1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: Vestido con un traje de etiqueta dentro del que no acaba de sentirse cómodo, el dramaturgo va a ingresar en la Academia pronunciando un discurso titulado Silencio. Sus oyentes son los otros académicos, con los que comparte estrado, y las personas -familiares, amigos, colegas, autoridades, desconocidos…- que han venido a acompañarlo esta tarde. Ha elegido hablar sobre el silencio en la vida y en el teatro. También viajar por silencios teatrales que resuenan en su memoria y en su cuerpo. Igual que a los espectadores, esos silencios pueden enfrentarle con los de su propia vida. Quizá tenga, en cada momento, la tentación de callar. Quizá el silencio, que soporta el discurso y sobre el que el discurso indaga, ponga el discurso en peligro. Quizá lo más importante sea, para quien pronuncia el discurso y para quienes lo reciben, por encima y por debajo de las palabras, escuchar juntos el silencio.

Autoría: Juan Mayorga

Dirección: Juan Mayorga

Producción: Blanca Portillo y Chusa Martín

Producción ejecutiva: Susana Rubio y Cristina Gómez

Reparto: Blanca Portillo

Escenografía: Elisa Sanz (Ayte: Sofía Skamtz)

Iluminación: Pedro Yagüe

Vestuario: Elisa Sanz

Maquillaje: Thomas Mikel Nicolas

Peluquería: Thomas Mikel Nicolas

Espacio Sonoro: Manu Solís

Fotografía: Javier Mantrana

Fecha del Estreno: 7 de enero

Teatro: Teatro Español

Sala: Sala Principal

Duración: 100 minutos

SEÑORAS Y SEÑORES: LA SITUACIÓN ES TEATRAL

Andrea Hurtado Martínez – Universidad Complutense

Entre las palabras que ahora estoy escribiendo y estás leyendo ocurre un fenómeno explicable: el silencio. Tras este signo de puntuación descubrimos una pausa corta o larga. A continuación, se requiere un final de frase, otro signo o un salto de párrafo. La lectura que estás realizando es la de un texto corto o periodístico que va a ser interpretado por el lector o lectora, es decir, por ti. Su representación sería muy diferente si se tratase de un texto dramático. La obra de Mayorga reflexiona acerca del teatro y de la vida. El silencio que acompaña a las palabras, el silencio que guardamos, damos y quitamos. Silencio lleva el título del discurso que Juan Mayorga escribió y recitó en su entrada a la Real Academia Española en mayo de 2019. Ahora, el ensayo está en las tablas de la Sala Principal del Teatro Español hasta el 11 de febrero.

Asistimos a un evento teatral en el que el público contempla expectante lo que ocurre en escena. Lo que sucede es: un personaje, el autor, se presenta en la academia lingüística ante los académicos para declamar un discurso. La cuarta pared en principio, no existe, puesto que el personaje es cómplice con el público en todo momento. Aunque en la pieza ocurren escenas metateatrales que el autor juega a representar. Diálogos de clásicos como La vida es sueño, La casa de Bernarda Alba, Antígona, etcétera.

La actriz, Blanca Portillo, es magistral. Mantiene al espectador concentrado en la escena durante una hora y cuarenta minutos. No puedo decir con precisión cuántos personajes encarna, pero cada uno tiene una corporalidad, una voz y una energía distinta. La intérprete nos hace viajar de un lado a otro por el espacio a través del discurso. Nos muestra el proceso de escritura y el momento en la que ella, como actriz, trabaja y revisa el texto. Portillo se nos presenta vulnerable y honesta ante las palabras que pronuncia mientras que el personaje del autor es firme y correcto -como ha de ser delante de quién está-. Esta dualidad es muy interesante y el público empatiza con ambos. El juego teatral se encuentra en los ejemplos del texto. La intérprete los encarna uno por uno y lo hará deconstruyendo el espacio académico para llevar al espectador o espectadora a un jardín de cerezos, una casa que está de luto, un gran trono real, etcétera. Para que todo esto funcione le acompañan la escenografía y la iluminación que entran en esta ambiciosa representación.

El vestuario y la escenografía están firmadas por Elisa Sanz, quién tiene mucha precisión para llenar de signos la escena. El escenario convertido en la sala académica no le falta detalle. Allí se encuentra hasta el retrato de Cervantes. La indumentaria viste al autor, se amolda a la intérprete y encaja con el resto de elementos escénicos. La iluminación de Pedro Yagüe también es adecuada. Al principio es sencilla, de interior, y conforme avanza la representación se muestra más compleja, fantástica e incluso fantasmagórica. Algo parecido le ocurre al espacio sonoro de Manu Solís. Hay varios micrófonos repartidos por el escenario, incluyendo uno que lleva Blanca Portillo. Estos están dispuestos para que la intérprete recree los sonidos en escena, se puedan montar y mezclar en el mismo momento que se producen. Componer los sonidos en la escena resulta metateatral con el relato.

El montaje de Mayorga funciona y hace al público disfrutar. Sin embargo, como puede pasar en otras ocasiones, la fábula está compuesta por muchos datos sobre teatro, música y cultura. Identificaciones que si conoces sigues el recorrido de la historia, y que si no eres conocedora de ello restas atención a lo que está ocurriendo en escena. De todos modos, a mi parecer no es lo importante dentro de la historia, sino que lo trascendental es la reflexión acerca del teatro y la vida. Y que eso mismo se dé en escena partiendo con la frase: “señoras y señores: la situación es teatral”.

Raúl Losánez, “«Silencio»: Al traste con la solemnidad”, La Razón [3/5]

Aldo Ruiz, “«Silencio»: Recital interpretativo de Blanca Portillo en un monólogo muy personal (y un tanto denso)”, El teatrero [7,5/10]

José-Miguel Vila, “«Silencio»: 8 años, 5 meses y 17 días”, Diariocrítico [9/10]

Raquel Vidales, “Juan Mayorga y Blanca Portillo, dos monstruos en escena”, El País [9/10]

José Luis Panero, “Juan Mayorga y Blanca Portillo revientan el Teatro Español con Silencio”, Cope blogs [6/10]

Liz Perales, “«Silencio», la teatralidad de un discurso”, El Cultural [8/10]

Moisés C. Alabau, “La belleza de lo no dicho”, en Platea [6/10]

Entrevistas y Reportajes

Reportaje: “Blanca Portillo protagoniza «Silencio»”, Europa Press

Reportaje: Juan Mayorga, “Ingreso en la RAE de Juan Mayorga”, RAEInforma

Entrevista: Pablo Caruana Húder, “Juan Mayorga: «A veces escribo para el teatro que vendrá y no para el de hoy»”, elDiario.es 

Entrevista: Julio Bravo, “El «Silencio» cómplice de Blanca Portillo y Juan Mayorga”, ABC Cultura

«La intérprete nos hace viajar de un lado a otro por el espacio a través del discurso. Nos muestra el proceso de escritura y el momento en la que ella, como actriz, trabaja y revisa el texto. Portillo se nos presenta vulnerable y honesta ante las palabras que pronuncia mientras que el personaje del autor es firme y correcto -como ha de ser delante de quién está-. Esta dualidad es muy interesante y el público empatiza con ambos.»

Andrea Hurtado

Universidad Complutense

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo