1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando...

Puedes descargar el programa de mano aquí

Sinopsis: El 15 de septiembre de 2008 Lehman Brothers anuncia su bancarrota. Con ello se desata la mayor crisis financiera de la historia. 163 años antes, el primer Lehman desembarcaba en el puerto de Nueva York con una maleta repleta de sueños. Esta es la historia de una familia que cambió el mundo.

Autoría:

Dirección: Sergio Peris-Mencheta

Ayudante de Dirección: Xenia Reguant Óscar Martínez

Producción: (Prensa) María Díaz

Ayudante de producción: Blanca Serrano Meana

Producción ejecutiva: Nuria-Cruz Moreno

Distribución: Fran Ávila Producción y Distribución

Reparto: Litus Ruiz • David P. Bayona • Ferran González • Pepe Lorente • Ignacio Rengel Darío Paso • José Gimeno • Aitor Beltrán • Óscar Martínez • Daniel Huarte

Escenografía: Curt Allen Wilmer (AAPEE) con estudiodeDos

Ayudante de Escenografía: Eva Ramón

Construcción de Escenografía: Mambo Decorados y Sfumato

Iluminación: Juan Gómez-Cornejo (A.A.I)

Vestuario: Elda Noriega (AAPEE)

Ayudante de Vestuario: Berta Navas

Realización de Vestuario: Elda Noriega (AAPEE)

Música: (Composición) Litus Ruiz, Xenia Reguant, Ferran González, Marta Solaz

Utilería: (Gerencia, regiduría) Blanca Serrano / Paco Flor

Diseño del Cartel: Eva Ramón

Fotografía: Sergio Parra

Duración: 3 horas (incluidos 2 descansos) 1ª parte - Los 3 hermanos (50 minutos) 2ª parte - Padres e hijos (50 minutos) 3ª parte - El inmortal (50 minutos)

 

 

Crítica de Lehman Trilogy 

Julio Vélez-Sainz – Director Instituto del Teatro Madrid 

julioLEHMAN TRILOGY es una de esas obras que uno tiene que ver aunque sea por la insistencia de su presencia en cartelera y, francamente, el que escribe no se arrepiente.

El texto es original de Stefano Massini, quien toma como punto de partida los acontecimientos posteriores a la crisis económica de 2008, entre 2009 y 2012. Se trata de un éxito internacional, comparable perfectamente al Arte de Yasmina Reza.  En Italia, Luca Ronconi la llevó al escenario por primera vez en 2015, con un notable éxito de crítica y público y numerosos reconocimientos, entre ellos dos Premios Ubu. Está traducido a 15 idiomas, y ha sido representada en Broadway, en el West End (en 2018-2019), y en el National Theatre de Londres.

La adaptación española corre a cargo de Sergio Peris Mencheta, quien tiene oficio para adaptar al gusto español algunos números.

No se trata, en sí, de una comedia musical sino, más bien, de una farsa con múltiples elementos musicales. Recordemos que la tradición de la farsa, tanto la renacentista como la parisina de principios de siglo o los Hermanos Colacho de Vallejo, pertenece a esos géneros menores que utilizan la danza, el ritmo, la coreografía y la música como elementos estructurales de la obra.

El texto cuenta la historia de 3 generaciones de la familia Lehman desde su ascenso hasta su caída. Desde que Henry Lehman, hijo mayor de un comerciante judío de ganado, sale de Baviera en 1844 y llega a EEUU en busca del sueño americano y una vida mejor, hasta la caída de Lehman Brothers, unos de los mayores bancos de inversión en 2008, que desencadenó la peor crisis financiera en el mundo de la que aún sufrimos sus consecuencias.

Cabe, en mi opinión, alguna puntualización sobre la función satírica del texto. En el programa de mano explican:” LEHMAN TRILOGY recorre, a través de 150 años, la historia del capitalismo moderno reflexionando sobre el poder destructor del dinero y la deshumanización que han sufrido las instituciones económicas y políticas desbordadas por la loca carrera en busca del fácil beneficio”. Es obvia la intencionalidad crítica de la obra. No obstante, no parece una sátira al sistema capitalista especulativo “moderno”. Para ser una sátira, el texto debe mostrar una intención moral en el sentido de cambiar las costumbres públicas. Además, el texto es bastante respetuoso con la familia y con la historia y no llega a presentarse grotescamente, cosa que sí hacen la mayoría de las farsas desde el Ubú rey. Aunque los personajes quedan claramente definidos, no se puede hablar de una crítica ad hominem. De hecho, las caracterizaciones burlescas (animalizaciones, gestualidad grotesca) más cercanas a la sátira aparecen solo aplicadas a los personajes secundarios. De este modo, no es una crítica al sistema, sino un retrato ácido de una familia concreta dentro del mismo. Quizá el único personaje principal de toda la familia Lehman que puede ser construido en términos alegóricos y satíricos es el último de los hermanos, Henry, magníficamente interpretado por Darío Paso. Paso desarrolla una escena maravillosa final, situada en el tercer acto “El inmortal”, en la que baila, baila y baila mientras las ruedas del capitalismo siguen rodando de manera que pasa fácilmente de los años 70 al 2008 al ritmo del “Twist and Shout” de los Beatles.

La realización escénica está muy bien trabajada. En primer lugar, contamos con un aparato en forma de arco del que se separan tres espacios de actuación. Este es, sin duda, muy versátil y permite que aparezcan y desaparezcan columpios, sogas, e instrumentos musicales. Por encima de la escenografía se utiliza un cuarto espacio que suele limitarse a la presentación de números musicales o de figuras cercanas a la alegoría. El aparato escenográfico está complementado con un torno móvil circular en el que los personajes pasean mientras gira una rueda. Aparte de dar dinamismo a la obra y a los números musicales, puede servir para marcar elementos narrativos como el paso del tiempo, o la elección entre doncellas casamenteras.

Los seis actores están magníficos: Víctor Clavijo, Pepe Lorente, Darío Paso, Aitor Beltrán,  Leo Rivera, Litus. Cantan, bailan, y hacen espectáculos en homenaje a lo circense. La coreografía está muy bien trabajada, tanto la quinesia como la proxemia muestran que es una obra muy rodada en la que todos los actores saben perfectamente entradas, salidas, cruces, y situaciones escénicas diversas. Algún actor se trastabilló en mi función, pero fue un hecho puntual. Es un tour-de-force actoral: seis actores-músicos ejecutan más de 120 personajes.

 

En breve, una obra muy interesante, con un texto divertido sin ser hiriente (para lo que podía haber sido), y muy bien trabajado técnicamente. Recomendable, muy recomendable.

 

 

Dossier con las críticas aquí: criticas-lehman-trilogy-BAJA

Fuente: Barco Pirata

“La realización escénica está muy bien trabajada. En primer lugar, contamos con un aparato en forma de arco del que se separan tres espacios de actuación. Este es, sin duda, muy versátil y permite que aparezcan y desaparezcan columpios, sogas, e instrumentos musicales. Por encima de la escenografía se utiliza un cuarto espacio que suele limitarse a la presentación de números musicales o de figuras cercanas a la alegoría. El aparato escenográfico está complementado con un torno móvil circular en el que los personajes pasean mientras gira una rueda. Aparte de dar dinamismo a la obra y a los números musicales, puede servir para marcar elementos narrativos como el paso del tiempo, o la elección entre doncellas casamenteras.”

Julio Vélez Sainz

Director Instituto del Teatro de Madrid

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo