1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Sinopsis: Jerusalem es una obra enorme. Arrolladora. Como un gigante. Como un ejército de gigantes. Como una noche de fiesta memorable. Un cuento punk con danzas Morris y reinas de mayo, y drogas y versos y risas y cantos, que contiene la energía necesaria para mover una montaña y luego despega, ligera, ingrávida, como la última nota que desafina un borracho atravesando la noche. Y también es, como suelen serlo las grandes obras, misteriosa, escurridiza e inalcanzable. Como un truco de magia, como un hada que desaparece en medio del bosque. El bosque frondoso, exuberante y mágico de Inglaterra. El paisaje mítico, ancestral, de los bosques de Inglaterra. El bosque de Sherwood. El bosque de Arden. Todos los bosques. El sitio donde se pierden las almas antes de volverse a encontrar. Jerusalem es el bosque y el bosque es “el Gallo”. Johnny Byron “El Gallo”. El antihéroe romántico. El “prota” de la fiesta. Un astro sol. Un borracho. Un pirata loco. Un ogro, un visionario, un camello detestable. Un gitano chulo y alocado inventándose el mundo desde una caravana. Una vez y otra. El puto flautista de Hamelín pasado de vuelta. Y William Blake y Jezz Butterworth y Sir John Falstaff. Un troll okupa, un insumiso, un monarca. El Rey del bosque de Flintock. La leyenda de Wiltshire. El dragón que protege la princesa del terrible San Jorge. El “camello” que inventa las historias más estratosféricas. Un loco, un farsante, un místico, un genio, un colgado, un moribundo, un rebelde, un enfermo, un poeta, un paria. El mismo Jesucristo, ¿por qué no? Un Cristo vicioso y guasón que levanta dos dedos al mundo. Risueño. Humilde y arrogante. Enseñando los dientes. Desafiando. Johnny Byron “El Gallo”. Dios y diablo. Un hombre. Un trozo de eternidad. Imperfecto. Infinito. Insondable.

Dramaturgia: Jez Butterworth

Autoría: Jez Butterworth

Traducción: Cristina Genebat

Dirección: Julio Manrique

Ayudante de Dirección: Xavi Ricard

Producción: (Direccción) Maite Pijuan (Produccion)Marina Vilardell Mireia Farrarons

Ayudante de producción:

Producción ejecutiva:

Coordinación técnica:

Compañía: Inma Jerez (Gerente)

Reparto: Chantal Aimée, Pere Arquillué, Guillem Balart, Anna Castells, Adrian Grösser, David Olivares, Víctor Pi, Clara de Ramon, Albert Ribalta, Marc Rodríguez, Elena Tarrats, Pablo Carretero, Tomás Pérez y Robert Plugaru

Escenografía: Alejandro Andújar

Ayudante de Escenografía: Sergi Corbera

Iluminación: Jaume Ventura

Movimiento: Nathalie Labiano

Videoescena: Francesc Isern

Efectos especiales:

Vestuario: María Armengol

Ayudante de Vestuario: Marta Pell

Música: Carles Pedragosa

Espacio Sonoro: Damien Bazin

Utilería:

Diseño del Cartel: Paco Montes

Vídeo Promocional:

Fecha del Estreno: 14 de noviembre del 2019

Teatro:

Otros Espacios:

Duración: 3 horas

Género:

 

Jerusalém, la sugerente obra de Jez Butterworth dirigida por Julio Manrique que embelesa al público

Belén Mejías – Alumna en prácticas Máster UCM

El espacio nos invade antes de empezar la acción introduciéndonos de este modo en el ambiente de la obra desde el inicio; de igual manera entra Phaedra en escena sin que se apaguen las luces del patio de butacas. Phaedra será el personaje encargado de las transiciones y el actante que origina el conflicto final; un final trágico que no nos evoca tristeza, si no que por el contrario es inspirador por la incansable lucha de Byron “El Gallo”.
Los tres elementos más destacables de esta propuesta son el texto, los personajes y la puesta en escena. Un texto inspirado en el salmo de Sir Hubert Perry escrito en 1916 a partir de unos versos de William Blake con unos personajes realistas con los que nos sentimos identificados desde que se nos presentan. Éstos, con ayuda del espacio lumínico y sonoro, son los encargados de crear las diferentes atmósferas. Además, son los responsables de que no nos agote una escenografía fija de espacio único que no sufre destacables modificaciones; esto es gracias al dinamismo de los personajes y a las continuas microacciones que crean diferentes focos de atención dentro de un caos ordenado. Cabe destacar la interpretación de Pere Arquillué en el papel de “El Gallo”. Un personaje imposible de definir en pocas palabras; es un maestro de ceremonias, un cuentacuentos, un adicto, un rebelde, un camello, un cómico, un poeta que cautiva al espectador y que bien podría recordarnos a personajes como “El Nota” del Gran Lebowski; y es que se trata de una propuesta muy cinematográfica. Una propuesta que nos divierte y a la vez nos hace reflexionar. Nos divierte por su tono jocoso y por las fiestas que suceden en la caravana de Byron, en las que todo parece posible; y por otra parte aparece la necesidad humana de sentirnos en comunidad, haciéndonos reflexionar acerca de lo fugaz de la vida, animándonos a luchar. Se podría definir en pocas palabras como una oda a la vida pese a sus contrariedades

Manuel Pérez i Muñoz, ‘Jerusalem’, la epopeya decadente del patriotismo inglés, elPeriódico [10/10]

José-Miguel Vila, ‘Jerusalem’: la arrolladora épica de un antihéroe, OcioCrítico [10/10]

Marcos Ordoñez, Llamando a los gigantes, El País [10/10]

José Carlos Sorribes, Julio Manrique: “‘Jerusalem’ es un grito salvaje de libertad, un cuento punk”, elPeriódico

“Una propuesta que divierte y a la vez hace reflexionar. Divierte por su tono jocoso y por las fiestas que suceden en la caravana de Byron, en las que todo parece posible; y por otra parte aparece la necesidad humana de sentirnos en comunidad, haciéndonos reflexionar acerca de lo fugaz de la vida, animándonos a luchar.  Una oda a la vida pese a sus contrariedades.”

Belén Mejías

Prácticas Máster UCM

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo