1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: Per se, su vida ya resulta del todo interesante, pero es que, además, Vicenta se apellida Lorca. Lorca, Vicenta es una ficción basada en hechos reales en la que tres voces de la dramaturgia actual convergen en otra para romper el silencio, para ponerla en valor. Noble, cariñosa, familiar, creyente, tenaz, responsable, empoderada, culta, capaz, generosa, protectora... madre. Vicenta, la mujer que nunca ríe en las fotos, escribe a su hijo como el que riega una semilla que ha plantado y sabe que dará sombra a otros («Recuerdos de todos, besos de tus hermanos...») lo que nos permite confrontar al Federico universal con el de carne y hueso.

Dramaturgia: Itziar Pascual, Yolanda Pallín y Jesús Laiz

Dirección: José Bornás

Ayudante de Dirección: Mariana Kmaid

Producción ejecutiva: Javier Ortíz

Escenografía: Asier Sancho

Iluminación: Juanjo Llorens

Movimiento: Xenia Sevillano

Videoescena: Pedro Chamizo

Vestuario: Almudena Rodríguez Huertas

Utilería: Andrea Waitzman

Fotografía: Raquel Rodríguez

Teatro: Fernando Fernán Gómez

Sala: Sala Jardiel Poncela

Duración: 80 minutos

Universo Lorca: Vicenta Lorca Romero

Elena Moncayola Santos – Instituto del Teattro de Madrid

La compañía Apata ofrece un texto escrito por tres autores, Itziar Pascual, Yolanda Pallín y Jesús Laiz, para conocer la vida de Vicenta Lorca Romero y la historia de la época. La dramaturgia pretende centrarse en la figura de Vicenta como maestra, como intelectual, como mujer y como madre, todo ella ligada al arte y a la muerte, que vive de muy cerca.

La actriz Cristina Marcos interpretará el papel de Vicenta Lorca Romero durante las distintas fases de su vida. Marcos se presenta ante el reto de actuar durante una hora y media sin prácticamente parar. Para ello, dialogará con muchos personajes que formaron parte de su vida: su marido, su criada, sus hijos… y, además, se apoyará en la escenografía, de la cual destaca una pizarra traslúcida donde se proyectarán distintas imágenes que van introduciendo la acción, así como algunas proyecciones de actores (Daniel Albadalejo, Elisa Matilla o Angel Ruiz) caracterizados de un Federico García Lorca que le envía mensajes a su madre. Misma pizarra desde la que se verá a Cristina Presmanes, que acompaña al piano la acción, una delicia.

A pesar de que la idea es rescatar una figura eclipsada -una más- por la figura del poeta, lo cierto es que solo se consigue en parte. Por desgracia, la confesión que Federico realizó en cierto momento de su vida sobre su madre: “Ella me ha formado a mí poéticamente y yo le debo lo que soy y lo que seré” servirá de excusa para cambiar el foco de la figura de Vicenta a la de Federico García Lorca -una vez más-.

Abordar a Vicenta Lorca como madre de Federico García Lorca hubiera permitido que el público conociese el contexto social, cultural y político de la obra, sin necesidad de dar mayores explicaciones; para, así, desde este punto de partida rescatar la figura de la mujer en la pre y posguerra española. No obstante, la sensación es que -una vez más- la figura de Federico ensombrece lo de más y el público se queda sin poder profundizar en Vicenta, supuesta protagonista de la obra.  

 

 

Patricia Segura, “Vicenta Lorca, un personaje oculto en la historia del poeta”, El País

 

Alberto Ojeda, “Vicenta, la mater dolorosa de Lorca, al que recomendó volver a Granada”, El español 

 

Raúl Losanez, “El ‘Ay, mamá’ que Lorca hubiese entonado”, La razón

«A pesar de que la idea es rescatar una figura eclipsada -una más- por la figura del poeta, lo cierto es que solo se consigue en parte.»

Elena Moncayola

ITEM UCM

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo