio Bravo, ABC: “Si Voltaire y Rousseau hubieran tenido twitter, habrían incendiado las redes”.

Aldo Ruiz, El teatrero: “Voltaire/ Rousseau. La disputa: Josep María Flotats y Pere Ponce protagonizan una vibrante y exquisita batalla dialéctica”.

Ángel Esteban Monje, Kritilo: “Flotats presenta en el María Guerrero este agitado enfrentamiento entre los afamados filósofos ilustrados”.

Si Voltaire y Rousseau hubieran tenido twitter, habrían incendiado las redes.

Julio Bravo

ABC

Voltaire/ Rousseau. La disputa: Josep María Flotats y Pere Ponce protagonizan una vibrante y exquisita batalla dialéctica.

Aldo Ruiz

El teatrero

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Logo