1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Sinopsis: Érase una vez una visión arrebatada de la vida y la libertad. Un panegírico desesperado de la joie de vivre o alegría de vivir con un hombre triste, un robot de limpieza, un disfraz de Mickey Mouse, una bailarina… y espuma. Publicada poco después de la 2ª Guerra Mundial, La Espuma de los días (L’Écume des Jours), de Boris Vian, es una “desgarradora novela de amor”, firmada por un joven autor sentenciado a muerte por una cardiopatía y poseído por un desesperado vitalismo. ¿Qué esperanza hay para los sentimientos románticos cuando la ciudad del amor es la segunda más cara del mundo? En esta apropiación contemporánea de la célebre novela La Espuma de los días, de Boris Vian, asistimos a la chispa del amor y su extinción bajo el signo de la crisis somática y económica. La enfermedad es un electroshock necesario para cuestionarnos algunos convencionalismos, soñar otros cielos.

Autoría: María Velasco (A partir del texto de Boris Vian)

Dirección: María Velasco

Producción: Teatro Español y María Velasco en colaboración con la Comunidad de Madrid

Ayudante de producción:

Producción ejecutiva: Ana Carrera

Coordinación técnica:

Reparto: Miguel Ángel Altet. Fabián Augusto Bohórquez. Lola Jiménez. Natalie Pinot.

Vestuario: Daniel Voltta (con la colaboración de la compañía)

Realización de Vestuario:

Fecha del Estreno: 21 de noviembre 2019

Teatro: Español

Sala: Margarita Xirgu

Duración: 90 minutos aproximadamente

Festivales: Festival Escena Abierta de Burgos en Enero del 2019

Web Oficial: https://www.teatroespanol.es/la-espuma-de-los-dias-3d

Crítica teatral de La espuma de los días 

Ixchel Lacroix – Máster en Teatro y Artes Escénicas UCM 

Al entrar a la sala Margarita Xirgu, el espectador se ve envuelto en una atmósfera calurosa, llena de humo, en donde una cortina de tiras de plásticos que rodea el escenario, nos muestra cómo este universo aislado deja ver a unas actrices bronceándose sobre el escenario, hasta que el levantamiento de una caracola de un montículo de arena, acciona el espacio sonoro que da paso a la acción desencadenante del espectáculo: un discurso un tanto metafórico del personaje, a manera de introducción, en donde el espectador puede comenzar a hacerse una idea de lo que está apunto de presenciar y que, a mi parecer, es una orientación para lograr el entendimiento del discurso que quiere ser transmitido.

            María Velasco nos presenta una “apropiación”, como ella lo denomina, de La espuma de los días, de Boris Vian. Ella usa este texto y lo toma como excusa para “pervertir” una obra donde, aparentemente, lo que se cuenta es la relación de dos parejas, pero donde el argumento en sí es mucho más complejo.

            Si bien se tocan temas como el feminismo, el existencialismo, la melancolía y la joie de vivre, los temas que más resaltan y los que son más recurrentes en los diálogos son: el amor y la muerte, que hacen presencia desde el comienzo hasta la escena final. El universo de estos personajes está en París, la muy conocida ciudad del amor que nos hace soñar por su arquitectura, música y un imaginario mundo bohemio que se manifiesta en las distintas artes, sin embargo, los personajes señalan otra realidad que si bien, cada uno de ellos tiene una carga interior muy compleja donde nos dejan ver su naturaleza fatídica, en conjunto nos muestran un París que no resulta ser el soñado y que los envuelve en una atmósfera decadente de desilusiones y desesperanza, en donde el amor culmina en tragedia.

            A nivel escenográfico el espectáculo en sí, no nos deja una estética muy clara, ya que nos muestra espacios que van desde lo realista, donde se nos sitúa en la playa al ilustrarnos los montículos de arena, pasando por la narrativa, donde se nos muestran ciertos elementos que puedan proporcionarnos una información locativa, como el sofá, espacios en los que se llega a jugar con lo abstracto, pero a su vez, estos espacios se ven acompañados de un elemento escenográfico que nos traslada a lo teatral, el micrófono con pedestal, que funge como elemento clave dentro de la ficcionalidad de la obra, para ir presentando las circunstancias dadas de los personajes y, a manera de narración, acontecimientos que van ocurriendo durante la trama y que van siendo acompañados por la acciones de los mismos y que a su vez éstos, en cuestión de segundos, van transitando en los distintos espacios del escenario.

            Si bien, todo este cúmulo de estrategias estéticas pueden llegar a causar visualmente en los espectadores, una sensación de desagrado o desarmonía, lo cierto es que, en todo ese conjunto de elementos visuales, logra crearse una contradicción coherente que va acompañada, del espacio sonoro, lumínico y actoral, acorde a lo anticipado con el discurso introductorio del actor y que si bien, posiblemente el planteamiento en la forma de la obra no haya sido el más óptimo, en el fondo todos los elementos logran una concordancia que es congruente con el espectáculo en su totalidad.

Alberto Conejero, “María Velasco, toca prender fuego a la casa de las palabras” Teatro Madrid

José-Miguel Vila,  ‘La espuma de los días’: una incendiaria, radical y desal entadora historia de amor, Diario crítico

Isamael Lomana,  “Dónde está la alegría?”, En Platea

José Catalán Deus, “Espuma y resaca” Periodista Digital

El Lobo Estepario, “La espuma de los días”, Literatura y Teatro

Raúl Hernández Garrido,  “La espuma de los días: escisión del yo y cuerpo fantasmático”, Ovejas Muertas

Charli in red, «’La espuma de los días’ en Teatro Español» Vista teatral

Alba Trueba, “Un cuchillo entre los labios.” ,Teatro Madrid

Juan Salinas Quevedo, El asombrario & Co., “La espuma de los días, obra cumbre del ‘maldito’ Boris Vian sube a escena”

Luis de Luis,“Teatro: María Velasco esparce La espuma de los días. Dead flowers” Periodistas en español 

Javier Vallejo,“Boris Vian en el Pompidou”, El País

Horacio Otheguy Riveira,  “La vida por delante en una exuberante Espuma de los díasCulturamas

José Ramón Díaz Sande,  “La espuma de los días– Boris Vian- María Velasco”, Madrid teatro

Ángel Esteban Monje, “La espuma de los días”, Kritilo

Watanabe Lemans,  “la espuma de los días. Cómo hacer crecer un nenúfar en nuestro cerebro”, Mi reino por un caballo

Bamboo Grows Deep, “La espuma de los días, Teatro Español. Desde la obra literaria de Boris Vian.

 

“Que se titule de la misma forma tiene un pase, pues es una metáfora muy jugosa; que haga alusión al escrito del novelista francés ya es enteramente cuestionable”.

Angel Esteban Monje

Kritilo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Logo