1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: Dos amigas: Vero y Mariola. Dos amigas tan amigas que son hermanas. Unidas desde la infancia por un amor y una fidelidad inquebrantable. Compartiendo todo: juguetes, ropa, cigarros, colorete… Solo una sombra sobre su amistad: “Mientras que una crecía confiada mimada por la vida y sonriente, la otra se sentía desgraciada…”

Autoría: Ana López Segovia

Dirección: Ana López Segovia (con la colaboración de José Troncoso)

Ayudante de Dirección: Alicia Rodríguez

Producción: Las niñas de Cádiz

Ayudante de producción: LA SUITE CREACIÓN

Distribución: Marmore

Compañía: Las niñas de Cádiz

Reparto: Alejandra López, Teresa Quintero Rocío Segovia, Ana López Segovia

Iluminación: Agustín Maza

Videoescena: Susana Martín

Vestuario: Miguel A. Milán

Realización de Vestuario: Olga Sola

Música: Canciones: “SEÑOR DE NERVIÓN”, de Fran Ortiz Morón y Francisco J. Seren, interpretada por la Banda de Nuestra Señora del Rosario de Cádiz. “WILD IS THE WIND”, de Nina Simone.

Espacio Sonoro: Mariano Marín

Fecha del Estreno: 7 de agosto de 2019

Teatro: Residencia artística en espacio Guindalera (Madrid), Teatro Romano de Baelo Claudia

Otros Espacios: Teatro Romano de Itálica, teatro Salón Cervantes (Alcalá de Henares), Sala Real (Becerril de la Sierra), Teatro Municipal de Coslada, CENTRO CULTURAL PACO RABAL PALOMERAS, Teatro Municipal Juan Bernabé (Lebrija), Teatro Felipe Godínez (Moguer), Auditorio Municipal de Algodonales, AUDITORIO VILLA DE ROA, ESPACIO AFECIR (Feria de Teatro de Ciudad Rodrigo), etc.

Duración: 1 hora y quince minutos

Género: tragedia con humor

Festivales: Festival Internacional de Badajoz

Premios: ganadora de los XXIII Premios Max de la Artes Escénicas al mejor espectáculo revelación (2020)

Web Oficial: http://lasniñasdecadiz-unb.com/html5-blank/el-viento-salvaje/

Entrevistas y reportajes: Onda Cero Coslada está con Ayuntamiento de Coslada y Las Niñas de Cádiz: https://www.facebook.com/ondacerocoslada/videos/entrevista-ana-l%C3%B3pez-segovia-lasninasdecadiz-actriz-direcci%C3%B3n-y-texto-de-la-obra/209870400129119/

 

El viento es salvaje (Fedra y Medea en Cádiz)”

Carmen González-Vázquez

No hay mayor tragedia que no saber reírse de uno mismo. Ni tampoco no encontrarle la gracia al prójimo. Y eso no les pasa a las niñas, precisamente, que han conseguido burlar las desgracias de la vida cotidiana en una cómica resignación no menos trascendente que el Destino -el propio y el ajeno-. Quizá por nacimiento tienen ya esa visión chirigótica del mundo que entronca con aquellas artistas hispanas y singulares de la Hispania romana que celebró Juvenal, las Puellae Gaditanae, a las que rinden homenaje con su nombre artístico en traducción, y que ahora celebro en estas líneas como latinista de vocación y espectadora por devoción. Porque, para qué decir lo contrario, estas puellae modernas son muy graciosas, inteligentemente divertidas. Además de llevarnos de viaje durante más de una hora a dos mitos imprescindibles del mundo griego, perfectamente reconocibles, nos recuerdan que las mujeres contemporáneas somos también unas heroínas a las que nos toca transitar por tragedias variopintas de la vida cotidiana que, mejor que con ansiolíticos, es mejor tomarlas con humor (aunque fastidie). Y es que la universalidad del mito cobra su mayor sentido cuando se rompe el distanciamiento de los “personajes elevados” para traerlo a personajes “a pie de calle”: eso permite hacer tragedia con claves de comedia sin perder el páthos doloroso, al que las niñas aplican el ungüento del humor. 

Fedra y Medea son quizá, con Antígona, los personajes femeninos de tragedia griega más representados y queridos para las actrices. Su pasión desborda los límites del destino, los de la razón, empatizamos con ellas y si, además, lo que les pasa es reconocible para cualquiera, la paideía está servida (y también el perdón a los personajes, como a nosotros mismos). 

Entre los (muchos) aciertos del espectáculo destaca la unión entre la tradición literaria de la tragedia y la tradición popular de la chirigota, consiguiendo no ya que no chirríe, sino que se acompase al ritmo del verso que domina el texto. A las estrofas “cultas” como el soneto, la lira, los tercetos, los pareados, la décima se añaden otras más populares como el romance, la quintilla, o las cuartetas típicas del romancero carnavalesco gaditano: todas tan bien recitadas que parecen una prosa natural salida de la boca de cualquier gaditana que quede con sus amigas para una merienda. Todo eso es posible gracias a la profunda labor de investigación que por su formación filológica ha hecho la autora del texto, Ana López Segovia, así como por la experiencia y competencia actorales de todo el reparto, que no han dudado en colaborar con José Troncoso para cuadrar el círculo con la expresión gestual y corporal de las actrices, dialogando perfectamente con el texto para crear un doble nivel de entendimiento y de comicidad que se refuerza por la minimalista -y eficazmente funcional- escenografía.

Hay referencias al “subconsciente colectivo” del mito, pero también al de los tópicos nacionales, pues el calor de ese viento del Levante allá por Cádiz, que aturde las entendederas en cualquier tarde estival, ubica a los espectadores de cualquiera de las muchas salas donde han actuado. Como ha escrito la directora, “Un viento salvaje que arrastra y enloquece, que aniquila el libre albedrío y convierte a los seres humanos en marionetas arrastradas por la locura.” Teniendo un viento así y esos calores… ¡quién necesita olímpicos dioses vengativos!

Domínguez Saucedo, ‘El viento es salvaje’ revive la tragedia griega impregnada de comedia y simbolismo mágico, Tarifa

«Además de llevarnos de viaje durante más de una hora a dos mitos imprescindibles del mundo griego, perfectamente reconocibles, nos recuerdan que las mujeres contemporáneas somos también unas heroínas a las que nos toca transitar por tragedias variopintas de la vida cotidiana que, mejor que con ansiolíticos, es mejor tomarlas con humor (aunque fastidie).»

Carmen González-Vázquez

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo