1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

 

Sinopsis: El mito de Salomé en masculino. Desde el relato bíblico Valle salpica el texto de múltiples ecos con los que los personajes evidencian sus miserias dentro del ambiente sórdido de un pueblo.

Autoría: Ramón M. del Valle-Inclán

Dirección: Irina Kouberskaya

Compañía: Tribueñe

Reparto: Enrique Simón (Don Igi), Rocío Osuna (La pepona), Miguel Pérez-Muñoz (El Jándalo), Pablo Mújica (Valerio el Pajarito), Ángel Casas, Chelo Vivares, José Manuel Ramos, Pablo Mújica y Edgar Gómez (Mozos), Nené Pérez-Muñoz, Badia Albayati y Virginia Hernández (Mozas).

Escenografía: Taller Artesano

Iluminación: (Diseño de luz) Paula Sáchez y Miguel Pérez Muñoz (Técnico de Iluminación): Paula Sáchez

Movimiento: (Coreografía) Sergey Crytsay

Vestuario: Hugo Pérez de la Pica

Realización de Vestuario: Marimí Sánchez

Utilería: (Atrezzo) Matilde Juárez

Teatro: Tribueñe

Duración: 60 minutos

Género: Drama

Entrevistas y reportajes: La tarde en 24 horas – La hora cultural en 24 h., “Entrevista a Irina Kouberskaya y Chelo Vivares”

 

elenaLa cabeza del Bautista es una obra de Valle-Inclán que en 1927 fue publicada junto con otras cuatro bajo el título de Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte. Aunque el teatro de Valle no fue muy aplaudido en su tiempo, hoy tiene mucho que decir, al menos así lo considera la directora de este espectáculo Irina Kouberskaya, quien en el teatro Tribueñe contribuye, desde hace tiempo, a que este autor esté cada día más presente en el repertorio de la compañía.

No hace mucho, este equipo emprendió la gran hazaña de llevar a escena todo el retablo en una misma sesión de teatro que tuvo lugar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Ahora, cada una de las obras que constituyen este retablo se representa de manera independiente. La cabeza del Bautista, subtitulada en la versión escrita antes mencionada como Drama de marionetas, cuenta la historia de tres personajes don Igi (Enrique Simón), la Pepona (Rocío Osuna) y el Jándalo (Miguel Pérez-Muñoz) manejados por la avaricia, como si de marionetas se tratasen.

Don Igi, es un hombre que ha hecho fortuna en América y que, de vuelta a España, ha abierto un café con billares. Vive amancebado con una mujer, la Pepona, considerablemente más joven que él. Un día, aparece por el café Alberto Saco, un joven atractivo que también viene de América y cuya presencia atormenta a don Igi, al que amenaza con desvelar un gran secreto, solo callará a cambio de dinero.

El escenario se construye con escasos elementos tales como un cortinaje de chorrillos verdes al fondo, algunos taburetes, una mesa de madera y el elemento más destacado, un diván rojo con ruedas que los personajes van moviendo de acuerdo a las necesidades escénicas de forma coreografiada; también, está presente un interesante gato de tela que contribuye a la creación de la estética ridícula y grotesca que envuelve a la obra.

Los tres actores que interpretan a los personajes principales consiguen trasmitir la esencia grotesca que caracteriza a cada uno de ellos, destacando don Igi quien se moverá entre la fugaz grandeza que le otorga su fortuna y la debilidad y el miedo que le persiguen. Además, aparecen un grupo de mozos que acompañarán a Saco, y en este montaje se integra un grupo de mozas que contribuyen con sus cánticos a la creación de la atmósfera dando un matiz de comicidad con sus paseillos.

La coreografía, la canción y el baile tienen una importancia reseñable, estas contribuyen a la creación del espacio e incluso intensifican las relaciones de los personajes.

La cabeza del Bautista de Tribueñe es una buena forma de acercarse al teatro de Valle-Inclán, una obra recomendable para ver materializadas en escena las debilidades y deformaciones del alma humana a través de unos personajes vacíos pero cargados de crítica y reflexión con una propuesta de dirección que sabe sacar la esencia de la obra de este autor.

 

Elena Martínez Moriel, ITEM

 

 

cabeza-imagen

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo