1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Sinopsis: La crisis bancaria llevará a un adolescente islandés a emprender un peregrinaje iniciático hacia Nueva York, en búsqueda de su madre. En este viaje al corazón de las tinieblas de un sistema que se tambalea, el joven irá conociendo las diferentes realidades que le harán partícipe de la profunda depresión que está conduciendo el mundo occidental a una ruina inevitable. Escrita justo cuando empezaba a estallar la última gran crisis que sacudió la economía mundial, Islandia es una de las mayores obras de la dramaturga Lluïsa Cunillé, que con su lucidez disecciona hasta la médula este circo grotesco que deslumbra nuestra sociedad.

Dramaturgia: Lluïsa Cunillé

Autoría: Lluïsa Cunillé

Dirección: Xavier Albertí

Ayudante de Dirección: Albert Arribas

Producción: Teatre Nacional de Catalunya

Reparto: Joan Anguera, Lurdes Barba, Paula Blanco, Juan Codina, Oriol Genís, Jordi Oriol, Albert Pérez, Albert Prat, Lucía Quintana y Abel Rodríguez.

Escenografía: Max Glaenzel

Ayudante de Escenografía: Josep Iglesias

Construcción de Escenografía: Taller Jorba-Miró, SCP

Iluminación: Ignasi Camprodon

Videoescena: María Andreu, Júlia Genís y Max Glaenzel

Vestuario: María Araujo y Marian García

Realización de Vestuario: Sombrería Mil y I.T.

Caracterización: Àngels Palomar

Espacio Sonoro: Lucas Ariel Vallejo

Diseño del Cartel: Javier Jaén

Fotografía: May Zircus

Vídeo Promocional: Islandia

Fecha del Estreno: 12/06/2018

Teatro: María Guerrero

Duración: 2 horas

Género: drama

Web Oficial: Islandia

 

Islandia esa isla con estatus de país perteneciente a Europa a medio camino entre el Viejo Continente y el Nuevo. Isla sobrevolada por cada avión comercial con partida en alguna capital europea y destino en alguna otra capital Americana. Territorio que marca en el recorrido aéreo para cualquier pasajero indicándole estar a medio camino, in between.

No es azarosa la elección, por parte de la dramaturga Lluïsa Cunillé, de situar la acción de la pieza en su inicio en la isla. «Islandia», se estrena en 2009 en pleno apogeo de la crisis que sacudió (-ude) el Occidente capitalista. El CDN en el María Guerrero la recupera estrenándola este 12 de junio.

«Islandia» narra la historia de un joven-adolescente que va a Nueva York en busca de una madre que se fue a perseguir el Sueño Americano, tras llevar semanas sin saber de ella y haber perdido su trabajo en una entidad financiera, decide ir en su busca como aquel derrotado que busca protección en el regazo de quien cree capaz de devolverle su valía. La obra comienza con el protagonista cerca de la treintena (Joan Anguera) durmiendo en su cama. Su intimidad se ve alterada cuando una camarera que había estado liada con su amigo antes, lo confunde y entra en su casa el día de su cumpleaños. Una camarera interpretada por Paula Blanco de acciones impecables pero a mi parecer demasiado neurótica en su caracterización haciendo inverosímil la situación. La neurosis no es exclusiva de este personaje sino que es imprimida por el director de escena Albert Martí en la mayoría de los personajes, todo un desacierto que merma la obra. Se comprende el motivo de utilizar la neurosis en este caos económico, sin embargo, erra en su efectividad.

El viajero se torna niño de quince años, un joven Abel Rodríguez −sublime para su edad− quien asume el peso escénico. El adolescente irá de sitio en sitio buscando a su madre como lo hacía Marco. Con él desea dibujar poéticamente Lluïsa Cunillé al adulto que debe reconstruirse de la nada y que se vuelve a ver en la tesitura de los quince años a medio camino entre la infancia y la adultez. El concepto es bucólico, apunta manera, mas no es efectivo dado el desarrollo completo de la obra. Ritmo lento a pesar de tener una escenografía funcional para dar juego, mucho diálogo de relleno, sentimiento de inconclusión… Y no lo digo yo, lo confirma el aplauso dubitativo de un público que no sabía si había terminado o no la obra.

«Islandia» in between, a medio caballo entre ser una obra fabulosa y quedarse en la intención.

 

Ana Atabey Curbelo, ITEM

Raquel Vidales, El País: “¿Se acuerdan de la crisis?”

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Logo