1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: Gauekoak (Nocturnxs) es un proyecto que nace a partir de una reflexión íntima y personal del bailarín Jon Maya Sein. Desde hoy, desde los ojos de hoy, realiza una mirada al interior, abriéndonos su proceso de creación. Para ello ha agrupado a compañeros y creadores que han marcado su trayectoria.

Dirección: Mireia Gabilondo

Producción: Doltza Oar-Arteta y Nagore Martinez

Compañía: Kukai Dantza

Reparto: Jon Maya Sein, Xabi Bandini y Arkaitz Miner

Escenografía: Fernando Bernues

Iluminación: David Bernues

Movimiento: Cesc Gelabert, Israel Galvan, Jon Maya Sein y Sharon Fridman

Videoescena: David Bernues

Vestuario: Ikerne Giménez

Música: Luis Miguel Cobo. Arkaitz Miner eta Xabi Bandini

Espacio Sonoro: Angel Aguero

Fecha del Estreno: 22/04/2021

Teatro: Teatro Fernán Gómez

Sala: Sala Jardiel Poncela

Duración: 60 min

 

La noche es cosa del pasado

Javier Ramírez Serrano

 

El renacido festival madrileño Danza en la Villa, programado en el Teatro Fernán Gómez del 14 de abril al 2 de mayo es una gran noticia para la danza en este 2021. Es fantástico que, una vez más, se amplíe la oferta dancística de Madrid. Eso sí, las espectadoras estoy seguro de que agradecerán que en próximas ediciones las administraciones se coordinen para no programar de forma paralela dos festivales de danza en el mismo periodo, dificultando la asistencia y generando una competencia sin sentido (nos estamos refiriendo a este Danza en la Villa frente a Madrid en Danza).

 

La pieza de Kukai Dantza elegida para esta edición del festival madrileño no puede ser más pertinente en estos tiempos oscuros. Un viaje por las distintas caras de la noche guiado por los pasos de Jon Maya y los encantos de la música en directo de Xabi Bandini y Arkaitz Miner. Una obra estrenada en 2019 a la que es imposible no aplicar la perpetua melancolía que ha traído el impacto del coronavirus.

Al mirar esta propuesta de Kukai con los ojos de 2021 lo primero que produce es entusiasmo. Con lo castigado que está el mundo de la música, encontrarse ante un espectáculo de danza total que aúna arte, baile y música en directo es un regalo para estos tiempos.

La presentación inicial lúgubre, con un sofá en el centro de la escena, un bidón colgado del que cae incesantemente una gota de agua, y dos espacios llenos de artefactos musicales arroja una pregunta que rápidamente es respondida por Jon Maya ¿dónde tendrá lugar la danza? Durante las primeras coreografías el reducido espacio es explotado por el bailarín vasco con desigual acierto. Encima del sofá haciendo equilibrismos, delante del mismo en un pequeño hueco… todos los rincones son explotados de alguna forma. Sin embargo, y pese a haberse rodado previamente la obra, la sensación de incomodidad no desaparece durante toda la primera mitad. Es a partir del ecuador cuando se despeja ligeramente la escena y el espacio se siente más disponible. La reducción del escenario no es necesariamente algo negativo, pero sí requiere de una mejor adaptación del intérprete.

La estética corporal de Gauekoak es cambiante. Bajo la premisa del estilo propio de Kukai (esa particular puesta en escena de la danza tradicional vasca repensada desde el contemporáneo) se disponen una serie de coreografías que exploran diversos acercamientos al cuerpo. Piezas más enérgicas que buscan el agotamiento, otras en el filo de lo imposible sujetando un sofá, y otras más restringidas. La música también es cambiante y acompaña todos estos ambientes que nos hacen viajar desde una borrachera nocturna al insomnio de una noche inquieta. Todo ello bañado por algunas proyecciones de palabras que ayudan a la reflexión, especialmente para las espectadoras incapaces de comprender las letras en euskera de las canciones de Xabi Bandini. Esto último, es uno de los retos a los que se enfrentan los y las asistentes de Madrid en la Villa 2021. No habría sido mala idea ofrecer alguna guía en forma de programa de mano (la era “corona” se interpone una vez más en el camino).

 

Las imágenes de Gauekoak desfilan ciertamente a gran velocidad. La música es un enlace tan potente entre las distintas coreografías de Fridman, Galván, Gelabert y el propio Maya que apenas hay tiempo (pese a las pausas y silencios) de asimilación para el espectador.  Gauekoak es una pieza que invita a la reflexión, a repensarla los días posteriores. Recuperar su fantástica música ayuda a volver a ese viaje por un mundo nocturno tan mermado desde 2020. Afortunadamente es posible escucharla en la web de la obra. Merece la pena volver a sumergirse en los sonidos de esta particular pieza de Kukai Dantza: https://kukai.eus/gauekoak-musika/

Entrevista: K.M.RadioEuskadi, “’Vuelvo a bailar porque es lo único que he hecho desde los 6 a los 42 años”, eitb.

 

Entrevista: Carlos González Iban Aguinaga, “Lo único que intentamos es ser lo más minuciosos posible por fidelidad a nosotros mismos”, Noticias de Álava

 

Noticia selección premios Max: EFE, “Las compañías vascas Barsanti, Zanguango Teatro y Kukai Dantza optan a los Premios Max de las artes escénicas”, Deia

 

“La pieza de Kukai Dantza elegida para esta edición del festival madrileño no puede ser más pertinente en estos tiempos oscuros. Un viaje por las distintas caras de la noche guiado por los pasos de Jon Maya y los encantos de la música en directo de Xabi Bandini y Arkaitz Miner.”

Javier Serrano

Instituto del Teatro de Madrid

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo