1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: Estamos en Iliria, un lugar un tanto inverosímil donde el tiempo parece haberse detenido. El mar trae a Viola que se ha salvado de la muerte en un terrible naufragio en el que perdió a su hermano gemelo, Sebastián. Sus ojos y su voz mueven el mundo, lo agitan hasta que este puede contemplarse a sí mismo y revivir. Jugando con la identidad en el límite, como nunca antes había hecho, Shakespeare nos deleita con la circulación de secretos, falsedades conscientes o inconscientes y enigmas por descifrar. La aspiración, el deseo, se hacen realidad por un momento y llegamos a confundirnos, nosotros y los personajes porque cambia el punto de vista sobre el mundo. ¿Qué otra cosa es el teatro más que el viaje por la imaginación que renueva la vida alterando las perspectivas? Escrita en 1602, Noche de reyes es una de las más admiradas comedias de Shakespeare donde la audiencia es coprotagonista de los acontecimientos. El espectador se ve interrogado ética y psicológicamente y obligado a asumir una cierta responsabilidad moral que el autor le pone y le quita mediante la risa y otros ardides teatrales. El humor llena de libertad las palabras de esta genial comedia y traspasa el escenario para, con mucha risa, hacernos disfrutar, sentir y pensar. Y, tras la risa: "hace mucho que el mundo rueda y llueve todos los días", canta Feste, el bufón, recordándonos el desencanto que lleva aparejado el vivir. En este poema ilimitado, Shakespeare nos sumerge en el mar y después nos lanza a la arena. Hay que renacer siempre, morir y volver a nacer. En sus comedias, en medio de la risa y de la pena, hay un viaje hacia el peligro, hacia lo desconocido donde habita la identidad que necesitamos conocer. Por mucho que pretendamos negar la naturaleza, esta se rebela y se muestra. El disfraz, el juego, la pasión, la burla, los juegos de palabras, la poesía, acuden en nuestra ayuda y descifran los mecanismos del conocimiento del alma del mundo y de la de cada uno de nosotros.

Autoría: William Shakespeare

Versión: Álvaro Tato y Helena Pimenta

Dirección: Helena Pimenta

Producción: Teatro Español y UR teatro

Reparto: Haizea Baiges (Viola), Carmen del Valle (Olivia), José Tomé (Sir Toby / Orsino), Rafa Castejón (Malvolio / Antonio), Patxi Pérez (Sir Andrew), Sacha Tomé (Sebastián), Victoria Salvador (María) y David Soto Giganto (Feste / Capitán)

Escenografía: José Tomé y Mónica Teijeiro

Iluminación: David Hortelano (AAI)

Movimiento: Nuria Castejón

Espacio Sonoro: Ignacio García

Fecha del Estreno: 20 enero 2022

Teatro: Naves del Español en Matadero

Duración: 1 hora y 40 minutos

Crítica teatral de Noche de Reyes

Julio Vélez Sainz – Instituto del Teatro de Madrid

 

Helena Pimenta vuelve al autor fetiche de su compañía “Ur”, don Guillermo Shakespeare. Recordemos que Pimenta hizo filología inglesa y que algunas de sus versiones del Bardo son auténticos referentes (todavía me acuerdo de aquel Coriolano que hicieron en la Plaza Mayor de Salamanca y de aquel Sueño de una noche de verano que tantas vocaciones despertó). Vuelve, además, de la mano de su mano derecha en su tiempo en la CNTC, Álvaro Tato, uno de esos dramaturgos-poetas que estudiaremos en las filologías en unos años.

Se trata de una comedia de engaño al más puso estilo plautino. Dos hermanos gemelos Viola y Sebastián, sobreviven a un naufragio por separado sin que ninguno de ellos conozca la suerte que ha corrido el otro. Viola se disfrazada de hombre y, bajo el nombre de Cesáreo, entra a trabajar en casa del duque de Iliria, Orsino. Este bebe los vientos por la bella Olivia que, tras ser cortejada sin éxito por unos y por otros, queda prendada enseguida de Cesáreo/Viola. Para más inri, a esta le pone Orsino. Vamos que hay lío, mucho lío y un lío divertido.

La dirección es muy limpia y bastante ágil, como corresponde a una persona con tanta mano y experiencia como Pimenta. Esta trata a sus personajes con una tremenda dulzura (se ha llegado a hablar de una poética de la dulzura en su obra). El texto es versátil y divertido. Hay algunas actuaciones que destacan, sobre todo, la del Rafa Castejón más divertido.

La escenografía muestra dos paneles laterales con los que se juega escénicamente mucho: abiertos se convierten en un salón, cerrados en una playa, sirven para marcar a los personajes que están en un espacio superior y/o alejado. La kinesia es rápida y el tempo el adecuado a una comedia.

Una obra divertida y reseñable de una dupla que vuelve a los escenarios.

 

 

 

 

 

Raúl Losánez, Noche de reyes: la tramposa imagen del amor, La Razón

José-Miguel Vila, El regreso de Helena Pimenta al Shakespeare más festivo, Diariocrítico

Miguel Ayanz, Paseo a la orilla del mar, Volodia

 

«Una obra divertida y reseñable de una dupla que vuelve a los escenarios.»

Julio Vélez

ITEM UCM

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo