1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

 

Sinopsis: La vida de Jacqueline du Pre desde sus inicios como celista, el aprendizaje con Pau Casals, su conversión al judaísmo, el matrimonio con Barenboim y otros datos personales más, enhebrados por su pasión por la música, la sensibilidad por el arte y la trágica enfermedad, que la apartó de la cima musical antes de cumplir los 30 años. Autoría: Basada en textos de la vida de Jacqueline du Pre.

Dramaturgia: Ximena Vera

Dirección: María Caudevilla

Producción: Up-a-tree Theatre y Baraka Teatro

Distribución: Sofía Manrique

Reparto: Ximena Vera y Mary Fitzer

Escenografía: Ikerne Giménez y María Caudevilla

Construcción de Escenografía: Blanca Paloma

Iluminación: David Alcorta

Movimiento: Luz Arcas (Coreografía)

Vestuario: Ikerne Giménez y Ximena Vera

Realización de Vestuario:

Diseño del Cartel: Ernesto Reguera y Manolo Pavón

Fotografía: Ernesto Reguera

Vídeo Promocional: Nobilmente

Fecha del Estreno: 21 de septiembre de 2017

Teatro: La Casa Encendida

Género: Drama

Duración: 90 minutos

Festivales: IDEM Festival Internacional de Artes Escénicas

Web Oficial: Nobilmente

Entrevistas y reportajes:

La Sala-RNE: “La sala-´Nobilmente´: Ximena Vera dirigida por María Caudevilla-05/12/15”

Carmen R. Santos,ABC-ABC Cultural: “´Nobilmente´, Jacqueline du Pré a corazón abierto”

 

 

antunano

La historia personal, tierna y trágica a un tiempo, de Du Pre la desgrana Ximena Vera durante más de una hora, fragmentada en episodios temáticos que se cuentan al público con emoción y una dosis grande de inmersión de la actriz bajo la piel de su personaje. De esta manera se consiguen momentos emotivos, que no impiden que la información sobre los aspectos más nucleares de su vida lleguen con nitidez. La historia se cuenta en inglés con interpretación simultánea -se lee en el programa- “para sumergir al espectador en el universo sonoro de Jackie en su idioma original”. No tengo claro que esta sea una buena opción para identificar al espectador: la lengua es una barrera y la sobreimpresión del castellano de los auriculares, aunque sea con el acento inglés de la actriz traductora, sobre el inglés distancia más que su contrario. Al tiempo, la historia se cuenta, pero no mediante un monólogo dramático, no posee esa estructura aunque en esta historia tienen cabida, pero entretiene y no se transforma en una simple función de cuentacuentos, por la sensibilidad de actriz, los detalles de intimidad que se desvelan y la sutileza del montaje. Quizá no hubiera estado de más una mayor presencia de la música grabada, bien de la interpretada con su violoncelo o acompañada al piano por Barenboim.

Junto a las cualidades de la actriz, muy empatizada con su personaje, escrito de manera positiva, la elegancia y sutileza de la dirección, que matiza la interpretación, coloca en el espacio a la intérprete, le marca una serie de juegos con algunos objetos y le hace evolucionar por el espacio, rompiendo todo conato de posible monotonía. El ritmo es adecuado, las transiciones se proponen con acierto, para pasar de un episodio a otro o, dentro del mismo, para el tránsito de emociones; acaso algunos tiempos muertos, un escenario vacío, para un cambio de traje y otro cambio de vestuario sentada en la silla de ruedas deberían haberse evitado, porque estas eventualidades rompen el tempo de la narración dramática.

El espacio escénico se concibe con acierto: cámara oscura, una alfombra roja circular y, al comienzo una soga que pende del techo que, luego, permitirá diferentes juegos escénicos y ser un elemento decorativo que rompe el espacio; además la soga también guarda una significación relacionada con la vida de la virtuosa celista, truncada por una temprana esclerosis múltiple. Luz sutil, que no siempre entra en su momento, por problemas inherentes a este tipo de espacio que se montan deprisa y con poca profesionalidad técnica. En conjunto, un atractivo espectáculo unipersonal que mantiene el interés por la sensibilidad y buen hacer de directora e intérprete.

José Gabriel López Antuñano, UNIR

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo