1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Sinopsis: «¿Cómo liberarnos de los puntos de subjetivación que nos fijan, que nos clavan a la realidad dominante? Arrancar la conciencia del sujeto para convertirla en un medio de exploración, arrancar el inconsciente de la significancia y la interpretación para convertirlo en una verdadera producción, no es seguramente ni más ni menos difícil que arrancar el cuerpo del organismo.» Deleuze y Guattari ¿Cómo hacerse un cuerpo sin órganos? Ser Devenir es una práctica que consiste en entender y habitar el cuerpo como un paisaje nuevo en transformación constante. El resultado es una secuencia que sostiene un estado de búsqueda. Un cuerpo haciéndose preguntas. Donde lo continuo permite a su vez acceder a un lugar que se parece más a un estado de trance que a una metáfora. Ese lugar que permite mirar y vivir en el cuerpo desde otra mirada y otra percepción, atravesar dimensiones, salirse de sí, practicar la libertad y dar una tregua a esta realidad que consideramos de lo concreto. Es el “mientras”, siendo así algo en sí mismo.
 Es un lugar inestable, un lugar a habitar.

Autoría:

Dirección: Lara Brown

Producción: Residencias Leal Lav. Residencias La Caldera. Residencia Dantzalava.

Compañía: Compañía LARA BROWN

Escenografía: Compañía LARA BROWN

Iluminación: Victor Colmenero Mir

Vestuario: Lara Brown

Música: Omar S.

Vídeo Promocional: https://vimeo.com/358615618

Fecha del Estreno: 6 de Junio de 2019

Teatro: Cuarta Pared

Duración: 45 minutos

Festivales: Mover Danza

LABERINTO DE LUZ

Deisy Mesías

“En el laberinto de movimiento siempre hay luz”… esta es la imagen que aún genera el recuerdo de escenografía, iluminación y danza que un espacio tan cautivador como la cuarta pared nos presenta a través de SER DEVENIR.  Obra que la bailarina Lara Brown representa desde el año 2019 pero que aún sigue siendo pertinente, ya que aporta a los cuerpos que buscan nuevas propuestas para inspirar una investigación a nivel corporal, como en el sentido de involucrar al espectador en las facetas, tan contrastantes, que la obra tiene.

En la pieza, un solo de danza contemporánea de 45 minutos, se observa una exploración profunda del cuerpo como un organismo externo, susceptible a ser intervenido, modificando así los movimientos a los que normalmente se encuentra acostumbrado. Existe entonces, el encuentro con el público, que percibe la fascinación de un cuerpo que se explora a sí mismo, que se descubre y se reconoce y que muta a otros estados, a través de los descubrimientos que experimenta.

Es una contemplación que evoluciona como su música, un viaje sonoro que perturba el oído del espectador incluyéndolo y sometiéndolo a ser testigo de la transformación de ese cuerpo manipulado y convertido en material elástico y con volúmenes diferentes. Un cuerpo que se contrae y extiende, que salta, que jadea y se sale de sí mismo. Un cuerpo en tránsito, un cuerpo que deviene a un estado de disfrute máximo.

La intérprete presenta un recorrido fascinante desde su estado pasivo, hasta la actividad extrema de movimientos de otro ser diferente al que observamos al inicio de la obra. Sumerge al espectador en un túnel de movimiento y luz gracias a su disposición espacial y de iluminación; y lo invita a que le siga con el movimiento casi instintivo al escuchar su música contrastante. En general, involucra al público, en su desarrollo corporal dentro de un espacio vacío pero lleno de un movimiento nuevo.

Como lo dice la propia intérprete, es en la filosofía de Deleuze desde donde se plantean algunas de las preguntas que intentan desarrollarse a través de la danza. Ese estado intermedio entre lo que se es y lo que se pretende ser, es ahí donde Lara Brown encuentra el momento preciso para que su cuerpo de respuesta a eso tan intangible como lo es el estado de transición y cambio. En sus “notas” como una especie de programa de mano entregado antes de la representación, deja ver esas apreciaciones que todo proceso creativo requiere, se observan pequeñas citas de éste y otros filósofos, invitando quizá a dar respuesta personal como espectador, a las preguntas planteadas.

De esta manera, SER DEVENIR genera la impresión de ser un proceso inacabado o sujeto al cambio constante, pues es así como se evidencian la mayoría de las búsquedas internas en el ser humano. En este caso, la obra deja una inquietud latente tanto en el espectador como en ese ese cuerpo que ha sido capaz de exponerse y mutar en la escena.

 

 

 

 

Entrevista: CCC#20 Lara Brown. Lacaldera Barcelona.

 

“De esta manera, SER DEVENIR genera la impresión de ser un proceso inacabado o sujeto al cambio constante, pues es así como se evidencian la mayoría de las búsquedas internas en el ser humano. En este caso, la obra deja una inquietud latente tanto en el espectador como en ese ese cuerpo que ha sido capaz de exponerse y mutar en la escena.”

Deisy Mesías

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo