1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: Ese toro que no veíamos es una pieza teatral que nace durante el primer confinamiento derivado del COVID 19 en Madrid. Respondiendo a la iniciativa Confín que lanza Alberto Conejero a través del Festival de Otoño 2020, la compañía MUJER EN OBRAS es seleccionada para realizar una pieza que toma como protagonistas a las madres que están encerradas en sus casas con niñas y niños entre 3 y 8 años. La obra profundiza en la experiencia de estas mujeres que han empezado a re-conocer a sus hijos e hijas a través del confinamiento. A través de los testimonios de una treintena de madres y profesoras que han participado en el proceso de investigación, se componen una serie de textos de ficción originales y poéticos. La pieza resultante eleva a cada personaje, a cada madre, convirtiéndola en parte de una instalación, de una exposición. Una galería de estatuas vivientes que despiertan y se activan para decir, para invocar, para cantar y para bailar esta situación extraordinaria que resuena ahora en común y se resignifica con cada día que pasa.

Dramaturgia: Javier Ballesteros

Dirección: Javier Ballesteros, Dirección de Arte: Ernesto Artillo

Ayudante de Dirección: Víctor Nacarino

Producción: Mujer en Obras

Compañía: Mujer en Obras

Reparto: Laura Barceló, Pilar Bergés, Eva Chocrón, Virginia de la Cruz, Matilde Gimeno, María Jáimez, Víctor Nacarino, Violeta Orgaz y June Velayos

Escenografía: Ernesto Artillo

Iluminación: Antiel Jiménez

Vestuario: Ernesto Artillo

Fotografía: Luz Soria

Fecha del Estreno: 2020

Teatro: Teatro Galileo

Duración: 60 minutos

Festivales: Festival Sala Joven

Ese Toro Que No Veíamos

Charlotte Ruiz

Ese Toro Que No Veíamos nace de la propuesta Confin que lanza Alberto Conejero de traer al teatro lo vivido en esta pandemia. Esta envolvente obra resuena con la verdad de todos los espectadores ya que trae historias reales y testimonios de lo vivido durante el confinamiento nacional debido al COVID 19, a través de las voces de madres de niños de 3 a 8 años. Desde el comienzo, la representación aparece cercana al mundo de los presentes.

Se comienza con proyecciones de WhatsApp de colegios y con vídeos de madres contando sus experiencias con los colegios y los hijos durante la pandemia. Esta será la temática principal a lo largo de la obra aunque también se introducen temas más generales en relación al COVID: la conexión a las pantallas, las diferencias de clases, las consecuencias del confinamiento en la salud mental… Estos testimonios aparecen muy cercanos, en ocasiones vienen incluso a modo de grabaciones directamente y las actrices presentes hacen playback dando voz a las personas que hablan en estas. Estas imitaciones quedan muy cómicas y dan mucho humor por los gestos faciales y corporales que adoptan las actrices. Quizás el mayor logro de esta obra sea traer historias trágicas por las circunstancias del momento histórico experimentado a nivel mundial con esta pandemia pero siempre provocando risa sin perder la seriedad y lo grave de lo contado.
La representación avanza con este conjunto de testimonios o historias. Hay muy poca interacción entre las actrices aunque en ocasiones se dan diálogos, pero en general son relatos que se suceden relacionados todos con los temas mencionados previamente. Son textos originales y poéticos que aportan muchos colores a la función. El elenco está formado por 8 actrices que están siempre en escena, subidas en 8 cubículos blancos, uno para cada una, y un actor que no está todo el rato en escena y se va moviendo más libremente por el escenario cuando sí lo está. Estas actrices aparecen ofreciendo impresiones muy distintas cada una.

Llama mucho la atención el vestuario de cada una, con ricos detalles y creando mucho contraste entre ellas. El trabajo de Ernesto Artillo como Director de Arte de la obra es, una vez, espectacular. Hay desde un traje más típicamente flamenco hasta trajes hechos con plástico o pedazos de tela y un vestido de novia manchado de barro o mierda por la parte de abajo. El hombre, que parece representar al Corona Virus, va vestido de traje negro con casco de moto y cuernos de toro (la obra se llama Toro Salvaje por que así le dicen al COVID, que se asemeja a un toro invisible que amenaza pero no se puede ver). El vestuario y la escenografía, que se reduce a los cubículos mencionados anteriormente y no varía a lo largo de la función, dan una agradable sensación estética. Pareciera que uno está en un museo y los relatos cotidianos se convierten en obras de arte expuestas ante el espectador, elevando lo común a un elemento de exposición. La iluminación de Antiel Jiménez ayuda a lograr este efecto, ya que, mientras las actrices hablan, se las va apuntado a ellas y el resto queda sin iluminar, aumentando esta ilusión de ser piezas de exposición.

A pesar de tener poca interacción entre ellas, las actrices dan sensación de unión y es observable es que todas las mujeres mantienen el mismo tipo de relación con respecto a el hombre que aparece. Este, hace su entrada dirigiendolas en un coro, a modo de director de orquesta, lo que le da una posición de poder frente a ellas y presagia que será él quien lleve la canción. Es la representación del Virus del COVID 19 por el cual todas serán afectadas. Esta canción que se canta al comienzo habla de una lluvia que amenaza con inundar un colegio. Volverán momentos corales lo que crea cohesión en este grupo de mujeres, que crean una imagen de las mujeres que conforman la sociedad. También se cerrará la obra con un momento coral que cuenta el desenlace del colegio y cómo este se ha inundado, es algo que le ha afectado a todas.

En conclusión, Ese Toro Que No Veíamos es una obra que da voz a todas esas madres que no han tenido tanta voz en la pandemia. Y da voz a muchos de los espectadores que están viendo la función. Todos nos sentimos identificados al verla, ya sea por haber compartido pensamiento con las mujeres que hablan en escena, ya sea por que oímos a una madre, una vecina, una amiga, hablar del confinamiento. Es una experiencia deliciosa y entretenida que hace sentir parte de un todo y brinda momentos exquisitos de humor.

 Amanda H.C., Proyecto Duas

Enlace tráiler obra: https://www.facebook.com/watch/?v=264935964952218

“Ese Toro Que No Veíamos es una obra que da voz a todas esas madres que no han tenido tanta voz en la pandemia. Y da voz a muchos de los espectadores que están viendo la función. Todos nos sentimos identificados al verla, ya sea por haber compartido pensamiento con las mujeres que hablan en escena, ya sea por que oímos a una madre, una vecina, una amiga, hablar del confinamiento. Es una experiencia deliciosa y entretenida que hace sentir parte de un todo y brinda momentos exquisitos de humor.”

Charlotte Ruiz

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo