1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 3,25 de 5)
Cargando...

Sinopsis: Convertir aquello que se finge en verdad. Este ha sido y es el propósito del teatro desde sus orígenes y lo es porque sin esa capacidad de crear realidades que pueden observar, superar y trascender a la propia realidad, el teatro perdería una de sus atribuciones más fascinantes, permitirnos ver aquello invisible: emociones y almas humanas.

Dirección: Lluís Homar

Producción: Compañía Nacional de Teatro Clásico

Reparto: Silvia Acosta María Besant Montse Díez Israel Elejalde Miguel Huertas José Ramón Iglesias Ignacio Jiménez Álvaro de Juan Jorge Merino Aisa Pérez Paco Pozo Arturo Querejeta Verónica Ronda Aina Sánchez Eva Trancón

Escenografía: Jose Novoa

Ayudante de Escenografía: Pablo Chaves Maza

Iluminación: Juan Gómez-Cornejo

Teatro: Teatro de la Comedia

Lo fingido verdadero

Julio Vélez-Sainz – Instituto del Teatro de Madrid

Lo fingido verdadero es una obra muy compleja de representar. Para empezar, es, como bien dice Felipe Pedraza, tres obras en una. Además, su profundo poso religioso podría echar para atrás a un importante número de personas del público.

La primera jornada narra la llegada al poder de Diocleciano emperador. Esta se produce gracias el augurio de una panadera y después de una serie de muertes brutales entre distintos Césares. Parecería, pues, que la obra es una profunda reflexión sobre el poder. No obstante, este primer acto se cierra con una advertencia al emperador de que todo el mundo es teatro. Este motivo servirá para estructurar la segunda jornada. En ella el protagonismo pasa a ser detentado por la compañía de Ginés, futuro San Ginés patrón de actores, quien interpreta ante Diocleciano. El emperador protagonista pasará a ser un mero espectador de la obra. Ginés es está profundamente enamorado de Marcela, quien ama a Octavio. La obra oscila entre el enredo amoroso y la tragedia de celos y Diocleciano llega a involucrarse personalmente, engañado por el fingimiento. En la tercera jornada el emperador Diocleciano le encarga a Ginés la puesta en escena de una obra de martirio. En medio de su actuación, Ginés y el público de la obra (todo el teatro y los actores que hacen de público) ven una imagen divina. Si bien la imagen no causa revuelo entre el público, Ginés se convierte. Es decir, llega por la palabra fingida a la palabra revelada. Acaba siendo crucificado y convertido en patrón de actores.

La dramaturgia lo tiene todo: de las descarnadas luchas por el poder político a las que hay por el amor entre actores que se enamoran mientras fingen enamorarse y de este al poder de la palabra revelada que es capaz de trascender la propia obra de teatro del mundo. Como ven, es una barbaridad de obra. Solo la mano maestra de Homar y la interpretación de Israel Elejalde—que logra salvar un personaje que oscila entre lo teatral y lo metatreatral sin caer en manierismos—permiten que la trama se mantenga con uniformidad. La réplica la da Enrique Querejeta, un experto en estas lides. Las actuaciones de las mujeres son estupendas: Aisa Pérez está espléndida como “españolaza”, María Besant le da dulzura a su personaje como siempre y querríamos más protagonismo para la gran Beatriz Argüello.

El escenario se muestra desnudo, lo que permite que el protagonismo se lo lleve los juegos con la iluminación. Las referencias metateatrales son constantes. De hecho, los intérpretes se presentan con su nombre al principio de la obra y Elejalde hace comentarios como “autor” (director) de la obra.

Una tragedia de las de antes, con un elenco espectacular y una dirección que traslada el mensaje con arte y oficio.

 

Crítica de Lo Fingido Verdadero, Cinemagavia

Javier Vallejo, ‘Lo fingido verdadero’, la obra metateatral de Lope de Vega, El País

 

«Una tragedia de las de antes, con un elenco espectacular y una dirección que traslada el mensaje con arte y oficio.»

Julio Vélez

ITEM UCM

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related posts:

Logo