1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Sinopsis: Once actrices pierden la memoria en escena. Despojadas de una identidad individual, permanece ante todo el deseo de actuar. Las ganas de que se produzca el hecho teatral ante la mirada hambrienta del público. La necesidad violenta de estar sobre el escenario, sobre la vida. El anhelo de ser alguien, de ser algo. ‘¿Qué somos? ¿Mujeres? ¿Once mujeres?’ el dilema shakespeariano de la existencia (‘ser o no ser’) se vuelve objeto de disección en un elenco de mujeres subidas a un escenario en obras.

Dramaturgia: Javier Ballesteros

Autoría: Javier Ballesteros

Dirección: Javier Ballesteros

Ayudante de Dirección: Víctor Nacarino

Reparto: Kira Anzizu, Laura Barceló, Pilar Bergés, Eva Chocrón, Virginia de la Cruz, Matilde Gimeno, Inés Higueras, María Jáimez, Violeta Orgaz, Bárbara Santa-Cruz, June Velayos

Escenografía: Ernesto Artillo

Iluminación: (Diseño de Iluminación) José Muñoz

Movimiento: (Coreografía) María Jáimez, Carmelo Segura

Vestuario: Ernesto Artillo

Utilería: Ernesto Artillo

Fotografía: Alejandra Sánchez, Laura de la Isla, Ernesto Artillo

Fecha del Estreno: 17 de mayo 2017

Teatro: Nave 73

Duración: 75 minutos aprox

Género: Contemporáneo

Web Oficial: LA (mujer en obras)

Entrevistas y reportajes: Paula O.,Citeyoco: “LA (Mujer en Obras) de Javier Ballesteros y 11 mujeres”

elena

La sala Nave 73 acoge en su escenario la obra LA (mujer en obras), una reflexión sobre la identidad de la mujer, una mujer en proceso de construcción, de formación y conocimiento de sí misma, donde el propio lenguaje tendrá un valor relevante. Para ello, Javier Ballesteros, el dramaturgo y director, propone la experimentación como forma de obtención de esa identidad a través del juego actoral, en el que irán introduciéndose las actrices de manera progresiva.

Esta obra pertenece a la cuarta edición del Festival SURGE Madrid donde la poesía se presenta como eje central y la mujer adquiere un peso significativo. Esta propuesta queda articulada así por ambas: poesía y mujer.

Sobre el escenario once mujeres, once jóvenes actrices (Kira Anzizu, Laura Barceló, Pilar Bergés, Eva Chocrón, Virginia de la Cruz, Matilde Gimeno, Inés Higueras, María Jáimez, Violeta Orgaz, Bárbara Santa-Cruz, June Velayos) van demostrando al público, y a sí mismas, su individualismo, su forma particular de ser mujeres a través de la construcción de su propio personaje.

Unas mujeres casi sin construir, tapadas por unos plásticos, estáticas, sin vida dan la bienvenida al público. Al ser descubiertas, tendrán que construirse a sí mismas, iniciándose así la búsqueda de su identidad: hilo conductor de la obra.

Este proceso encaja muy bien con el espacio en blanco, prácticamente vacío, que envuelve la escena. Hay, únicamente, once taburetes que las actrices irán moviendo según requieran. Otros elementos se van introduciendo paulatinamente según avanza la acción como una maleta donde las actrices buscan su propio vestuario, muy dispar entre sí, convirtiéndose este en un elemento visual clave para la individualización de los propios personajes.

Esta búsqueda y esta construcción se produce a través de la representación de papeles femeninos de grandes clásicos de la literatura dramática, por lo que toda la pieza ocurrirá bajo la apariencia de un ensayo actoral. Este juego de configuración de los personajes es lo más interesante que ofrece la obra.

Las escenas corales están, en general, bien construidas y dan consistencia a la representación. Sin embargo, algunos momentos de coreografía no aportan demasiado al texto y contribuyen a que la obra tenga un ritmo inestable que oscila entre la fuerza del inicio, que atrae e incluso produce risa en el público, hacia otros momentos más débiles causados, a veces, también, por el propio texto.

Como actrices, estas mujeres introducirán alusiones y parlamentos de textos tan representativos como La gata sobre el tejado de zinc, Yerma o La casa de Bernarda Alba, obras, siempre donde el personaje femenino tiene una gran fuerza, todo ello intercalado dentro del propio texto del autor que es el que ofrece el hilo conductor.

Es este un texto en el que se juega con el metalenguaje, la repetición, la homofonía y también con el verso para construir una obra que huye de conceptos preconcebidos y definiciones estancas. Con esta pieza se busca hacer reflexionar al público sobre el teatro, la capacidad constructora de la palabra, la singularidad de la mujer y del individuo en la sociedad, manteniendo siempre una clara intencionalidad poética.

 

Elena Martínez Moriel, ITEM

 

Amanda H. C., Proyecto Duas, “La mujer será una actriz con un papel siempre a medio escribir”

 

la-1 la-2 la-3

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Logo