1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Autoría: Sor Juana Inés de la Cruz

Versión: Antonio Álamo

Dirección: Pepa Gamboa y Yayo Cáceres

Producción: CNTC

Reparto: Daniel Alonso de Santos, Miguel Ángel Amor, Cristina Arias, Marçal Bayona, Pablo Béjar, José Fernández, Silvana Navas, Kev de la Rosa, David Soto Giganto, Georgina de Yebra

Escenografía: Antonio Marín

Iluminación: Pedro Yagüe

Vestuario: Guadalupe Valero

Fecha del Estreno: 22/02/2018

Teatro: Teatro de la Comedia

Género: Comedia

 


La Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico vuelve a conquistar al público del Teatro de la Comedia, por tercer año consecutivo, con la puesta en escena de una de las comedias con las que Sor Juana Inés de la Cruz sigue sorprendiéndonos aún hoy, por el modo como asimiló el ejercicio de la dramaturgia del momento y supo aplicarlo a unos versos y una trama de perfecta construcción y belleza, y a unos personajes bien perfilados, entre los que las figuras femeninas adquieren especial relevancia y protagonismo dramáticos. De este modo, unidos los encantos de la obra de la autora mexicana a la gracia que la Joven Compañía imprime a cuantos textos toca, la representación volvió a arrebatar en esta ocasión la atención constante y el agrado más absoluto del público, en un espacio además, la Sala Tirso de Molina, en la que la cercanía con los actores resulta de nuevo un aliciente para sentir próxima la escena y cuanto ocurre en ella.

 

El montaje origina momentos de enorme vitalidad y humor, gracias a una escenografía eficaz en la que, enfrentadas las dos únicas paredes y puertas cristaleras que acotan el espacio, estas confieren a la estancia la intimidad suficiente para las escenas que lo requieren, reforzada además por los voluptuosos tapices que flanquean las entradas, y al mismo tiempo ayudan a crear cierta sensación de enfrentamiento, de confrontación y falta de privacidad, igualmente necesarias llegado el caso. El vestuario también contribuye a tal fin, con la ingeniosa incorporación de diversos elementos modernos. La iluminación, por su parte, aporta otra de las mezclas de épocas y ambientaciones presentes en la escena, por las tonalidades que van fluctuando entre tonos pálidos, ocres, azulados, violetas y rosáceos, a otros más claros y radiantes. Lo mismo sucede con la música, en directo como suele ser habitual en la Joven Compañía, con reminiscencias de las tierras mexicanas unas veces, otras simplemente como ambientación coyuntural. Y todos estos elementos lógicamente son puestos al servicio de una comedia que habla del amor y el desamor, una suerte de laberinto confuso de emociones, de géneros y de deseos, en el que las mujeres parecen salir ganando, como uno de los personajes masculinos deja de manifiesto en el momento en el que se trasviste en escena, el cual representa tal vez, en el montaje de la Joven Compañía, la escena más atractiva y divertida. 

 

Por poner un solo inconveniente a la representación, tal vez las acciones de los personajes resulten excesivamente evidentes en algunos pasajes, como el juego con los hilos de lana que vienen a significar los diferentes tipos humanos de los que se está hablando. Un recurso escénico que, a nuestro juicio, no termina de ser tan chispeante como pretende.

 

Miguel Ángel Jiménez Aguilar, UNED

José Catalán Deus, Periodista Digital : “Los empeños de una monja literato”

José Luis González Subías, La última bambalina: “La Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico da vida a “Los empeños de una casa”, de Sor Juana Inés de la Cruz”

Horacio Otheguy Riveira, Culturamas: “Placenteras pasiones de Sor Juana Inés de la Cruz en “Los empeños de una casa”

“esta obra encierra asimismo una novedosa e importante aportación que sirve para singularizarla entre las comedias de su tiempo…”
José Luis González Subías

La última bambalina

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Logo