1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: “Oecumene es una pieza que combina danza y música interactiva. Oecumene reflexiona sobre el lugar del individuo en el mundo, con sus sentidos expandidos mediante la tecnología, más allá de los límites de su procedencia geográfica y su identidad cultural de origen.”

Autoría: Pablo Palacio y Muriel Romero

Dirección: Pablo Palacio y Muriel Romero

Producción: Spectaré Producciones

Compañía: Instituto Stocos

Reparto: Muriel Romero

Iluminación: Maxi Gilbert

Movimiento: Muriel Romero

Efectos especiales: Pablo Palacio y Daniel Bisig

Música: Pablo Palacio

Fecha del Estreno: 02/05/2021

Teatro: Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa

Sala: Sala Guirau

Duración: 45 min

Género: Danza contemporánea

Web Oficial: https://www.stocos.com/page/oecumene/

Oecumene

Javier Ramírez Serrano

En Oecumene, Instituto Stocos vuelve a dar una clase magistral de interactividad entre cuerpo, luz y sonido. El dispositivo técnico instalado en y alrededor del cuerpo de Muriel Romero rompe el orden jerárquico que frecuentemente encontramos en las puestas en escena de danza. Muriel Romero no baila sobre una base musical ni se dispone en el espacio dependiendo de una configuración de luz. Muriel Romero lanza notas, ondas y distorsiones mientras contorsiona con fuerza su cuerpo y modifica las condiciones de luz con los espasmos de sus extremidades.

Pablo Palacio y Daniel Bisig han configurado una puesta en escena que permite a la solista de Instituto Stocos montar una fiesta de luz y sonido de manera parcialmente autónoma. Los sensores integrados y externos responden con fluidez a sus interacciones. Los lásers de una jaula simbólica se rompen ante sus movimientos y sus zapatillas crean sonido a cada paso. El dispositivo subraya de forma excepcional el poder creador de la danza, como si nos encontráramos ante Shiva Nataraja dando origen al mundo. La instalación se amplifica con la interacción desde los mandos de sonido del propio Pablo Palacio y desde la mesa de luces de Maxi Gilbert, que guían un diálogo a tres permitiendo el avance de la obra, como un río sonoro y visual.

Ante este tipo de puestas en escena siempre hay quien subraya que el trabajo coreográfico queda desdibujado. Oecumene no resta en ningún momento protagonismo a Muriel Romero, siempre imponente sobre el escenario, sino que aumenta las repercusión ambiental de cada uno de sus movimientos, otorgando a su cuerpo una suerte de capacidades extrasensoriales. La pieza de Instituto Stocos es ,finalmente, un viaje guiado por una bailarina que dispara con su cuerpo a cada uno de nuestros sentidos.

Es una pena que la ausencia de una explicación técnica impidiera a una parte importante del público darse cuenta de que todo lo que sintieron estaba ocurriendo en tiempo real y era accionado por la propia Muriel Romero. Entre las conversaciones al final de la obra se sentía algo de desconcierto ante lo que acababa de ocurrir en el escenario. Este tipo de piezas quizás invitan más a romper la regla sagrada del prestidigitador y desvelar el truco al público. Una forma pedagógica de mostrar las nuevas posibilidades que nos brinda a todas la tecnología. La opción de invertir las tradicionales jerarquías entre música y baile, entre luz y movimiento.

Judit Gallart, “Jugando con el sonido”, SusyQ [7/10]

 

“Muriel Romero no baila sobre una base musical ni se dispone en el espacio dependiendo de una configuración de luz. Muriel Romero lanza notas, ondas y distorsiones mientras contorsiona con fuerza su cuerpo y modifica las condiciones de luz con los espasmos de sus extremidades.”

Javier Ramírez Serrano

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo