1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

 

Sinopsis: Cuatro amigos (dos parejas) se reúnen para ensayar una obra de teatro, pero antes de empezar la sesión una de ellas rompe a hablar echando en cara a los demás cuestiones que llevaban larvadas desde hace tiempo; este primer extenso parlamento pone en marcha sucesivos parlamentos de los otros tres personajes, donde cada uno de ellos expone desde perspectivas diferentes su visión de las relaciones humanas entre ellos.

Autoría: Pascal Rambert

Traducción: Coto Adánez

Adaptación: Coto Adánez

Dirección: Pascal Rambert

Ayudante de Dirección: Fernando Sánchez-Cabezudo

Producción: Buxman Producciones

Ayudante de producción:

Producción ejecutiva: Pablo Ramos Escola

Reparto: Fernanda Orazi, María Morales, Jesús Noguero e Israel Elejalde

Escenografía: Pascal Rambert

Vestuario: Sandra Espinosa

Diseño del Cartel: Patrcia Portela

Fotografía: Vanessa Rábade

Vídeo Promocional: Ensayo

Fecha del Estreno: 12 de septiembre de 2017

Teatro: Teatro Kamikaze

Duración: 1 hora y 45 minutos

Género: Drama

Web Oficial: Ensayo

Entrevistas y reportajes:

Europa Press: “Pascal Rambert dirige Ensayo: “Las generaciones de musulmanes que nacieron en Francia son el síntoma de un abandono”

La hora cultural-RTVE: “´Ensayo´ en el Pavón Teatro Kamikaze-La hora cultural”

 

 

antunano

La nueva obra de Rambert se estructura en cuatro parlamentos, que no monólogos, sucesivos, de cada uno de los personajes, en los que analizan las relaciones de todo tipo, que han mantenido entre ellos hasta la fecha. Se echan en cara muchos temas que por diversos motivos mantenían escondidos, deteriorándose las relaciones entre ellos: saltan por los aires las amables y ocultas convenciones de lo correcto al aflorar sentimientos y resentimientos. Algunos de los temas: frustración, sexo, no correspondencia en la amistad, ideales rotos, ideologías destruidas, conformismo, pesimismo ante el futuro y la inacción de las nuevas generaciones, y muchas reflexiones en torno a la creación. Quizá sea este último tema, en una obra de carácter polisémico para el espectador, el que contenga un mayor interés para mí. Cada uno de los discursos o parlamentos abordan múltiples cuestiones, pero tienen un hilo conductor: la incoherencia de las palabras dichas de manera casi inconsciente; el lenguaje, que en su expresión crea ideas; las estructuras que soportan el lenguaje y fabrican sistemas sociales o políticos; la ficción o la realidad que impulsa el devenir de la historia. Estos son leit motiv que se encuentran en los textos y que como motivos recurrentes se repiten una y otra vez. Quizá la no progresión del discurso de una forma lógica o mediante otros procedimientos del lenguaje produzca una sensación de propuesta elemental, donde escuchadas las frases quedan sin desarrollo consciente, sensorial o inconsciente; la no concepción de monólogo de los largos parlamentos provoca una deliberada separación entre el yo del personaje y el discurso, que se lanza con el deseo de encontrar respuestas en el público (al menos internas). Texto, en conjunto, poco compacto en su heterogeneidad manifiesta; interesante, a veces, reiterativo, otras.

Un texto basado en la palabra requiere actores con capacidad para transmitir esos discursos con claridad expositiva, intención y con variedad tonal para captar sin decaimientos la recepción de los espectadores. Resuelven bien esta difícil papeleta, con algunos lapsus de vocalización en el caso de Fernanda Orazi, y captan la atención del público, también ayudados por sus movimientos en el espacio escénico y el ritmo del actor -acompasamiento entre texto y gesto- que se observa en la representación. Asimismo, los actores mantienen una escucha activa cuando no están en uso de la palabra, lo que matiza la elocución del que habla.

Una sala de ensayos, con mesas provisionales sobre estructuras de madera y diversos objetos sobre ellas. Color blanco en las paredes y luz que, en parte, por reflejo del escenario y en parte por la tenue iluminación de las primeras filas de la platea, que refuerza esa relación que quiere establecerse entre discurso y espectador.

José Gabriel López Antuñano, UNIR

 

María José Cortés robles, Artepolis: «Ensayo, Pascal Rambert»

Javier Villán, El Mundo: “´Ensayo´ de Rambert: devastador y actoral”

Tragycom: “Ensayo”

Juan Ignacio García Garzón,  ABC Cultura: “´Ensayo´: hablar demasiado”

Marcos Ordóñez, Babelia- El País: “Lo importante es amar”

Javier Vallejo, El País: “El mensajero habla y muere”

Eduardo López, Shangai.com: “¡Atención, jóvenes! En la obra ´Ensayo´ os invitan a alzar la voz”

 

«Pascal Rambert es, sin duda, uno de los artistas más interesantes y reconocidos en el panorama europeo…»

María José Cortés Robles

Artepoli

«Como en aquel peliculón de Zulawski, los protagonistas de Ensayo, de Pascal Rambert, en el Pavón, necesitan volver a arder juntos…»

Marcos Ordóñez

El País

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo