1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Sinopsis: El rey Lear ha gobernado durante muchos años. Cuando la edad comienza a superarlo, decide dividir su reino entre sus tres hijas, deseando pasar el resto de sus días sin las preocupaciones del corte. Un hombre orgulloso, permite que la vanidad le nuble el juicio, creyendo que puede renunciar a la corona, pero disfrutar de la misma autoridad y respeto como antes. Al juzgar mal la lealtad de sus hijas y sus sirvientes, Lear pronto se encuentra despojado de todas las ventajas, de la riqueza y del poder que había dado por supuesto.

Autoría: Shakespeare

Dirección: Gregory Doran

Producción: Royal Shakespeare Company

Reparto: Romayne Andrews – Soldado Antony Byrne – Kent Clarence Smith – Albany David Troughton – Gloucester Graham Turner – el Bufón Ewart James Walters – Old Man Kelly Williams – Regan Eke Chukwu – Soldado James Andrews – Cornwall James Cooney – Soldado Bethan Cullinane – Dama Marième Diouf – Dama Paapa Essiedu – Edmund Jenny Fennessy – Dama Kevin N Golding – Curan Marcus Griffiths – el rey de Francia Nia Gwynne - Goneril Oliver Johnstone – Edgar Byron Mondahl – Oswald Theo Ogundipe – el duque de Borgoňa Antony Sher – Lear Natalie Simpson – Cordelia

Escenografía: Niki Turner

Iluminación: Tim Mitchell

Movimiento: Michael Ashcroft

Vestuario: Niki Turner

Ayudante de Vestuario: ario”]

Espacio Sonoro: Jonathan Ruddick

Vídeo Promocional: https://www.rsc.org.uk/king-lear/past-productions/in-focus-gregory-doran-2016

Teatro: The Royal Shakespeare Company

Sala: The Barbican

Duración: 181 min.

Género: Tragedia

 

El Rey Lear de Royal Shakespeare Company

Katerina Popiolkova – Máster en Teatro y Artes Escénicas

katerinaSiempre, cuando la Royal Shakespeare Company lleva a cabo una nueva obra shakespeariana, y en particular el Rey Lear, que muchos consideran la mejor obra del autor, las expectativas son muy altas. Es comprensible, ¿quién debería ser más apto para escenificar a Shakespeare que la compañía que lleva su nombre en la denominación? Y hay que admitir que la RSC raramente decepciona. El Rey Lear, bajo la dirección escénica de Gregory Doran y con Antony Sher de protagonista, demuestra, otra vez, el alto nivel de la compañía y comprueba su prominente posición en la escena mundial.

 

Antes de hablar de los muchos aspectos positivos del montaje, quiero mencionar dos cosas que creo que se podrían haber omitido y el resultado sería mejor: a veces los actores elevan la voz demasiado o directamente gritan sin justificación ninguna, segundo, la última escena, en la que entra Lear sosteniendo a Cordelia en brazos, no trasmite la profunda emoción de desolación y amor paternal como uno esperaría. Probablemente, es por la distancia que crea el director entre Lear y el resto de los personajes cuando le asienta sobre una plataforma de ruedas tirada por dos criados que se retiran al traerla a la escena. De esta manera, Lear parece elevado sobre la tierra como si fuera un santo y, así, separado de los demás en el momento en el que manifiesta su cara más humana e íntima en toda la obra. Desde mi punto de vista, la escena tendría mucho mayor sentido e impacto si Lear hubiera entrado caminando, llevando a Cordelia en brazos, luego, habría muerto entre la gente sin tener reservado un puesto especial en el espacio. Aparte de estos dos detalles, la puesta en escena queda muy limpia y coherente y, al mismo tiempo, intensa y emocional.

El impresionante Antony Sher cumple, con resolución, todos los requisitos que el exigente papel demanda: su Lear es viejo pero no decrépito, es inestable pero no psicótico, es cruel y sensible, duro y vulnerable. En la obra, no hay ningunas actuaciones flojas, pero sí que hay actuaciones destacables: las de David Troughton (Gloucester) y Paapa Essiedu (Edmund), y las de Nia Gwynne (Goneril) y Kelly Williams (Regan). Los mejores momentos de Troughton llegan en la segunda parte del espectáculo – su enceguecido y confundido Gloucester es tan verosímil que uno tiene ganas de levantarse e ir a abrazarle. En cuanto a Paapa Essiedu, un joven talento de la compañía, el actor logró dotar su personaje de Edmund de irresistible encanto y vileza a la vez. Sus entradas siempre traen mucha frescura y dinamismo a la escena. Las dos hijas, interpretadas por las dos actrices maravillosas, escapan de las estereotípicas cajillas de “hermanas maliciosas” y crean dos caracteres mucho más profundos y heterogéneos.

La escenografía y el vestuario, en perfecta armonía, están diseñados por Niki Turner. Los matices de negro, blanco y dorado acompañan toda la representación, desempeñando más, bien un papel simbólico que ambiental. Así, se enfatiza la universalidad y multiplicidad de niveles que la obra tiene en sí.

En conclusión, el más reciente Rey Lear de Royal Shakespeare Company es un éxito rotundo. Las tres horas de la representación, que no son poco, pasan volando. La puesta en escena es elegante, profunda y emocional, tiene unidad y estilo, en fin, no le falta ni le sobra nada.

 

Michael Billington, „King Lear review – Sher shores up his place in Shakespeare royalty“, The Guardian (4/5) 

Nicola Watkinson, „King Lear“, Playstosee.com (5/5) 

Dominic Cavendish, „Anthony Sher’s monumental King Lear is a crowning achievement in his career“, The Telegraph (4/5) 

Susannah Clapp, „King Lear review-more angaging than raging“, The Guardian (3/5) 

Elisabeth Vincentelli, „Review: A ‘King Lear’ in Which You Feel for All the Daughters“, NY Times (7/10) 

David Finkle, „KING LEAR: ANTONY SHER MAKES FOOLISH OLD AGE MEMORABLE“, New York Stage Review (4/5) 

Mark Shenton, „Physically subdued“, The Stage (3/5) 

“Los matices de negro, blanco y dorado acompañan toda la representación, desempeñando más, bien un papel simbólico que ambiental. Así, se enfatiza la universalidad y multiplicidad de niveles que la obra tiene en sí.”

Katerina Popiolkova

Máster en Teatro y Artes Escénicas UCM

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo