1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...

Sinopsis: A principios del siglo XX, un boxeador norteamericano llega a Barcelona. Se llama Jack Johnson y ha sido el primer afroamericano que se ha proclamado campeón mundial de pesos pesados. Se enfrentó a Jim Jeffries en el llamado «Combate del siglo» y, contra todo pronóstico, lo ganó. Una victoria contra el racismo. Johnson tuvo que pagar un precio elevado por su triunfo: una sentencia injusta que le hizo abandonar su país natal. Y aunque en Barcelona encuentra unos aires diferentes, tal vez más libres, Jack Johnson se verá perseguido por los fantasmas de su pasado que, de la mano de tres cabareteras, le harán revisar su historia y el recuerdo de su rival, Jim Jeffries.

Dramaturgia: Denise Duncan

Autoría: Denise Duncan

Dirección: Denise Duncan

Ayudante de Dirección: Xavi Buxeda Marcet

Producción: Centro Dramático Nacional, Sala Beckett, Grec 2020 Festival de Barcelona y Teatre Principal de Palma

Reparto: Queralt Albinyana Àlex Brendemühl Armando Buika Andrea Ros Yolanda Sikara

Escenografía: Víctor Peralta

Iluminación: Guillem Gelabert

Vestuario: Nina Pawlowsky

Música: Manel Fortià (contrabajo), Carlos Falanga (batería) y Marco Mezquida (piano)

Espacio Sonoro: Marco Mezquida/Jordi Bonet

Fotografía: Kiku Piñol

Vídeo Promocional: Raquel Barrera

Teatro: Teatro Valle Inclán

Sala: Francisco Nieva

Duración: 1h y 45 min

 

Crítica teatral de: El combate del siglo 

Mélanie Werder Avilés – Instituto del Teatro de Madrid

El Centro Dramático Nacional presentó en la Sala Francisco Nieva el resultado de la residencia “Autor en residencia” 19/20 de la Sala Beckett, El combate del Siglo, escrita y dirigida por Denise Duncan.

En una escenografía fija de tarimas a tres alturas, Víctor Peralta juega con las esquinas de un ring de combate divididas por el espacio – así como la lucha atraviesa todo el viaje del personaje protagonista-, sumado a la trama cuadriculada que emula un tablero de ajedrez en el suelo de la misma. El espacio se acota lateralemente con sillas y mesas de cabaret que crean un no-lugar en el que los personajes siguen el foco de la acción.

 Basada en hechos reales, la autora narra que descubrió en el libro de Jack London titulado El combate del siglo no solo lo profundamente racista que era London, sino también el cisma que supuso la victoria de Jack Johnson, primer afroamericano campeón de pesos pesados (1908-1915).

La conexión de Jack Johnson con Barcelona es el desencadenante del ejercicio de ficción propuesto en la pieza. El boxeador paró en la ciudad para lo que previsiblemente iban a ser un par de meses –huyendo de una pena de cárcel- que terminaron alargándose en más de tres años.

El contraste de la España de la época con el Estados Unidos segregado del que venía, le hizo convertirse en una figura fascinante para la autora.

En las casi 1.45h de función (que se alargaron por un ligero encasquillamiento en el ritmo) se acompaña a Jack fucking Johnson –Armando Buika – , de la mano de Queralt Albinyana, Andrea Ros y Yolanda Sikara que interpretan tanto a las mujeres de su vida, las trabajadoras del Cabaret, la prensa, la justicia, etc. en un viaje dickensiano por los fantasmas del pasado. El combate contra Jim Jeffries, interpretado por Àlex Brendemühl, “la gran esperanza blanca” serpentea entre la multitud de episodios imaginados-reconstruidos de la biografía personaje atribulado.

La atmósfera cabaretera está excelentemente conseguida gracias al vestuario de Nina Pawlowsky y la dirección msuical de Marco Mezquida, que consigue unos números que aúpan la noción espectacular que anuncia la estética.

La arquitectura dramática es de cierta complejidad, puesto el orden de las escenas recorre episodios temporales diversos anunciados con fechas en una pizarra – al más puro estilo: round 2– mientras afina la búsqueda de las debilidades del personaje, sus miedos, su caída en desgracia, diluyendo la potente hipótesis de partida: el combate del siglo.

Sin duda, la fuerza de El combate del siglo reposa en Queralt Albinyana, Andrea Ros y Yolanda Sikara, que llevan con inundante personalidad y talento el peso del torrente de escenas, estilos, tiempos y espacios.

También es un placer ver la representación en escena de mujeres cabareteras con entidad. Personajes que no parten únicamente de un cliché vacío de deseo masculino (si bien esa es la esencia del cabaret) sino que son justificadas en la trama; así su devenir y acción vinculados al de la dramaturgia.

Un cabaret narrativo con boxeadores que recitan Shakespeare, espectáculo musical y símbolos escénicos fuertes (la bota de la justicia sobre el cuello del boxeador) que derivan en los miedos universales: miedo a la muerte, a la vulnerabilidad, a la soledad.  

 

 

Descarga aquí: el programa de mano

 

José Miguel Vila, “Crítica de la obra de teatro ‘El combate del siglo’: una frenética y, posiblemente, inevitable huida hacia adelante” Diario Crítico

Diego Da Costa. “El combate del siglo: no morder el polvo” Cinemagavia

Fernando Merino, “‘El combate del siglo’ o la adaptación crítica que hace la afrodescendiente Denise Duncan del libro de Jack London” FernandoMerinoBlOG

 

“La arquitectura dramática es de cierta complejidad, puesto el orden de las escenas recorre episodios temporales diversos anunciados con fechas en una pizarra – al más puro estilo: round 2– mientras afina la búsqueda de las debilidades del personaje, sus miedos, su caída en desgracia, diluyendo la potente hipótesis de partida: el combate del siglo.”

Mélanie Werder

Instituto del Teatro de Madrid

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo