1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Sinopsis: Hablar de identidad es un ejercicio complejo para las mujeres en nuestros días, más aún cuando a ésta se le suma la maternidad. Somos madres con una carga histórica de varios siglos, atravesados en su mayoría por una posición de desventaja para las mujeres. Somos como ciudadanas y madres, el compendio de nuestras abuelas en la guerra, nuestras madres en la dictadura y nosotras mismas en un tiempo no menos convulso, pero sí con algunos derechos adquiridos. Podemos decidir sobre nuestra reproducción, no obstante, todos nuestros modelos pertenecen a los que nos preceden y chocan a menudo obligándonos a repensarnos. Nunca en nuestro árbol genealógico las mujeres fueron más libres; no obstante, nos atraviesa el ADN, nuestra mentalidad es un equipaje difícil de abandonar.

Dramaturgia: Claudia Tobo

Autoría: Amaya Jiménez

Dirección: Javier Aranzandi

Ayudante de producción: Irina Gimeno Gabarda

Reparto: Amaya Jiménez

Escenografía: Gustavo de Ceglie, Amaya Jiménez

Iluminación: Álvaro Estrada

Vestuario: Martina Schlickert

Ayudante de Vestuario:

Música: David Vázquez, Alberto Muñoz, Roberto Martínez y Ye Xin

Espacio Sonoro: Roberto Martínez, Francisca Ramírez (audio de WhatsApp)

Fotografía: Ilde Sandrín

Vídeo Promocional: https://www.youtube.com/watch?time_continue=9&v=0mDghBChQDc

Fecha del Estreno: 7 de abril de 2019

Teatro: Nave 73

Duración:

Género: Danza Teatro

Web Oficial: http://www.nave73.es/portfolio-item/magna-mater/

Se podría pensar de una obra no excesivamente larga y con pocos diálogos, que lo que no tiene que decir es muy poco. No es el caso. En Magna Mater se renuncia, primero de todo, al carácter panfletario en la que cualquier obra que intente plasmar temas políticos puede ser víctima.

Lo hace precisamente a través de las herramientas que la danza teatro proporciona, utilizando el flamenco como elemento de unión entre el público y la actriz—sobre la cual recae el principal peso de la representación. No por ello significa que no aborde muchos temas. Al contrario. Lo que se intenta en todo momento es no caer en los juicios de valor, y presentar los temas para que sea el público, entregado a las emociones que va generando la música, el que decida de corazón cual es su posicionamiento frente a las realidades sociales que la obra quiere transmitir. Así se consigue que el flamenco sea no sólo el vehículo que mueva la representación sino también una ayuda para que el público se convierta también en creador.

Los temas que presentan son bastante espinosos y de mucha actualidad: El problema de la conciliación laboral, la presión social sobre la mujer en la maternidad y como no, la dictadura franquista. Los temas los trata de una manera elegante, tranquila y sin sectarismo, a pesar de que intrínsicamente se puede apreciar un carácter de rechazo al sistema y a nuestra cultura patriarcal.

Considero oportuno decir que con frecuencia se tiene la sensación, cuando se asiste a ver representaciones sobre temas políticos o sociales, que se busca más la confrontación o el titular que dar una enseñanza o una reflexión. Es una instrumentación execrable, y forma parte de esta tendencia a mercantilizar todo, siendo verdaderamente penoso cuando se usan las causas más nobles para sacar rédito económico o mercantil. Afortunadamente, en Magna Mater esta frivolidad no sucede.

Señalar, también, que se presentan elementos novedosos con el objetivo de darle un toque de frescura a la representación. Uno no puede sentir más que admiración por el diálogo no verbalizado entre Amaya Jiménez (idea original y principal actriz) y el cantaor David Vázquez en ciertos momentos climáticos de la obra. Sin olvidar tampoco como se presenta las pequeñas tragedias de la vida de nuestras generaciones pasadas mediante un frío audio de WhatsApp que retumba por toda la sala.

Finalmente, el espectador, tan aturdido por una música bella y desgarradora, se verá conducido a una especie de laberinto donde no podrá escapar de los temas que la obra propone, obligándole a tomar partido y a confrontar el mundo de injusticias donde le ha tocado vivir.

Isaías Ferrer Orduz
Master en Teatro y Artes Escénicas, UCM

Sonia Abbas “Dije, antes de irme al psicólogo, hago esto” Más de Cultura

El espectador (…) se verá conducido a una especie de laberinto donde no podrá escapar de los temas que la obra propone.

Isaac Ferrer

UCM

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Logo