1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sinopsis: Un ciudadano se ve obligado a abandonar su piso cuando finaliza el contrato porque no puede asumir el desmesurado aumento del precio del alquiler. Es la pequeña tragedia de un hombre cualquiera, una tragedia que, por mínima y cotidiana, se vuelve ridícula. Inquilino es entonces una comedia que pretende ser épica en estos tiempos de crisis: la economía será el destino; el villano, un casero al que no conocemos; el héroe, un joven criado en la abundancia que llega a la madurez cuando explota la burbuja inmobiliaria. ¿Qué herramientas tendrá para rebelarse contra un sistema que lo expulsa? ¿Cómo aferrarse a su castillo de 38 m2? (Resumen oficial del CDN firmado por P. Gámez, J. Pujol y E. Redondo)

Dramaturgia: Paco Gámez

Autoría: Paco Gámez

Dirección: Paco Gámez, Judith Pujol y Eva Redondo

Reparto: Paco Gámez. Voces en off: Trinidad Blánquez, Fernando Epelde, Lucía Menéndez Iglesias, Judith Pujol, Miquel Ángel Raió, Eva Redondo y Mikele Urroz

Escenografía: Xesca Salvá

Ayudante de Escenografía:

Construcción de Escenografía: NEOescenografía S.L.

Iluminación: David Picazo

Videoescena: Miguel Ángel Raió

Espacio Sonoro: Fernando Epelde

Diseño del Cartel: Javier Jaén

Fotografía: Marcos Gpunto

Fecha del Estreno: 12/12/2019

Teatro: María Guerrero

Sala: Sala de la Princesa

Duración: 75 minutos

Género: Tragicomedia

Web Oficial: https://cdn.mcu.es/espectaculo/inquilino-numancia

Teatro documental, teatro de autoficción, docuficción, tragicomedia… Son distintas las etiquetas que ha recibido esta propuesta, porque ha partido de una experiencia personal que su autor/actor/personaje nos transmite como una experiencia vivencial dolorosa, frustrante, que él va asimilando con los recursos de la imaginación y del humor. Y la puesta en escena invita al espectador a sentirse un okupa silencioso que empatiza con el drama de su habitante.  Inquilino nos traslada a la tragedia de un personaje treinteañero cuando debe abandonar su hogar de 38 metros cuadrados porque el sueldo no le alcanza para pagar la subida de alquiler al término del contrato. Su destino está marcado por las fuerzas de ese deus ex machina en que se ha convertido la maquinaria capitalista aplicada al problema de la vivienda en ciudades como Madrid, pero que resuelve el drama colocando cada elemento en su lugar.

Si otros daban su reino por un caballo, nuestro protagonista no renuncia a su reino. La manera en que afronta su destino inexorable, la pérdida material en la que funda su pérdida de identidad va construyendo la psicología de un personaje lleno de matices, humor y ternura, al que comprendemos y apoyamos: si él se marcha de allí, todos pierden, sus vecinos, su calle, su barrio, su polideportivo … hasta el casero y la Empresa Municipal de Transportes pierden si él no está ahí. Porque él pertenece a ese lugar, a su piso, aunque la titularidad sea de otro (detalle anodino) o pueda buscar una nueva vivienda.

La complicidad que se produce en el espectador nos hace sentir que estamos ante un desahucio injusto y miserable. Sin embargo, no hay condescendencia ni maniqueísmo, porque las tres mujeres (madre, medio novia y ex amante) funcionan como contrapeso de este hombre y su destino con un punto de vista alternativo, racional. Al igual que el mundo exterior define sus propias dinámicas a través de las imágenes y de las llamadas de teléfono.

La dirección lleva tres firmas, pero no rechina; al contrario, es una representación compacta en la que cada elemento (vestuario, iluminación, diseño escénico, movimiento actoral, sonido) está perfectamente ideado para construir un discurso narrativo y cohesionado que enriquece el texto y que mantiene la atención (y emoción) del espectador al ritmo que marca el actor. En este sentido las videoproyecciones contribuyen a la narración y no son redundantes o una comparsa de lo que ocurre sobre las tablas.

Inquilino comparte edificio teatral con Divinas palabras y Paco Gámez comparte cartelera con Valle Inclán. Esta obra rebosa de palabras divinas, escritas por los deseos de quien se rebela contra la divinidad de los nuevos tiempos, pero que encuentra en los dioses de la literatura las soluciones para asumir la vida como un accidente cotidiano ante el que el arte y el humor son las mejores armas para la lucha.

Carmen González

Universidad Autónoma de Madrid

Redacción,  “‘Economía’ es una palabra fea y ajena que lo rige todo, aunque no lo veamos. Lo entendí el día en que me llegó el email de la agencia de alquiler.” Revista Godot

Redacción, “Paco Gámez nos invita a la fiesta de despedida de su piso, el 2ºA de la calle Numancia, 9. Le desahucian. Sus sensaciones entre cajas, frustración y vértigo llegan ahora al María Guerrero. La sala de la Princesa se convierte en los 38 metros cuadrados en los que vivió Gámez y de los que le expulsaron por una cuestión de “economía”, España es cultura

Redacción, “Paco Gámez interpreta una tragicomedia documental que aborda el problema de los desahucios y la realidad social tras la crisis económica. Un monólogo de autoficción que parte de un relato real y personal.” EsMadrid

Reseña sobre el texto, INAEM, CDT en Contexto Teatral

Entrevista por Agustín Gómez Cascales, “Paco Gámez da voz a la generación de la crisis en su Inquilino (Numancia 9 2ºA) ” Shangay

“Es una representación compacta en la que cada elemento (vestuario, iluminación, diseño escénico, movimiento actoral, sonido) está perfectamente ideado para construir un discurso narrativo y cohesionado que enriquece el texto y que mantiene la atención (y emoción) del espectador al ritmo que marca el actor.”

Carmen González

Universidad Autónoma de Madrid

1 Comentario

  1. Carmen Vázquez

    Comentario breve y claro que ayuda a la interpretación y disfrute de la obra.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo