1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

  Sinopsis: La comedia se concreta en la necesidad de decir la verdad o mentir, para con esta lograr que relaciones de matrimonio, amistad, profesionales, etcétera, no se perviertan cuando uno de los componentes ignora la verdad de los hechos. Sobre esta idea se asienta una comedia de enredo.

Autoría: Florian Zeller

Traducción: Alberto Casatrillo Ferrer

Versión: David Serrano

Dirección: Claudio Tolcachir

Ayudante de Dirección: Nacho Redondo

Producción: Carlos Larrañaga, Nicolás Belmonte y Olvido Orovio

Ayudante de producción: Andrés Belmonte

Distribución: Ángel Galán Comunicación

Compañía: Timbre 4

Reparto: Pablo: Carlos Hipóito; Alicia: Natalia Millán; Miguel: Armando del Río; Laura: Mapi Sagaseta

Escenografía: Elisa Sanz

Ayudante de Escenografía: Paula Castellanos

Construcción de Escenografía: Mambo y Sfumato

Iluminación: Juan Gómez Cornejo

Vestuario: Elisa Sanz

Ayudante de Vestuario: Paula Castellanos

Diseño del Cartel: Javier Franco

Fotografía: Sergio Parra

Vídeo Promocional: La mentira

Fecha del Estreno: 23 de septiembre de 2016

Teatro: Teatro Maravillas

Duración: 1 hora y 30 minutos

Género: Comedia

Web Oficial: La mentira

Entrevistas y reportajes:

José Luis Romo,Metropoli-El Mundo: “La infidelidad nos afecta a todos”

Ana Uslé,Cadena SER:“Entrevista a Carlos Hipòlito que vuelve al Teatro Maravillas con ´La Mentira´ de Florian Zeller”

El ojo crítico-RTVE:“´La mentira de Claudio Tolcachir y el baúl de Rubén Darío-19/09/2016”

Raquel Garzón,El País Semanal-El País: “Claudio Tolcachir:´Si el teatro tiene hoy un sentido, es ponerte en lugar del otro”

antunano

Como se apunta en la sinopsis el tema central de la comedia se apoya en el enredo que se produce en dos matrimonios, cuando uno de los componentes decide decir la verdad, lo que desencadena el afloramiento de una cadena de ocultamientos y que la felicidad se transforme en un infierno. La obra que obedece al esquema tradicional de comedia de enredo parte de una larga escena introductoria, donde dos matrimonios plantean el problema de decir siempre la verdad o no, como tema de una discusión teórica. Quizá esta primera escena, con muchas intervenciones divertidas, sucede demasiado rápida y no contribuye a sentar bien las bases de lo que ocurrirá después. El incidente desencadenante ocurre, cuando el protagonista, un personaje contemporaneizador, le gasta la broma a su mujer, el típico personaje de una pieza en sentido decimonónico, al decirle que le ha sido infiel. A partir de este momento se suceden las situaciones entre esta pareja y otra de amigos y partícipes de las mutuas infidelidades, con un continuo cambio de situaciones, donde cada personaje pasa de burlador a burlado sin solución de continuidad. El primer final termina con la reconciliación de las parejas porque todas las historias de infidelidades han sido producto de la invención y bromas de mal gusto; sin embargo en el segundo final, que parece una pirueta, sin lógica verosímil, de la ¿autora? del ¿director?, el protagonista reconoce que en realidad él ha sido infiel a su mujer con la de su amigo. Final abierto, que rompe la lógica del arco del personaje protagonista (carecen de sentido la tribulaciones por las que pasa, si él es un mentiroso).

La dirección busca más la eficacia, que la verosimilitud de una comedia que es compleja en el desarrollo de las diferentes situaciones y en el engarce entre las mismas. Tolcachir opta por la rapidez excesiva para la comprensión de los enredos y por acentuar la comicidad de Hipólito que coloca gag, domina la gestualidad cómica y saca partido de cualquier situación cómica. Ante un actor deslumbrante y de contrastada eficacia, se desentiende de los demás que son meros tipos (o muñecos) para el juego del actor principal. Solo cuida el tráfico de actores sobre el escenario y la mecanización acertada de las entradas y salidas de los personajes, interrumpiendo las escenas y dando lugar a otras nuevas. Una dirección rutinaria, pero suficiente para que el espectador disfrute de una divertida comedia que contiene un interesante trasfondo que no aflora.

José Gabriel López Antuñano, UNIR

 

 

Dafne Arencibia, Mas Teatro: “Crítica de ´La mentira´»

Natalia Eseverri, El arcón de Natalia: «Crítica La mentira»

Santiago Navajas, Libertad digital: » ‘La mentira’ o la comedia total»

Aldo Ruíz, El teatrero: » ‘La mentira’: un genial Carlos Hipólito embauca a Natalia Millán en una comedia de alta escuela»

Tras las máscara: «La mentira, crítica teatral»

 

» “Delicadeza” es una de las palabras claves de la situación que se produce en “La mentira”, la obra…»

Natalia Eseverri

El arcón de Natalia

«El Teatro Maravillas acoge una de las grandes comedias de la temporada, ‘La Mentira’, del francés…»
Aldo Ruíz

El Teatrero

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo