1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sinopsis: En un futuro no lejano, el partido en el gobierno, Pueblo en Pié (léase Podemos), necesita pagar los onerosos intereses de la deuda del Estado Español. Una fórmula: vender cuadros de la pinacoteca del Prado, Las Meninas entre otros. Para ejecutar el proyecto, prevén que una Monja copista realice una copia y “vender” esta decisión a la opinión pública y los restantes partidos como la mejor opción, no solo porque un país de petrodólares asuma la deuda, sino también por considerar al arte y la cultura como algo superfluo y su valoración en función de la subjetividad del individuo, siempre influenciado (o manipulado) por los medias. De aquí arrancan diversas tramas: unas relacionadas con la copista que, halagada, se siente un genio; otras con teorías del arte o la postergación de este ante la pérdida de valor adquisitivo y bienestar; unas terceras contra la pérdida de identidad de la sociedad contenporánea.

Autoría: Ernesto Caballero

Dirección: Ernesto Caballero

Reparto: Carmen Machi, Mireia Aixala y Francisco Reyes

Escenografía: Paco Azorín

Ayudante de Escenografía: Isabel Saíz

Construcción de Escenografía: Taller de Escenografía de Sant Cugat

Iluminación: Paco Azorín

Videoescena: Pedro Chamizo

Vestuario: Ikerne Giménez

Realización de Vestuario: Sandra Calderón

Espacio Sonoro: Luís Miguel Cobo

Diseño del Cartel: Javier Jaén

Fotografía: David Ruano

Fecha del Estreno: 16/12/2017

Teatro: Valle Inclán

Duración: 1 hora 30 min.

Género: Comedia

Web Oficial: Centro Dramático Nacional

Entrevistas y reportajes:

Natalia Esverri, El arcón de Natalia: “Las obras de Ernesto Caballero, yo no me las imagino dirigidas por otra persona”

antunanoErnesto Caballero acierta en captar problemas de la sociedad española actual (el escaso interés por la cultura, el mínimo aprecio hacia valores pretéritos, la necesidad perentoria del bienestar, la superficialidad de partidos, eruditos y población, las teorías del arte subjetivas todas y algunas derivadas de la postmodernidad, etcétera) y traducir en sátira esos problemas de la sociedad española, perfectamente identificables. El espejo de la sociedad se sitúa frente al espectador y se acumulan en la comedia situaciones que trasladan noticias, artículos pseudo-eruditos de revistas científicas, frívolas declaraciones políticas entorno a la cultura y la sociedad, circunstancias personales donde figurar es más importante que ser, etcétera. Junto a este friso, el diálogo sobre la función del arte, la subjetividad en la valoración de las obras artísticas, la anécdota o la ocurrencia artística capaz de borrar valores imperecederos del arte, etcétera; y la frustración de tres personajes, que capitulan de sus principios cuando el halago o la necesidad de conservar el puesto de trabajo es prioritario. Muchos temas, acaso demasiados, que se enuncian, se describen, se identifican, se critican mediante la sátira, pero sin ir más allá, dejando la sensación de apertura de muchos frentes, que no cuajan, y sin que el autor delimite con precisión el objetivo de la crítica. En esta línea, se echa en falta un mayor desarrollo de los asuntos propuestos, de manera que la crítica posea un mayor calado, el posicionamiento global del autor resulte más sólido y menos artificioso, y la estructura dramática de la obra tenga un mayor desarrollo. En este sentido, llama la atención que con la abundancia de ideas, estas no tengan progreso y estructuralmente respondan al planteamiento de una obra corta, que de alguna manera se repite con un esquema parecido y algunas variantes por tres veces.

En la sátira existen dos planos complejos de articular en la misma obra y no conseguidos: la crítica socio política a través del arte y las ocurrencias de la monja copista (Carmen Machi) ante las cuestiones que le plantean la directora del Museo y un guarda de seguridad, y los éxtasis creativos de la primera (vanguardismo frente a clasicismo) que se enhebran mal en el tejido de la estructura dramática, aunque sean ocasión de lucimiento de la actriz. El buen trabajo, la comicidad y la variedad de recursos de Machi consiguen entretener y divertir, aunque la sátira se quede en la superficie de las cuestiones a las que se enfrenta el autor y director. En la puesta en escena, tres pantallas, donde se reproduce el cuadro de Velázquez parcial o en su totalidad, recogen un área de actuación reducido, donde Machi con sus cualidades y hábil con las complicidades con el público se exhibe.

José Gabriel López Antuñano

ARES – UNIR

 

 

 

Mario Martín Lucas, El español: “Me gusta acudir a cada nuevo espectáculo teatral con la mente como un lienzo en blanco”.

Javier Vallejo, El País: “Del convento al concepto”.

Juan Ignacio García Garzón, ABC: “La autora de Las meninas, el valor del arte”.

Marta Cervera, El periódico: “Carmen Machi, de zorra a monja”.

 

 

 

Del convento al concepto.

Javier Vallejo

El País

Carmen Machi, de zorra a monja.

Marta Cervera

El periódico

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Logo