1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Sinopsis: En una de sus grandes obras Strindberg escribe en boca de uno de sus personajes:"No era la victoria lo que yo amaba, sino el combate". Y así fue la vida de Strindberg, una lucha casi eterna. Contra el conservadurismo, contra el capital, contra la hipocresía, contra el feminismo, contra su mente... Lo que plantea en esta obra es, igualmente, otra lucha; una lucha de poder entre dos mujeres en el ring de la vida. Una calla y la otra habla. Aunque podrían estar sentadas frente a un espejo. Antagónicas pero complementarias. ¿Quién es la más fuerte?...pero...¿hay una más fuerte?. Ustedes decidirán esta cuestión... Con los hermosos poemas de Eugenio López García convertimos en una a dos mujeres que, en el fondo, están unidas por los hilos invisibles del amor. Una manifestación poética del alma de la mujer, un canto a la libertad. La fuerza y la debilidad que se confunden en el poliédrico mundo femenino.

Dramaturgia:

Autoría: August Strindberg, Eugenio López García

Dirección: Óscar Olmeda

Compañía: Complejo de Esquilo

Reparto: : Irina Platas y Helena López

Iluminación: Manuel Almaraz (luces y sonido)

Fecha del Estreno: 11 de octubre de 2015

Teatro: Teseo Teatro

Duración: 60 minutos

Género: Drama

 

 

abel

“No era la victoria lo que yo amaba, sino el combate”. La compañía Complejo de Esquilo cita en la página web de Teseo Teatro esta frase que el propio August Strindberg escribió para otro personaje en otra obra para hablar de La más fuerte. Se trata de un monólogo escrito por el escritor sueco en 1888 en el que una mujer le habla a otra (que no interviene) que descubrimos, a lo largo del texto, que es la amante del marido de la primera mujer. Alrededor del texto de Strindberg podemos escuchar poemas de Eugenio López García que, junto con el texto ya mencionado, parece hacer ver que las dos mujeres de ya mencionadas (la que pronuncia el monólogo y la amante de su marido) tienen más en común de lo que se pudiera aparentar, como si a ambas les uniera una fuerte pasión por el amor.

La dirección de las actrices hace que ambas actrices pasen gran parte de la obra bajadas el escenario, frente al público y en el pasillo que separa las dos mitades del patio de butacas. Puedo imaginar que debe de estar hecho así para aprovechar al máximo el espacio de una sala pequeña como la del Teseo Teatro, potenciando la sensación de cercanía con el público. A pesar de este uso del espacio, las actrices mantenían una fuerte cuarta pared, en la que en algunas ocasiones había demasiado estatismo en la dirección de las actrices.

El trabajo de las actrices (que sobre todo se relacionaban mediante las miradas y las energías escénicas) fue correcto. Ambas estaban en lo que les tocaba hacer. Sí que puedo decir que en algunas partes el texto me pareció bastante repetitivo en cuanto a las distintas entonaciones de las palabras, como si estuviera algo automatizado. También fallaba en momentos puntuales la dicción y el volumen, sobre todo en principios o finales de frase.

En resumen, se trata de una obra bella ejecutada con corrección, sin mucho más. A mí personalmente me dejó un poco frío. También puedo suponer, guiándome por críticas de otras personas que han visto la obra en otras ocasiones, que otras veces debe de haber ido mejor, y no me cabe duda de que son profesionales capaces de mucho más, simplemente viendo la cantidad de trabajo distinto que tienen en la sala.

Abel Pérez, ITEM

 

la-mas-fuerte-2 la-mas-fuerte-3

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo