1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Sinopsis: Los extremófilos son microorganismos que viven en condiciones extremas, igual que los personajes de esta obra. Gloria, lucha por conquistar un cambio de género a la vez que intenta construir una relación con Oriol. La obra atraviesa la identidad, el sexo, las relaciones en bucle, los roles tóxicos y una lista de peculiaridades humanas que guardan relación con los distintos tipos de extremófilos que existen.

Autoría: Luis Fernando de Julián

Dirección: Luis Fernando de Julián

Reparto: Carmen Latorre y Luis Chamorro

Fecha del Estreno: 18 de junio de 2017

Sala: Nave 73

Duración: 80 minutos

Género: Drama

Premios: XVIII Premio Internacional de Autor Domingo Pérez Mink

Web Oficial: Extremófilos

 

Los seres humanos nos acostumbramos a veces a vivir en situaciones extremas, aquellas que por su naturaleza o por cómo se presentan, escapan a nuestro control. El recorrido de los personajes de Extremófilos se mueve precisamente ahí: en los bordes del control y el descontrol, puesto que se esfuerzan en mantenerse a salvo en situaciones que nada tienen que ver con su voluntad. Gloria lucha por conseguir su reasignación de sexo mientras lidia con las negativas de Oriol, que dice amarla tal cual es.

Pese a que la base sobre la que se construía el texto de la obra ofrecía todo un poliedro de posibilidades escénicas y argumentales, en ciertos momentos acababa siendo una consecución de datos científicos insertados en la dramaturgia de un modo un tanto forzado, dichos por los actores de una forma un tanto autómata, casi del mismo modo que un adolescente aprende y repite la lección de biología. Por este motivo, lo que podría haber sido el gran atractivo de la obra, esto es, el texto, resultaba siendo un elemento un poco discordante y jugaba en contra en ciertos momentos en los que la obra podía verse ralentizada. El trabajo de los actores, aunque correcto, no hacía brillar la parte del texto que realmente resultaba atractiva, aunque había momentos verdaderamente buenos por parte de ambos al transmitir el sufrimiento mutuo por la situación que atravesaban. La buena conexión entre ambos y su madurez unida a la frescura que desprendían solventaban ciertas fallas en la dirección, que no era uno de los puntos fuertes de la obra. Así, las transiciones resultaban algo torpes con la utilización del instrumento musical como símbolo sexual o la cámara fotográfica antigua.  Pese a todo, una buena obra para un ciclo tan acertado como es el de Iguales.

 

José Ramón Sánchez-Pujante y Fernández, ITEM

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo