1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Sinopsis: Vaivén. Una búsqueda constante de la estabilidad. De ese equilibrio que creemos necesitar y que buscamos con desesperación. Esperamos que permanezca, pero inevitablemente lo contrario ocurre. Caemos y emprendemos nuevamente esa búsqueda abismal, comprendiendo después que nada es para siempre, que estamos sumidos en un bucle infinito. Profundizando sobre profundizar llegamos por aquí. Equilibrio igual a perfección, no existe solo es la utopía de lo que desearíamos, es entonces la idea que nos hace caminar más hacia el horizonte y seguir avanzando sabiendo que jamás lo alcanzaremos, ¿Será tangible?, ¿alguien alguna vez lo alcanzó? ¿Por qué siempre tenemos la necesidad de estar en equilibrio si sabemos que es algo imposible? ¿Pero cada cuánto se desborda? ¿Cada cuánto tengo que volver a buscarlo? ¿Será un eterno vaivén? ¿A dónde nos lleva el desequilibrio? El desequilibrio por más desagradable y duro que sea; esa falta de sosiego, la falta de claridad en las cosas hace que toquemos fondo de distintas maneras y en diferentes ámbitos, nos hace saber de lo que realmente estás hecho, que tan valientes y fuertes somos y en su misma medida que tan frágiles somos… Por lo tanto, es esencial tener desequilibrio para luego encontrar a su antónimo o estar lo más cerca de él.

Autoría: Samuel Ramirez

Dirección: Samuel Ramirez

Compañía: Samuel Ramirez

Reparto: Carolin Agüero Madera, Nahir Agostina Graieb, Vidalis Helen de la Cruz

Fecha del Estreno: 11 de junio del 2021

Teatro: Teatro Lagrada

Duración: 40 minutos

Género: Danza contemporánea

Festivales: MIRADAS AL CUERPO EDICIÓN XIV

 

Equilibrios en el aire

Milsa Maúrtua Salvador

Equilibrios en el aire es el tercer espectáculo en participar del Festival Miradas al Cuerpo organizado por el Teatro Lagrada. Esta propuesta escénica de danza contemporánea interpretada por tres bailarinas nos sumerge en un viaje donde el equilibrio y el desequilibrio dialogan mostrándonos la valentía del ser humano por sobreponerse a las adversidades. 

El escenario permanece vacío desde un inicio y solo contamos con la presencia de seis rodillos de movilidad que permite la creación de distintos niveles en el espacio, estos elementos nos invitan a percibir a las bailarinas suspendidas en el aire y con el cuerpo en un riesgo constante de caída. Al enfrentarnos con el equilibrio también nos enfrentamos con su antónimo, el desequilibrio, que se ve de manera muy clara en la composición de imágenes y secuencias coreográficas a lo largo de la puesta en escena. 

En muchas ocasiones, el movimiento de los cuerpos se produce sin música creando una atmósfera de tensión entre el cuerpo y el espacio, posteriormente el espacio sonoro actúa como un elemento disparador del movimiento y acompaña el viaje de las intérpretes. De la misma manera, la aparición de una voz en off a la mitad de la puesta en escena nos ofrece un discurso sobre aquello que necesitamos hacer luego de perder ese equilibrio que en realidad es imperfecto y efímero, reestablecerse es la palabra clave de este monólogo e invita a las intérpretes a buscar otra textura en sus cuerpos. 

Una característica importante que rescato de la pieza es la particularidad de los cuerpos de cada una de las intérpretes, las tres presentan calidades de movimiento sumamente diferentes que crean en conjunto un diálogo interesante y visualmente atractivo. Podemos identificar con claridad cómo la premisa del equilibrio / desequilibrio ha sido trabajada de manera consciente por cada una de ellas. Además, la voz aparece de manera orgánica en una de las bailarinas creando un nuevo estímulo para sus compañeras quienes reaccionan siempre desde el cuerpo. 

Equilibrios en el aire presenta una composición dramatúrgica clara y precisa donde la técnica y entrega de cada una de las intérpretes es innegable, además, toca un tema con el que el público puede conectar con facilidad y reflexiona no solo sobre los momentos en los que como seres humanos tocamos fondo y perdemos el equilibrio sino sobre la importancia de acompañarse y sostenerse en colectividad. 

En muchas ocasiones, el movimiento de los cuerpos se produce sin música creando una atmósfera de tensión entre el cuerpo y el espacio, posteriormente el espacio sonoro actúa como un elemento disparador del movimiento y acompaña el viaje de las intérpretes.”

Milsa Maúrtua Salvador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo