1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Sinopsis: : NO TE VISTAS PARA CENAR es un auténtico vodevil, una historia de enredos, diálogos equívocos, aperturas y cierres de puertas y risas del público. Con personajes perfectamente definidos y diferentes unos de otros se encuentran con situaciones que provocan conflictos cada vez más disparatados convirtiendo la obra en la perfecta comedia de situación. «Fernando, aprovechando que su mujer tiene que ir a visitar a su madre, invita a su amante a pasar el fin de semana con él y también a un amigo suyo para tener una coartada. Todo es perfecto, incluso ha contratado una cocinera para que no les falte de nada. Pero las cosas no le salen como él espera y la velada romántica se acaba convirtiendo en una noche muy movidita en la que todos fingen ser lo que no son para evitar ser descubiertos.» «No te vistas para cenar» es una comedia escrita por el autor francés (de origen italiano, y nacido en Suiza) Marc Camoletti, autor de la exitosa «Boeing Boeing». Se trata de un vodevil de enredo, en la mejor tradición de la escuela francesa de este género. Presenta a Fernando, un hombre que invita a su amante a pasar el fin de semana en su casa aprovechando la ausencia de su mujer, que ha ido a visitar a su madre. Como coartada ha invitado también a su amigo Carlos, y además ha contratado a una cocinera para que no falte de nada; pero las cosas no saldrán como él espera. «Es un perfecto ejemplo de vodevil con personajes muy definidos y situaciones muy divertidas que se van enmarañando y que la convierten en una función muy redonda».

Dirección: José Saiz

Ayudante de Dirección: Auanan Lucena

Producción ejecutiva: María Teresa Iranzo

Reparto: Isabel Gaudí, José Saiz, Alberto Vázquez, Helena Font, Paula Bares

Escenografía: Toncho Stefanov

Diseño del Cartel: Creatias i diseño

Vídeo Promocional: https://www.youtube.com/watch?v=_ZRUWw3q5qA

Fecha del Estreno: 31 de mayo

Teatro: Amaya

Duración: 100 min

Género: Comedia

 

 

 

No te vistas para cenar es la historia de una serie de enredos matrimoniales que hacen despertar la risa del espectador. Es claramente una comedia comercial que logra una risa continua gracias a presentar situaciones absurdas dentro del “complicado mundo” del matrimonio.

De la obra se destacan varios aspectos positivos que hacen que la obra resalte sobre otras comedias. El primero es que pese a buscar una sobreactuación constante por parte de los actores, con un humor que roza lo predecible, la dramaturgia, la dirección y la actuación consiguen que el público esté constantemente riéndose del disparate que está viendo en escena. El segundo es —en consonancia con los nuevos tiempos— que se puede conseguir hacer comedias de enredo sin recurrir al humor machista y a topicazos patriarcales que este tipo de obra suele utilizar como recurso cómico.

Además, la comicidad aguanta bastante bien durante todo el espectáculo, y prácticamente no existen caídas. Al contrario, la obra va claramente in crescendo en consonancia con los rasgos típicos del género, y es al final de la obra cuando la obra alcanza su clímax. El objetivo de la obra camina hacia esa dirección enredando una trama previamente enredada, que lejos de encontrar desconcierto lo que consigue es perplejidad y delirio que confiere a esta comedia una gran brillantez.

En esta brillantez los actores se mueven intentando no salirse del estrecho margen que las obras realistas proporcionan. No obstante, la sobreactuación intencionada de la interpretación rompe momentáneamente la ilusión de una obra intrínsecamente realista. Los líos y enredos que suceden, tan en boga en nuestra sociedad, y tan propicia a ser difundida por los medios del corazón en lo que popularmente se conoce como “salseo”, son en cierta manera exagerados no en aras de caricaturizar y satirizar esta práctica sino de explorar nuevos puntos de unión con un público acostumbrado a frecuentar el vasto universo de la salsa rosa.

Isaías Ferrer

-En consonancia con los nuevos tiempos— […] se puede conseguir hacer comedias de enredo sin recurrir al humor machista y a topicazos patriarcales que este tipo de obra suele utilizar como recurso cómico.

Isaías Ferrer

UCM

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Logo