1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

 

Sinopsis: Cinco personajes son sujetos de la crisis del desamor: han roto con su pareja o están a punto de romper. A partir de ahí, las trayectorias de unos y otros se cruzan. Un bar y una inmobiliaria son lugares de encuentro de estos personajes que intentan rehacer sus vidas; lo intentan con el cambio de parejas, pero al final no consiguen su objetivo por falta de decisión u otros motivos.

Autoría: Ignasi Vidal

Dirección: Ignasi Vidal

Ayudante de Dirección: Antonio Rincón-Cano

Producción: Emilia Yagüe Producciones, Olympia Metropolitana y Unahoramenos.

Ayudante de producción: Yahaira Orbegozo, Romeo Urbano

Producción ejecutiva: Antonio Rincón-Cano

Reparto: Manu Baqueiro, Celia Vioque, Sara Rivero, Daniel Freire, Eva Isanta

Escenografía: Curt Allen Wilmer y Leticia Gañán

Construcción de Escenografía: Scnik Móvil

Iluminación: Sergio Gracia

Movimiento: Amaya Galeote

Vestuario: Beatriz Carballo

Realización de Vestuario: Petra Porter

Música: Marc Álvarez

Diseño del Cartel: David Ruiz

Vídeo Promocional: El Cíclope y otras rarezas de amor

Fecha del Estreno: 18 de agosto de 2017

Teatro: Teatros del Canal

Género: Drama

Duración: 70 minutos

Web Oficial: El Cíclope y otras rarezas de amor

Entrevistas y reportajes: Carles Francino,Cadena SER-La Ventana: “El amor real no es el de Disney”

 

 

antunano

Pieza teatral compuesta de pequeñas escenas de dos personajes, que se encuentran en torno a un bar, y al piso y la oficina de una inmobiliaria. Estructura yuxtapuesta donde se van entrecruzando los desengaños y las expectativas de cinco personajes. En sus encuentros, se percibe en cada uno de ellos un profundo desencanto y una situación incierta y angustiosa, que tratan de paliar con el intento de rehacer su vida con una nueva pareja. El mayor acierto de este planteamiento es que con conversaciones condensadas y breves se esboza el perfil de cada personaje y se siguen las historias de cada uno de ellos. Por el contrario, el problema de esta estructura dramática consiste en los veloces cambios de situaciones, sin penetrar a fondo en los verdaderos problemas de las diferentes crisis y que a los personajes se les conoce muy superficialmente: demasiado epidérmico. Por otra parte la sucesión de escenas de dos con desarrollo previsible crea cierta monotonía, porque no existe avance de la acción dramática, quedándose en una yuxtaposición de situaciones que se construyen con un patrón semejante. Es una obra que se aproxima más a ejercicios de taller de escritura dramática, que a un espectáculo sólido. Hay mimbres, pues los diálogos son ágiles, penetrantes y maneja bien lo no dicho, lo sobreentendido; asimismo recoge algunos rasgos de escenas costumbristas y logra algunos momentos de ácida comicidad, pero carece de ambición y extensión. La duración es algo más de una hora, pero en este tiempo hay juegos corales en el cambio de escenas que alargan innecesariamente la duración y rompen el tempo de la comedia. Intenta que esta se apoye en un capítulo de Rayuela y hay algunas resonancias en los juegos de encuentros y desencuentros, pero se queda más en una pretensión explicitada y en el título, sin recoger el espíritu de la novela de Cortázar.

El autor, también director, mantiene a todos los actores en la escena y no resuelve bien las transiciones referidas en el párrafo precedente. Acierta en el tempo ritmo de cada una de las escenas y sobrevuela en la dirección de actores. La comedia presenta algunos problemas: Marta tiene una edad que no se corresponde con la del personaje de su pareja y la verosimilitud se resiente; es una lástima porque Isanta y Baqueiro son los actores más sobresalientes del elenco. Además se aprecian desigualdades en estilos interpretativos, Freire no contiene a su personaje y se desliza por el exceso impostado del psicologismo argentino.

El espacio escénico, una plataforma limpia en el suelo, negra y fabricada con lamas. Los actores levantan algunas de ellas y escriben el lugar, de manera que el paso de una escena a otra, bien pensado, podría ser muy rápido, sino fuera por las mencionadas transiciones coreográficas. Vestuario contemporáneo e iluminación clara y abundante, apropiada para una comedia.

José Gabriel López Antuñano, UNIR

José-Miguel Vila, Ocio crítico: “´El cíclope y otras rarezas de amor´: ¡Qué rara es la vida…! ¡Qué raros los que la vivimos…!”

Hugo Álvarez Domínguez, Butaca en Anfiteatro: “´Cíclope y otras Rarezas de Amor´ o cruces de escasa profundidad”

 

«El autor, actor y cantante Ignasi Vidal nos sorprendió a casi todos hace no mucho tiempo[…] con El Plan…»

Hugo Álvarez Domínguez

Butaca en anfiteatro

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Logo