1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: Alfonsa, Lucía y Chon tienen setenta años, el colesterol alto y un sueño: robar el bingo de su barrio mientras lo juega nuestro público. Hartas de haberse pasado la vida trabajando y criando a unos hijos que ahora pasan de ellas, están preparadas para cambiar el bastón por el pasamontañas y conseguir un billete a su paraíso particular: Benidorm. Pero para ello van a tener que contar con la ayuda de Zaida, una joven descarada con contactos en el bingo y muchas ganas de huir del barrio. Tres señoras, un bingo y un robo a gran escala… ¿qué podría salir mal?

Dramaturgia: Ana Sanabrias

Dirección: Álvaro Pérez Muñoz

Producción: Raquel Escobar y Ana Sanabrias

Compañía: Fortaleza teatro

Reparto: (cover de Álvaro Pérez Muñoz), Raquel Escobar, Carmen Gil, Isabel Pamo y Marta Salvo

Iluminación: Antonio Carmona

Vestuario: Adonais Ruiz

Espacio Sonoro: Alejandro Rochette

Diseño del Cartel: David Alba

Fecha del Estreno: 2021

Teatro: Teatros Luchana

Duración: 75 minutos

Género: Comedia inmersiva

Web Oficial: https://www.instagram.com/fortalezateatro/

 

Seguimos para Bingo

Sandra Domínguez Bautista

Esta divertida comedia que nos ofrece la compañía mezcla teatro con una animación de bingo, con regalos para los ganadores incluidos. Este juego con el público se usa a modo de transición entre escenas, así como para animar, ya que en algunos momentos la comedia se vuelve trágica o baja de ritmo, por lo que es útil este juego que vuelve nervioso al espectador. Para introducirle en este ambiente de festejo de mujeres mayores que suelen ir al bingo a jugar, usan música con ritmos alegres, latinos, livianos que funcionan muy bien para situarnos en esa “fiesta”.

En la escenografía, fija de espacio continuo y con una estrategia estética y estilística acorde a la obra como el realismo simplificado, podemos encontrar corpóreos con papel de pared con estampado de limones, perchero, mesas y cocina; así como practicables de sillas y utilería de planta como platos, olla, bandeja, vasos y tazas, un mantel, y un teléfono, entre otras cosas como un letrero luminoso con la palabra bingo que cuelga del techo. Todo esto, nos recuerda a las típicas mujeres españolas de la tercera edad, así como el vestuario, que está totalmente concorde a ello: estampados florales o animal print, en cuanto al color predominan los tonos con mucha saturación, que rodean al color marrón, y los accesorios de madera (bastón) o de perlas o piel son detalles que no se olvidan de incluir y que se pueden apreciar fácilmente, agradando a la vista. El personaje de la joven rebelde también calcaba la realidad, así como el de la animadora del bingo, que va con traje negro elegante, pero con un toque vintage que la acerca a las protagonistas. Además se le incluye el elemento de la proyección, a través del cual se crea comedia, con las divertidas imágenes que aparecen.

En cuanto a la interpretación de las actrices principales, se les nota la relajación o tensión a lo largo de la obra, en algunos momentos mantienen la posición corporal de mujeres mayores, así como la voz, pero en otros dan la impresión de ser jóvenes, por lo que saca al espectador de la historia y hace que se pierda energía en la representación. Sin embargo, incluyen gestos que resultan graciosos y llaman nuestra atención porque juegan con la realidad que todos recordamos de estos personajes arquetipos.  Por todo ello, se puede entender que el objetivo principal de la obra es entretener al público y hacer que pasen un buen rato de risas, a pesar de que en algunos momentos la obra se ralentiza.

María Cabal «Desconexión en tiempos difíciles», Teatro Madrid 

Andrea Garriga «Teatro y bingo, nuevos formatos», Teatro Madrid

 

 

 

«Esta divertida comedia que nos ofrece la compañía mezcla teatro con una animación de bingo, con regalos para los ganadores incluidos. Este juego con el público se usa a modo de transición entre escenas, así como para animar, ya que en algunos momentos la comedia se vuelve trágica o baja de ritmo, por lo que es útil este juego que vuelve nervioso al espectador. Para introducirle en este ambiente de festejo de mujeres mayores que suelen ir al bingo a jugar, usan música con ritmos alegres, latinos, livianos que funcionan muy bien para situarnos en esa “fiesta”.»

Sandra Domínguez Bautista

Máster en Teatro y Artes Escénicas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo