1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Sinopsis: Fiesta, Fiesta, Fiesta cuenta la historia de los siete magníficos, un grupo de Compensatoria de adolescentes de 3º de la ESO de un instituto público español. El objetivo de su profesor, es realizar un trabajo por proyectos sobre las fiestas. Fiestas tradicionales que les ayuden a conocer la diversidad de orígenes que hay en el aula: Nate (de origen español guineano), Kamila de origen ecuatoriano, Farah y Mustafá de origen marroquí, Hugo de origen español, Ionut de origen rumano y Xirou de origen chino. Los conflictos van sucediéndose y los relatos de distintos profesores y personal no docente se entremezclan con los testimonios de las madres de los chicos. Temas como el uso del velo, los problemas intergeneracionales entre padres e hijos, cómo explicar la colonización española y los propios miedos y sueños adolescentes van apareciendo guiados por Alma, el ama del calabozo, la conserje, que nos lleva de la mano por la realidad de este instituto. El gran valor de Fiesta, Fiesta, Fiesta es que es una obra que da voz a realidades verídicas y que nos invita a reflexionar sobre la identidad de una nueva Europa y de sus aulas de mano de sus protagonistas.

Dramaturgia: Lucía Miranda a partir de la técnica verbatim

Autoría: Lucía Miranda

Dirección: Lucía Miranda

Ayudante de Dirección: Belén de Santiago

Producción: Helena Ordoñez

Distribución: Suana Rubio

Compañía: The Cross Border Proyect

Reparto: Anahí Beholi, Huichi Chiu, Saturna Barrio, Ángel Perabá y Efraín Rodríguez

Escenografía: Javier Burgos

Iluminación: Toño Camacho

Movimiento: Ángel Perrabá

Vestuario: Paz Yañéz

Espacio Sonoro: Nacho Bilbao

Diseño del Cartel: Javier Burgos

Fecha del Estreno: Noviembre 2017

Teatro: LAVA de Valladolid

Otros Espacios: Gira nacional

Duración: 100 minutos

Género: Teatro documento

Premios: Nominado al mejor espectáculo teatral, premios MAX 2019

Web Oficial: https://thecrossborderproject.com/la-compania/

 

Crítica teatral de Fiesta, fiesta, fiesta

“Que el mundo entre en las aulas, porque las aulas están llenas de mundo”.
 Belén Mejías Peral – Alumna en prácticas UCM 

“Que el mundo entre en las aulas, porque las aulas están llenas de mundo”, expone el personaje del profesor de preparatoria en el aula en la que nos introduce Lucía Miranda. Un aula que se utiliza como proyección de las problemáticas que acontecen en los institutos españoles a vista de pocos; problemas tales como el racismo o las consecuencias de los recortes en educación. Una vez más la directora vallisoletana pone en escena una obra teatral en la que no existen protagonistas, si no que más bien, el conflicto adopta este papel. De vital importancia es también el espectador, ya que se trata de introducirlo en la representación guiándolo hacia una mirada crítica; se representa una realidad y esta les hace vivenciar una experiencia.

La puesta en escena visiblemente pertenece al universo de Lucia Miranda. Se nos presenta el espacio vacío con un practicable en el fondo del escenario que quedará fijo durante toda la representación. Pocos elementos escenográficos sirven para introducirnos en un nuevo espacio. Las transiciones se hacen a vista, sin interrumpir la acción, concediendo de este modo ritmo y agilidad al espectáculo, y llevándonos a una atmósfera que bien podríamos encontrar en un instituto.
El trabajo actoral es excepcional; cada interprete reproduce al menos dos personajes y los vínculos entre ellos toman un papel secundario; lo significativo es el individuo, sus cotidianidades, sus dificultades, sus identidades. A estos personajes les unen los conflictos familiares que les impiden evolucionar con normalidad en los estudios. Se pone de manifiesto como las circunstancias interceden íntegramente en nuestros caminos vitales.

Fiesta, Fiesta, Fiesta es un espectáculo redondo que difícilmente deja impasible; responsables de ello son los recursos utilizados para generar empatía. Desde el inicio de la obra teatral los espectadores son introducidos en la acción; los personajes se dirigen directamente a ellos rompiendo la cuarta pared. Cada vez que uno de los personajes se dirige al público se enciende una luz cenital, creando una atmósfera intimista. Si hay que bailar, los intérpretes lo hacen en el patio de butacas introduciendo nuevamente al espectador. Sin embargo, el momento más emotivo acontece en el cierre de la función, cuando se ofrece al espectador una tiza para que pueda escribir en el suelo escénico.

A modo de conclusión podríamos decir que la obra tiene la virtud de encandilar a cualquier tipo de espectador, esto es debido a su temática principal: la identidad, tema que inquieta profundamente a los humanos: ¿Quiénes somos?, ¿De dónde venimos?,¿Qué lugar ocupamos en el mundo? La temática, que ya aparece en clásicos como La vida es sueño, sigue interesándonos 385 años después de su estreno.

Antonio Hernández Nieto, ‘Fiesta, fiesta, fiesta’, ven, escucha las voces del silencio, Huffpost, [10/10]

 José Miguel Vila, ‘Fiesta, Fiesta, Fiesta’: Somos de todo el mundo, ocio crítico, [9/10]

 Javier Vallejo, Un baño de realidad sobre el escenario, El Pais, [9/10]

Entrevista: Ka Penichet, “La Fiesta de Lucía Miranda”, Revista Godot

Horacio Otheguy Riveira, «Fiesta, fiesta, fiesta»: una emocionante función basada en hechos reales, culturamas, [9/10]

Noemí Sabugal, El aula es el mundo, zenda [9/19]

José Catalán Deus, Fiesta por triplicado, Periodista Digital, [10/10]

 

“Fiesta, Fiesta, Fiesta es un espectáculo redondo que difícilmente deja impasible”

Belén Mejías Peral

Alumna en prácticas máster en teatro UCM

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo