1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: Una mujer sin nombre que espera ansiosa, en la oscuridad de su apartamento, una llamada. El teléfono suena y ella se abalanza hacia él. No oímos la voz del otro lado, pero por las palabras y los gestos de ella, sabemos que es su ex pareja. La última llamada de despedida del amante, del que solo sabemos que es actor, que encuadra una escena de desamor desgarradora: la humillación y el descenso de una mujer herida y abandonada.

Dramaturgia: Israel Elejalde

Autoría: Jean Cocteau

Versión: Israel Elejalde

Dirección: Israel Elejalde

Ayudante de Dirección: Enrique Sastre

Producción: El Pavón Teatro Kamikaze

Reparto: Ana Wagener

Escenografía: Eduardo Moreno

Iluminación: Pau Fullana

Vestuario: Ana López

Espacio Sonoro: Sandra Vicente (Studio 340)

Diseño del Cartel: Patricia Portela

Fotografía: Vanessa Rábade

Fecha del Estreno: 14 de diciembre de 2016

Teatro: Pavón Kamikaze

Sala: Ambigú

Duración: 45 minutos

Web Oficial: La voz humana

Entrevistas y reportajes: Kamikaze Producciones: "Likes: ‘La voz humana’, ¿De qué sirve el amor?"

 

Esta producción forma parte de Femenino plural, un programa en el que se combinan diversas obras (clásicas y contemporáneas, femeninas y masculinas) que buscan promover el intercambio de ideas sobre la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Es un monólogo más del ciclo Kamikaze que, de nuevo, protagoniza otra actriz espléndida, Ana Wagener. Todo encaja perfectamente, desde las ventanas de la sala, la música, la luz, una sugerente puesta en escena y Ana Wagener, que exhibe el dolor desgarrador de una mujer herida y abandonada, con todas las fases del desamor: adicción, angustia, dependencia, celos, culpa…

Del diseño de escena destaca una estructura que vendría a ser una cama, pero que al mismo tiempo puede verse como el patíbulo en el que va a autoinmolarse la mujer que espera la llamada del hombre que la ha abandonado. Es una plataforma rectangular forrada de vinilo negro sobre una alfombra del mismo material. La idea del plástico y del brillo funcionan muy bien para ambientar esta radiografía del desamparo, como metáforas universales de dolor amargo. El derrumbe de la relación también concuerda con unas repentinas goteras que irrumpen sobre esta cama expiatoria.

Las ventanas de la Sala Ambigú también participan de la puesta en escena, integrándose en el cuadro y dando cuenta del encierro de la mujer. A través de ellas, donde se lee «¿Para qué sirve el amor?», se oye pasar la ciudad, mientras ella se aferra a la última llamada de su pasado.

La iluminación, con algunas luces rojas, es también un elemento más que, junto a una cuidada selección musical, aparecen como elementos que arropan a la mujer en un intento desesperado por buscar su dignidad.

En este proceso de estilización de la derrota, los personajes no tienen nombre. De él sabemos que es actor y ella aparece con un camisón lencero y una gabardina (seguramente de él, ya que también se ha apropiado de su reloj). La ausencia del otro es doble porque se manifiesta a través de dos teléfonos, el fijo y el móvil, pero el gran trabajo de Ana Wagener le otorga la presencia verosímil de un fantasma al otro lado del auricular. Él llega a tener una especie de presencia metafísica a través de la voz humana al otro lado del teléfono que intuimos pero que reconocemos a través de las palabras de ella.

El enlace de estos elementos conjuga un argumento evocador de la ausencia y la derrota, que podría resumirse con el epígrafe de Jacques Derridá sobre la eternidad de los fantasmas porque después del fin de la historia, “el espíritu viene como (re) aparecido, figura a la vez como un muerto que regresa y como un fantasma cuyo esperado retorno se repite una y otra vez”.

Judith Farré

CSIC

Juan Ignacio García Garzón, ABC: «La voz humana»: adicción sentimental

R. Losánez, La Razón: «La voz humana»: Nunca hay buen perder en el amor

David García Vázquez, Desde el patio: «Las lágrimas, las confesiones humillantes… todo en la Wagener, digo Dios, es REAL»

Horacio Otheguy Riveira, Culturamas: «Un monólogo que cumple 87 años: ‘La voz humana’, de Jean Cocteau»

Hugo Álvarez Dominguez, Butaca en anfiteatro: «‘La Voz Humana’, o la procesión va por dentro»

la-voz-humana-2

la-voz-humana-3

la-voz-humana-1

Acierto en la novedad del enfoque y la callada intensidad que alcanza la actriz…

Hugo Álvarez Dominguez

Butaca en anfiteatro

Las lágrimas, las confesiones humillantes… todo en la Wagener, digo Dios, es REAL

David García Vázquez

Desde el patio

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo