1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Sinopsis: La rana Nana no quiere vivir más en el lago, la rana Nana tiene un sueño: quiere ir a la luna. Un espectáculo delicioso en el que se despierta la sensibilidad de los más pequeños a través de los sentidos: sonidos, colores, luces y música al servicio de un espectáculo lleno de magia para los bebés.

Dramaturgia: Irene Soler

Autoría: Irene Soler

Dirección: Irene Soler y Llorenç Miralles

Compañía: Zapatos de papel

Reparto: Inés Alba Hidalgo (cover de Wendy Gara) y Estefanía Rocamora

Escenografía: Rubeiro Rúa Román

Iluminación: Area Martínez

Música: Wendy Gara

Espacio Sonoro: Area Martínez

Diseño del Cartel: Ester Haro

Fecha del Estreno: 2018

Teatro: Teatros Luchana

Duración: 30 minutos

Género: Teatro para bebés

Web Oficial: https://www.facebook.com/zapatosDpapel

 

Una rana en la luna

Sandra Domínguez Bautista

La compañía teatral Zapatos de papel tiene algo muy claro, saben cómo introducir en el mundo de las sensaciones a sus espectadores, sean de la edad que sean, sus atmósferas de estilo poético consiguen penetrarnos y que nos dejemos llevar. Colores verdes, azules, blancos, amarillos y colores tierra que nos llevan a un escenario natural. Con corpóreos de pequeños árboles y practicables de rocas, suelo de césped y tela para crear el lago, una luna colgante con textura rugosa, y un panorama que cambia de color según sea de día o de noche. Con el juego de luces, entre ellas las violetas para hacer teatro negro para conseguir una mayor fantasía y espectacularidad y luces de mano a través de las cuales animal a la participación del espectador.

Dos actrices que con gran naturaleza y acercamiento nos hacen disfrutar de cada momento escénico. Muchos personajes que ayudan a los pequeños a aprender a través del juego de los sentidos, con instrumentos de güiro de rana, ukelele para cantar, y cascabeles simbolizando el sonido de las estrellas; el uso del espejo para que el público reconozca lo maravilloso que es, dando un mensaje de “somos nosotros quien hacemos el mundo mágico”, haciendo que cada niño se sienta especial e importante observándose y descubriéndose. Además, las intérpretes introducen elementos cómicos tanto en la improvisación con el público como con la caracterización de los diferentes personajes entre los que encontramos tanto a una rana con acento británico como a un pájaro de carácter chulesco que sale con ritmo de jazz y junto a un sonido de armónica, o a una serpiente que cecea. Todo ello es muy acertado y sumatorio para la representación. 

Por lo tanto, una vez más la compañía sorprende con esta propuesta escénica de las sensaciones. Junto a numerosos detalles que suman a la función desde el cariño y la atención al espectador más pequeño, sin dejar de lado a ningún adulto de la sala y por lo tanto con guiños cómicos hacia él, consiguen de lleno el objetivo de enseñanza de este tipo de funciones, centrándose en un mensaje de animación al avance, a la lucha por nuestros sueños y a abrir nuestros ojos, diciéndonos que nosotros hacemos del planeta un mundo mágico a nuestro paso, que nos valoremos. Un mensaje que incluso llega a los bebés de menor edad a través de todas esas sensaciones-emociones y la delicadeza con la que la compañía en su generalidad ha tratado cada elemento que se expone en la representación.

«Un mensaje que incluso llega a los bebés de menor edad a través de todas esas sensaciones-emociones y la delicadeza con la que la compañía en su generalidad ha tratado cada elemento que se expone en la representación.»

Sandra Domínguez Bautista

Máster en Teatro y Artes Escénicas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo