1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...

 

Sinopsis: El director Alain Platel continúa buscando un lenguaje del movimiento conectado a lo inconsciente, lo arbitrario, lo descontrolado.

Dramaturgia: Hildegard de Vuyst

Autoría: Alain Platel

Dirección: Alain Platel

Ayudante de Dirección: Sara Vanderieck

Producción: Les ballets C de la B

Producción ejecutiva: Valerie Desmet

Reparto: Elie Tass, Emile Josse/Quan Bui Ngoc, Hyo Seung Ye, Kaori Ito, Mathieu Desseigne Ravel, Mélanie Lomoff, Romeu Runa, Rosalba Torres Guerrero, Ross McCormack.

Iluminación: Carlo Bourguignon

Vestuario: Dorine Demuynck

Música: Sam Serruys

Fotografía: Chris van der Burght

Fecha del Estreno: 14/11/2017

Teatro: Teatros del Canal

Sala: Sala Verde

Duración: 1 hora 45 minutos

Genero: Danza, Tragedia

Web Oficial: Teatros del Canal

Entrevistas y reportajes:

EFE, La Vanguardia: “'Out of context/For Pina' se representa por última vez, en Teatros del Canal”

Pablo Moreira, Santi, teatro y danza: “La danza está evolucionando todo el tiempo”

Elna Matamoros, El Cultural: “Yo soy hijo de Pina, seguro”

 

antunanoAlain Platel ofreció en los teatros del Canal la última representación de Out of course. For Pina, estrenada en 2010 en el Festival de Avignon, con Les ballets C de la B, su marca más que compañía, porque –como es sabido- cada espectáculo lo realiza con elencos distintos (o casi). Los montajes de C de la B, unos poseen rasgos más teatrales (Gardenia, Avant, en marche), otros se aproximan más al teatro danza. Estos últimos giran en torno a una idea, su expansión y variaciones, expresadas mediante el cuerpo del intérprete, en solos o en agrupaciones con otros compañeros. El 15-M, vehiculaba C(h)oeurs, presentado en el Teatro Real en 2012, “la disquinesia, distonía, corea … ¿enfermedad y danza?”, como escribe Platel en el programa, es el núcleo articulador de esta propuesta. Los movimientos y las relaciones, afectivas expresadas más mediante el cuerpo que a través de la comunicación verbal, entre niños discapacitados constituyen el punto de partida del director y desde aquí se conforma una partitura con las improvisaciones de los ocho intérpretes y las indicaciones de Platel, que ejerció la profesión de psicólogo con niños con problemas motrices. Los bailarines llevan el cuerpo al límite de su expresividad y presentan imágenes que sobrecogen, impresionan, conmueven en su mímesis, al tiempo que se admiran y se gozan por una extraña belleza o por una perfección en la forma y ejecución. El espectador, de este modo, tiene sensaciones contrapuestas en el transcurso de esta representación: proximidad a un mundo desconocido e inhumano, y una especie de placer estético, derivado de la ejecución. En este marco resultan, en mi opinión, más interesantes las composiciones entre varios intérpretes, donde se aprecia el universo de relaciones a través del lenguaje corporal, que las virtuosas imitaciones de los tics, de las malformaciones o de las descoordinaciones motoras, consecuencia de las enfermedades que padecen.

Como es marca de la casa, el espectáculo comienza de manera deliberadamente lenta y con confrontación a los espectadores. En Out of course. For Pina, cada intérprete se levanta de una butaca de la platea, sube al escenario, se desviste hasta quedar en ropa interior y se pone una manta sobre sus hombros de un rojo desvaído; se colocan en el espacio desnudo de representación y comienzan a escucharse unos mugidos, referencia a un mundo irracional, que poco a poco se humaniza. Pasados unos minutos, comienza la ejecución de movimientos; y al poco un fragmento de Bach, que marca un cambio de referencia, un paso a un universo de comunicación, convivencia, compasión, humano y sublime en una palabra. La composición escénica ofrece al espectador diferentes puntos de referencia, sobre los que centrar la mirada: al mismo tiempo evolucionan dos o tres grupos (o dos grupos y un solo, porque a cada uno de los ocho bailarines se le concede una actuación en solitario) presentando un pluriperspectivismo que funciona por contraste o complemento. Los movimientos se ejecutan con un sobrecogedor silencio, interrumpido por la música de Bach, de Vivaldi, y de cantantes de música pop, en unas partes más festivas de la propuesta; a su vez, los intérpretes se acercan a unos micrófonos de pie, para mostrar sus limitaciones del habla, emitir sonidos o, en contraste, cantar algunos fragmentos de pop. El espectáculo termina como comienza, vistiéndose y marchando hacia sus butacas en un espectacular silencio.

José Gabriel López Antuñano

ARES – UNIR

 

Roger Salas, El País: «La manta como símbolo y fetiche».

Cristina Marinero y Jaime Iglesias, Metrópoli: «Ballet y teatro de compañías internacionales, de estreno en Madrid»

La manta como símbolo y fetiche.

Roger Salas

El País

Ballet y teatro de compañías internacionales, de estreno en Madrid.

Cristina Marinero y Jaime Iglesias

Metrópoli

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo