1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Los teatros no son solo espacios para el drama

Javier Ramírez Serrano – Instituto del Teatro de Madrid

Por segundo año consecutivo los Teatros del Canal se embarcan en la aventura de abordar en formato monográfico el binomio arte-tecnología a través del programa Canal Connect. La propuesta vuelve a ofrecer en 2022 una amalgama de puestas en escena de danza y teatro, un buen número de talleres y mesas redondas y una insólita exposición diseminada entre todas las dependencias del Canal.

De toda la programación, la más arriesgada es, sin duda, la exposición Máquina Mística. A lo largo del calendario de los teatros actualmente dirigidos por la bailarina y coreógrafa Blanca Li podemos encontrar talleres y residencias en el Centro Coreográfico Canal así como una generosa programación escénica, mas no exposiciones de estas características, cuya disposición invade todos los aledaños de las salas y las dependencias del Centro Coreográfico.

La propuesta comisariada por Charles Carcopino aborda la relación entre arte y tecnología a través de lo intangible. El rito, la creación de atmósferas, la ironía o la naturaleza sin vida son algunos de los universos que transita una muestra con más de una decena de artistas. Lo más insólito es que la exposición se aleja completamente de su contexto expositivo. Máquina Mística no es una exposición sobre artes escénicas, al estilo de alguna de las últimas propuestas del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. La propuesta de Carcopino es una muestra de artes plásticas. De alguna manera una auténtica hibridación del espacio teatral al servicio del museo. Esta iniciativa casa bien con los movimientos de muchos museos en los últimos cincuenta años, como la entrada del cine en el MoMa o de la video-danza en el Pompidou, así como el interés de instituciones como el Reina Sofía por las artes escénicas. Esta transferencia de disciplinas artísticas entre espacios hasta el momento herméticos, se expande ahora a los grandes centros de artes escénicas. Los teatros del Canal se permiten este movimiento no sin alterar su día a día. Las instalaciones de Máquina Mística son enormes en muchos casos. Performance Matière-Lumière (un auténtico ballet mecánico de claroscuros, agua y viento) de Evi Keller o L’étant de Esther Denis ocupan salas de ensayo completas. Todas ellas, actualmente invadidas por grandes instalaciones, perderán durante casi un mes su funcionalidad para transformarse en espacios expositivos.

Reflexionando estrictamente sobre la exposición, esta muestra una serie de universos bien diferenciados. Siguiendo el orden propuesto por su comisario en la visita que nos ofrecieron a los medios, puede entenderse que la muestra comienza disponiendo una serie de piezas que juegan con lo metafísico. Las dos piezas de Véronique Béland plantean un juego con la comunicación con el más allá a través de diversas estrategias técnicas como el uso de sensores táctiles o fotográficos. El trabajo de Filipe Vilas-Boas aborda la cuestión de la ciberseguridad, las redes sociales o la saturación de imágenes que invade nuestro mundo a partir de la ironía. Félix Luque o la pareja Golnaz Behrouznia y Dominique Peyson juegan con la ciencia ficción, mientras Benjamin Vanderwalle y Joris Strijbos y Nicky Assman lo hacen con la alteridad visual. También encontramos la naturaleza y el rito como ejes claves en la reflexión que propone el recorrido. Las instalaciones también están bien diferenciadas entre pequeñas intervenciones espaciales con estructuras de diferentes escalas como Ondoscope de Claire Williams o The Punishment de Vilas-Boas, y grandes salas atmosféricas como I Heard there was a secret chord del colectivo Daily tous les jours.

A su vez, las charlas y talleres de Canal Connect, programadas por Sara Antequera abordan la relación arte-tecnología desde la misma libertad que lo hace la exposición de Carcopino, sin dejarse influir excesivamente por el contexto escénico que las acoge y atajando la temática elegida desde multitud de perspectivas. Entre las personas invitadas están desde los y las artistas de Máquina Mística, la coreógrafa y bailarina Muriel Romero, el comisario y fundador de ArtFutura Montxo Algora a la directora del Centro de Investigaciones Oncológicas María A. Blasco.

Canal Connect ofrece por último nueve espectáculos escénicos, siete de ellos de danza, como antesala a la gran cita coreográfica del Canal: Madrid en Danza. Cualquiera de ellos podrían haber sido programados en el histórico festival pero Canal apuesta por multiplicar la programación en vez de reducirla. Una estrategia que aplaudimos los aficionados a la danza.

Agencia EFE, “La muestra “Máquina Mística” abre la segunda edición de Canal Connect”, Eldiario.es

Agencia EFE, “La exposición «Máquina Mística» abre la segunda edición de Canal Connect”, Telemadrid

Canal Connect – recorrido TEATROS DEL CANAL fotografiado por el fotografo Pablo Lorente

Canal Connect – recorrido TEATROS DEL CANAL fotografiado por el fotografo Pablo Lorente

Canal Connect – recorrido TEATROS DEL CANAL fotografiado por el fotografo Pablo Lorente

Canal Connect – recorrido TEATROS DEL CANAL fotografiado por el fotografo Pablo Lorente

Canal Connect – recorrido TEATROS DEL CANAL fotografiado por el fotografo Pablo Lorente

Canal Connect – recorrido TEATROS DEL CANAL fotografiado por el fotografo Pablo Lorente

«Canal Connect (…) vuelve a ofrecer en 2022 una amalgama de puestas en escena de danza y teatro, un buen número de talleres y mesas redondas y una insólita exposición diseminada entre todas las dependencias del Canal.

De toda la programación, la más arriesgada es, sin duda, la exposición Máquina Mística

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo