1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

 

Sinopsis: La conocida pieza de teatro del absurdo de Ionesco: La reunión de dos parejas en la casa de uno y los diálogos y acciones sin sentido, que se cruzan o se producen entre ellos. Cada uno instalado en su mundo no logra trabar una conversación coherente, reflejando el absurdo de la existencia y la incomunicabilidad y soledad de los seres humanos.

Autoría: Eugène Ionesco

Traducción: Natalia Menéndez

Versión: Natalia Menéndez

Dirección: Luís Luque

Ayudante de Dirección: Álvaro Lizarrondo

Producción: Pentación Espectáculos y Teatro Español

Ayudante de producción:

Reparto: Adriana Ozores, Fernando Tejero, Joaquín Climent, Carmen Ruíz, Javier Pereira y Helena Lanza

Escenografía: Mónica Boromello

Iluminación: Felipe Ramos

Movimiento:

Vestuario: Almudena Rodríguez Huertas

Maquillaje: Lola Gómez

Peluquería: Lola Gómez

Música: Luís Miguel Cobo

Diseño del Cartel: Javier Naval

Fotografía: Javier Naval

Vídeo Promocional: La cantante calva

Fecha del Estreno: 3 de mayo de 2017

Teatro: Teatro Español

Duración: 70 minutos

Género: Comedia

Festivales: Semana Grande Fundación Cajamurcia (Murcia); Festival Internacional de Teatro, Música y Danza de San Javier (Murcia)

Web Oficial: La cantante calva

Entrevistas y reportajes:

Jose Luis Romo, El Mundo: “Luis Luque:´La sociedad moderna está sumida en el desconcierto”

Likes: "Adriana Ozores y Fernando Tejero juntos con ´La cantante calva´”

Atención obras:“´La cantante calva´, por Luis Luque”

La sala, RTVE: “Luis Luque, Carmen Ruiz y ´La cantante calva"

 

 

antunano

El texto asombró en Francia en el estreno por una aparente novedad, la del llamado teatro del absurdo, que Ionesco exportó desde su natal Rumanía a occidente; sin embargo ya era un teatro que contaba con una larga tradición en países de la Europa del Este. Ionesco quedó como inventor del teatro del absurdo y quizá esta cuestión merezca una revisión. Sobre La cantante calva, conocida para muchos espectadores, novedosa para algunos otros, resulta hoy un texto “pasado”. Es cierto que el mundo actual está tan dislocado como el de la postguerra de la segunda guerra mundial, pero las razones y motivos son otras, como las consecuencias, por lo que las analogías que puedan establecerse entre el texto del estreno y el subido a escena ahora, resultan forzadas o desfasadas. El resultado es que el texto en sí mismo produce la sonrisa por el absurdo de situaciones en algunos momentos, pero le falta la frescura propia del teatro del absurdo de provocar la sorpresa y de romper la estabilidad del mundo del espectador y hacerle pensar sobre su situación personal en el presente. La cantante calva hoy es un texto simpático, pero no demoledor. Al carecer de esta característica, de otras propias del teatro del absurdo como manifestación del existencialismo vital, en unas coordenadas temporales dadas, y de la falta de impacto, el texto muestra al espectador de hoy todos sus problemas: la falta de consistencia, la repetición, cierta simplicidad, la carencia de conflictos claros, etc. Una primera lectura del texto hoy parece plana y aconsejaría no desempolvar el texto de las bibliotecas.

Pese a estas dificultades, el director para su puesta en escena se sirve de él como pretexto para crear un artefacto teatral, donde el ingenio dramatúrgico funciona. Depura mucho el lenguaje, la traducción es destacable, porque extrae diálogos cómicos, donde apenas se insinúan en las traducciones publicadas, aunque sí están en el original. Asimismo, el director descarga la pieza de todo contenido ideológico y se centra en el entretenimiento del público. Hacer reír es el objetivo y lo consigue con la fortuna de un elenco dotado de vis cómica, con capacidad para protagonizar situaciones absurdas, sin cuestionarse que lo son, extrayendo de ellas todas las posibilidades cómicas. El director y los actores, que da la impresión que aportan mucho de su bagaje personal, buscan situaciones y efectos cómicos visuales que, aunque fuerzan el texto del autor y consiguientemente la acción dramática, resultan eficaces para solazar a los espectadores. El problema es que las risas (y el entretenimiento) va de más a menos, porque la repetición de efectos cómicos está ahí y el efecto sorpresa desaparece.

El espacio escénico reproduce con gusto y detalle una sala de estar burguesa del siglo XX, sin que sea fácil precisar la época concreta. Ayuda a producir los efectos deseados, porque cuenta con artificios para provocar la sorpresa. El vestuario recuerda el característico diseñado para esta pieza en su creación.

José Gabriel López Antuñano, UNIR

 

 

Rocío García, El País: “´La cantante calva´ sigue viva”

Julio Bravo, ABC-Cultura: “´La cantante calva´, de Ionesco, existencialismo para todos los públicos”

EFE: “Adriana Ozores y Fernando Tejero llevan ´La cantante calva´ al Español.

Diario de Madrid: “El Teatro Español estrena “Lal cantante calva”, dirigida por Luis Luque”

Miguel Gabaldón, Notodo.com: “La cantante calva”

«Es una apuesta como mínimo compleja la de ofrecer La Cantante Calva –cumbre y casi fundadora del …»

Hugo Álvarez Domínguez

Butaca en anfiteatro

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo