1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Autoría: Bibiana Monje

Dirección: Bibiana Monje y Enrique Pardo

Ayudante de Dirección: Daniel Gallardo

Producción: Impulso

Reparto: Bibiana Monje

Vestuario: Marta Belmonte

Música: Bibiana Monje

Espacio Sonoro: Bibiana Monje

Vídeo Promocional: Lacura

Sala: Nave 73

Duración: 90 minutos

Género: Drama

Festivales: Festival Internacional Mito y Teatro de PANTHEATRE (Francia) Festival Internacional MUECA (Tenerife) Festival IGUALES (Madrid)

Premios: 3 premios Réplica de Canarias 2017: Mejor espectáculo, Mejor actriz, Premio especial del público.

Web Oficial: Lacura

 

 

La compleja tarea de convertir lo privado en público, lo personal en un asunto social, se lleva en esta obra a un logrado extremo. Un espectáculo de rebeldía y rabia, un homenaje al dolor callado de las mujeres, un acto de introspección subido a las tablas desde la ira y el respeto. La voz de Bibiana Monje se convierte en grito ahogado al reclamar su lugar en la familia y el mundo. Parapetada por el burladero de la autoficción, en la que confluyen y se confunden lo real y lo inventado, pretende entender aquello que la rodea y que, en ocasiones, la hace ser víctima y verdugo al mismo tiempo. Con una puesta en escena posdramática y la soledad ante el escenario y ante sus palabras, Bibiana hace un recorrido por los hitos familiares que han marcado su personalidad y por aquellos que la han obligado a ser lo que es sin posibilidad de cambio o salida. El texto indaga en la educación, la culpa, la sexualidad, las imposiciones, el deseo, la ira, las relaciones familiares, la lucha entre padres e hijos, la locura y la cura de sacar a la luz todas las tribulaciones íntimas y lanzarlas al público como un problema de todos. El nombre escogido para nominar el espectáculo, inventado y femenino, no podría ser más acertado. Encierra este significante un doble significado que describe a la perfección la esencia de la obra, que es a un tiempo “locura” y “la cura”, que es femenino singular y, al mismo tiempo, femenino colectivo. La mezcla de debilidad y fortaleza, patetismo y rebeldía, tristeza y risa, conmueven al espectador despistado, a aquel que cree ser testigo de la vida de otra persona cuando no puede estar más cerca de su propio reflejo.

 

José Ramón Sánchez-Pujante y Fernández,  ITEM

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo