1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Sinopsis: Esta obra es un homenaje al doctor y pedagogo judío Janusz Kòrczak que regentó un orfanato de doscientos niños en un gueto de Varsovia durante la segunda Guerra Mundial hasta que finalmente fueron llevados al campo de exterminio de Treblinka donde murió con ellos.

Autoría: Patxo Telleria, Ana Pimenta y Fernando Bernués

Dirección: Mireia Gabilondo

Ayudante de Dirección: Kepa Errasti

Producción: Julia Gysling, Izaskun Imizkoz / Vaivén Producciones

Reparto: Alfonso Torregrosa / José Ramon Soroiz, Maiken Beitia, Eneko Sagardoy / Mariano Estudillo, Gorka Martin, Tania Martin, Nerea Elizalde, Jon Casamayor, Mikel Laskurain, Kepa Errasti

Escenografía: Fernando Bernués

Construcción de Escenografía: Íñigo Lacasa

Iluminación: Andoni Mendizábal

Vestuario: Ana Turrillas

Música: Iñaki Salvador

Espacio Sonoro: Iñaki Salvador

Utilería: Julia Gysling

Fecha del Estreno: 1 de octubre de 2016

Teatro: Sala Cuarta Pared

Duración: 75 minutos

Género: Tragedia

Web Oficial:

Último tren a Treblinka

Vaivén Producciones

Entrevistas y reportajes:

Juan G. Andrés Iker Azurmendi, Noticias de Gipuzkoa: “Vaivén recrea en Larratxo la república infantil de Janusz Kòrczak”

Artezblai: “Estreno de 'Último tren a Treblinka', obra que rinde homenaje al pedagogo Janusz Korczak”

RadioEuskadi,EITB: “Vaivén estrena en Donostia la impresionante Último tren a Treblinka”

 

La Compañía Vaivén Producciones, también productora musical y teatral, fue creada en 1997 por Iñaki Salvador y Ana Pimenta (hermana de Helena Pimenta con quien fundó la compañía Ur Teatro). Si hay algo que caracteriza la trayectoria de Vaivén Producciones es el hecho de que sus montajes siempre parten de ideas originales. Es el caso de Coraje, Sin vergüenzas, Víctor BevchA cuestas con Murphy y Último tren a Treblinka. Esta obra es un homenaje al doctor y pedagogo judío Janusz Kòrczak (1878-1942) quien dedicó toda su vida a la educación infantil y a la protección de los niños. Sus tesis pedagógicas fueron muy novedosas en la época y constituyen la base de los Derechos del Niño. Kòrczak fue pionero en el estudio de la psicología infantil. Aplicó sus teorías en un orfanato de doscientos niños que regentó en el gueto de Varsovia durante la Segunda Guerra Mundial. Allí creó un “sistema de gobierno” regulado por los propios niños y constituido por reglamentos, leyes y un código penal. Último tren a Treblinka recrea este capítulo de su vida. La puesta en escena ha querido hacer de esta obra una experiencia inolvidable para el público. La escenografía rompe por completo con la cuarta pared. Los espectadores se distribuyen en literas y mesas de comedor que están repartidas por la sala como si fueran un miembro más de este orfanato viviendo en primera persona todo lo que acontece en él. Los actores implican al público en todas sus actividades así como en sus discusiones, sus juegos y sus canciones. Como asegura Ana Pimenta, que firma con Fernando Bernués la idea orginal y el argumento, “el objetivo […] es que la audiencia se adentre en “una experiencia de lo más real” y que, de algún modo, los espectadores se sientan parte del hospicio de Kòrczak. Durante noventa minutos, asistirán a las últimas horas del lugar, podrán contemplar su revolucionaria organización interna, su rutina diaria, los miedos y alegrías de sus inquilinos…” (). Las interpretaciones son brillantes y el texto impecable, magníficamente dirigidos por Mireia Gabilondo Sin duda alguna Último tren a Treblinka aspira a ser uno de los mejores espectáculos teatrales de 2016.

Olivia Nieto Yusta

SELITEN@T

Juan Ignacio García Garzón, ABC, «El espectador sale con la congoja anudada al pecho, pero también con el ánimo enaltecido»

Horacio Otheguy Riveira. Culturamas, «El ‘Último tren a Treblinka’: espectadores entre personajes del gueto de Varsovia»

José-Miguel Vila, Ociocrítico.com, «‘Último tren a Treblinka’: Hambre, miedo, horror, muerte… pero, sobre todo, dignidad»

Rocío García, El País, «En el camastro de un orfanato de niños judíos»

Aldo Ruíz, El teatrero, «‘Último tren a Treblinka’: un emotivo viaje al pasado, doloroso pero muy necesario»

 

‘Último tren a Treblinka’: un emotivo viaje al pasado, doloroso pero muy necesario

Aldo Ruíz

El teatrero

En el camastro de un orfanato de niños judíos

Rocío García

El País

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo