1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

 

Sinopsis: Un profesor de universidad, John, se encuentra agobiado ante ciertos problemas domésticos que le llegan a través de una conversación telefónica; mientras esta se produce, una alumna, Carol, le espera en el despacho, porque quiere que le suba la nota de un examen. La chica juega sus cartas y John la chantajea y la acosa sexualmente. Carol decide denunciarle ante un tribunal, que le da la razón. En la tercera parte, las cartas se invierten y será la chica la que le propone retirar la denuncia, si él excluye su libro de un listado, con el que no están conformes un grupo de alumnos, porque estos no están de acuerdo con el planteamiento clasista de la sociedad.

Dramaturgia: Juan V. Martínez Luciano

Autoría: David Mamet

Versión: Juan V. Martínez Luciano

Dirección: Luís Luque

Ayudante de Dirección: Álvaro Lizarrondo

Producción: Pentación Espectáculos y Txalo Producciones

Ayudante de producción: Alejandra Freud

Distribución: Pentación Espectáculos

Reparto: Fernando Guillén Cuervo y Natalia Sánchez

Escenografía: Mónica Boromello

Iluminación: Juan Gómez Cornejo

Vestuario: Almudena Rodríguez

Caracterización: David Sueiro

Música: Luis Miguel Cobo

Diseño del Cartel: David Sueiro

Fotografía: Sergio Parra

Vídeo Promocional: Oleanna

Fecha del Estreno: 6 de septiembre de 2017

Teatro: Teatro Bellas Artes

Género: Drama

Duración: 80 minutos

Web Oficial: Oleanna

 

antunano

Texto complejo, muy concentrado, con dos personajes que a lo largo de las escenas invierten posiciones de fuerza. Los dos poseen ambiciones y objetivos claros a conseguir, contrastan lo que tienen con el impulso de sus deseos, cuentan con fortalezas, más aparentes que reales, y con debilidades, de las que se sirve el contrario para jugar sus propias bazas. Dos son los temas que aborda Mamet en esta obra, la relación sexual (el acoso), amplificada en la versión (existen muchas caricias en la primera parte, cuando en el original, solo hay un leve acercamiento después de una conversación telefónica que destroza al profesor) y la dirección hasta el punto de desfigurar la obra original, donde los dos son verdugos y víctimas. La posición de poder de uno frente al otro, representando (de manera abocetada) significan dos modos de entender la sociedad, cuestión esta menos destacada en esta escenificación. El triunfo de la más débil sobre el profesor del texto de Mamet, no se ve porque la versión cambia la frase final, para acentuar lo que el director quiere resaltar, el acoso sexual, casi a contra texto. En la obra, como acostumbra el dramaturgo americano, interesa tanto lo que se dice explícitamente como lo no dicho, que o bien ha sucedido y que afecta a los personajes. En Oleana las elipsis temporales juegan un papel fundamental, no excesivamente resaltadas en la escenificación. La obra la concibe en tres partes, distanciadas entre sí por dos lapsos temporales de meses, donde ocurren muchas cosas, que el espectador conocerá en la medida que la narración escénica, tanto textual como de sucesión de acciones avance, y que afecta a comportamientos y decisiones de los personajes. Obra muy compleja, donde ambos son sujetos activos y pasivos, al mismo tiempo, aunque el acoso sexual del profesor incline a señalar a este como culpable, por decisión del director. El autor no lo pretende, no tiene respuestas para situaciones complejas donde el sistema social y los personajes construyen un tejido que se entrelaza con hilos sin mostrar un haz y un envés. Es más Mamet parece sugerir que es la chica la que inclina la balanza a su favor.

La propuesta escénica la resuelve el director con aseo, como es habitual en su manera de dirigir, pero sin ahondar en los personajes, ni mostrar sus recovecos y la complejidad de los mismos, y sin que se perciba una clara dirección de actores. Resultan muy planos, no evolucionan, ni cambian y así los conflictos no estallan. Estos se diluyen y el montaje queda en pirotécnica verbal, con acciones externas sugeridas a los actores de escasa significación. Tampoco acierta a marcar lo que sucede entre cada una de las partes de la construcción dramática y cómo afectan las elipsis a los personajes; apenas unos cambios de vestuario y ninguna transformación interna: de este modo, la obra parece no avanza. Asimismo, las conversaciones telefónicas, un truco dramático que frecuenta Mamet, para condicionar las conductas de los personajes o los cambios rápidos en la acción de los personajes, tienen escasa incidencia en John. Sin dibujo de los personajes resulta muy complicado que los actores pongan intenciones: cumplen con cierta atonía y en el caso de Guillén Cuervo con problemas de vocalización, no siempre se le entiende todo lo que dice, de manera especial cuando no proyecta la voz hacia el público.

Elegante espacio escénico, que más parece el despacho de un bufete, que el de una universidad, con una mesa que ocupa tres posiciones, dejando menos espacio a Carol conforme la obra avanza; esa falta de espacio de la alumna no se corresponde con una mayor capacidad de maniobra por parte suya, según la obra avanza. Intenta jugar dramatúrgicamente con el espacio, pero sin una significación clara.

José Gabriel López Antuñano, UNIR

Ángel Silvelo Gabriel, Todo Literatura: ”Oleanna de David Mamet, dirigida por Luis Luque: la búsqueda de la no verdad de la verdad”

Jerónimo López Mozo, Madrid Teatro: “Oleanna. Mamet-Luque. Crítica”

Juan Ignacio García Garzón, ABC Cultura: “´´Oleana´: lo viejo y lo nuevo”

«En el mundo universitario hay profesores como John, el protagonista la obra de David Mamet. Personas que…»

Jerónimo López Mozo

madridteatro

«Quizá no haya nada más sutil que la corriente de aquel que deja las preguntas en el aire…»

Ángel Silvelo Gabriel

Escritores.org

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo