1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…

Sinopsis: Nunca ha habido tantos “Harpagones” como en nuestra sociedad actual. Hombres cuya patológica afición a tener y acumular termina por destruirlos, convirtiéndolos en muñecos rotos. En un montaje que transita entre la Comedia del Arte y el Comic, transmitimos este mensaje de Molière que, sorprendentemente, después de cuatro siglos continúa vigente ¡Qué poco hemos aprendido!... RIÁMONOS DE NOSOTROS MISMOS.

Autoría: Molière

Adaptación: Manuel Carcedo Sama

Dirección: Manuel Carcedo Sama

Producción: Karpas Teatro

Distribución: Karpas Teatro

Compañía: Karpas Teatro

Reparto: Rubén Casteiva, Alberto Romo, Alexia Lorrio, Jorge Peña Miranda, Belén Orihuela, Maite Vallecillo, Raúl Peñalva, Javier del Arco

Escenografía: Manuel Mª Grimaldi

Construcción de Escenografía: Berto Toral, Teresa Lozano

Vestuario: Manuel Mª Grimaldi

Realización de Vestuario: Berto Toral, Teresa Lozano

Música: Rubén Berraquero y Jorge Cardona García

Fotografía: Ignacio Ysasi

Fecha del Estreno: 2 de Junio 2017

Teatro: Karpas

Duración: 2 horas

Género: Infantil

Web Oficial: Karpas Teatro

Entrevistas y reportajes:

Revista Teatros: “Nunca estuvo tan vigente este personaje”

Evensi: “Todo un clásico de la literatura universal”

Madrid Es Teatro: “Casi dos horas de carcajadas continuadas y muchas más de reflexión”

Teatro Madrid: “Una comedia magistral del barroco francés escrita por Molière”

Un gran presupuesto no es siempre indicador de una gran producción. Karpas teatro lleva años ofreciendo teatro de calidad para todas las edades, sobreponiéndose a las dificultades que supone mantener en estos tiempos estable un negocio teatral de pequeño formato. Centrados en obras de repertorio, se encargan de acercar a la escena títulos tan universales que sorprende que no se encuentren de manera permanente en la cartelera teatral. En esta ocasión nos llevan a la Francia del siglo XVII de la mano de Jean-Baptiste Poquelin, Molière, ese genio que aunó los éxitos de la Comedia del Arte con los gustos de la corte del Rey Sol.

En una sala subterránea de espacio reducido, utilizan su mayor inconveniente como ventaja y abogan por un teatro cercano al público, ideal para que los más jóvenes vivan el teatro desde las primeras filas. El Avaro llega hoy a su escenario ya que, según ellos, «Nunca ha habido tantos “Harpagones” como en nuestra sociedad actual», y es cierto que bajo esta figura cómica podemos reconocer a muchos, hay cosas que nunca cambian por mucho que los siglos pasen.

Fiel al original en texto y estética, se busca resaltar el humor que alberga el propio texto más allá de buscar nuevos gags. La interpretación incide en la gestualidad de los personajes tipo y en un habla característica. Siguiendo la estética clásica, en el espacio sonoro predomina la música de clavecín, evocando las cortes del barroco. La escenografía muestra un espacio único, la sala de Harpagón, creado a partir de cortinajes y unos paneles de fondo que evocan un ventanal, además de un escritorio abarrotado de libros de cuentas y una silla.

Vestuario, maquillaje y posticería buscan encontrar el equilibrio entre la ambientación histórica y la caricatura, aunque la segunda tiene más peso que la primera. Los pocos medios con los que se cuentan se suplen con imaginación y humor. El ejemplo más claro es la creación de las pelucas barrocas de los hijos de Harpagón, Cleanto y Elisa, que están confeccionadas con material aislante en vez de con pelo propiamente, un elemento de humor que se acrecienta cuando la propia Elisa sale a escena en cierto momento con una espátula clavada en la peluca, como si momentos antes se hubiera estado retocando el peinado. Ejemplos así hacen cómplice al público del juego escénico que están presenciando.

Así pues, esta producción tiene no cuenta con mayores pretensiones que entretener y divertir a cualquier tipo de público. Tal vez su mayor debilidad sea que, tras haber optado por un código de Comedia del Arte, este código no se mantenga en todo momento ni por todos los personajes. Si bien es posible que ese no fuera su objetivo, de este modo podría haber acercado a su público a un género muy rico y no siempre reconocido, al igual que nos sumerge en esta obra universal.

Diego Gil Zarzo

Instituto del Teatro de Madrid

 

El avaro que nos presenta “Karpas Teatro” es una comedia ágil, amena, dinámica y entretenida, que se convierte en un homenaje a Molière y a la comedia con mayúsculas.  En ella se sube a escena uno de los personajes más clásicos del teatro universal, Harpagón (nombre parlante procedente del griego: ‘el que arrambla ávidamente con todo’), viejo avaro que, como es sabido, tiene una clara influencia de Euclión, protagonista de la Aulularia de Plauto. Su irrefutable vigencia nos hace pensar en lo poco que hemos cambiado a lo largo de los siglos, ya que esta pieza teatral nos habla de una realidad que, por desgracia, sigue siendo muy actual: la avaricia.

Destaca sobremanera el equipo actoral de la compañía, tanto por su excelente caracterización, que desde el primer momento despierta en el espectador una sonrisa, como por la calidad de la interpretación de cada uno de ellos. En cuanto a lo primero, el vestuario nos traslada a la época barroca (e incluso rococó), pero no únicamente de una forma habitual, sino aportando su marca de originalidad y casi paródica mediante el ropaje pomposo y exagerado que visten las damas y, sobre todo, a través de un elemento que llevan consigo en todo momento los jóvenes hijos de Harpagón: sus pelucas. Estas son descomunales y, dependiendo de la escena en que nos encontremos, llevan, literalmente, clavados diferentes utensilios, ya sean tijeras, espátulas u otros, que son tan desconcertantes como divertidas para el espectador y parodian los excesos de la moda a la francesa, especialmente en el siglo XVIII. Por lo que respecta a la interpretación actoral, es reseñable la actuación de Valerio, quien, en cada una de sus intervenciones, utiliza un idiolecto particular mediante un juego fonético que consiste en cambiar el sonido de la “v” por el de la “f” (nuevo guiño a lo francés paródico) y en pronunciar de manera plena la “d” final, algo que aporta un toque especialmente humorístico a cada uno de sus parlamentos, por muy serios que aparentemente sean. En esta misma línea, es digno de mención Harpagón, quien está absolutamente a la altura del papel que representa, aunque llama la atención la sobreactuación con que interviene en algunas ocasiones, algo que, a mi modo de ver, le convierte a veces en una caricatura de sí mismo. Esta elección escénica se une a otros recursos que potencian todos los personajes, como son, por ejemplo, la repetición de sonidos onomatopéyicos, movimientos a cámara lenta (imitando en ocasiones las cursis cajas de música, otra moda importada de Francia) o la expresión exagerada de sus rostros, que entronca sin ninguna duda con la commedia dell’arte y, al mismo tiempo, con los personajes de cómic, dos de las influencias confesas del director en el montaje de su espectáculo.

La escenografía, por su parte, es sencilla pero muy acertada. Se adapta al teatro en que se representa, un espacio de pequeñas dimensiones, y se conforma por una serie de elementos sustanciales que sitúan al espectador en el despacho de Harpagón, el lugar donde se desarrollan casi todas las escenas. Que la sala sea pequeña permite una mayor sensación de cercanía con los actores, quienes, en algún momento, interactúan además con el público, al que se hace partícipe, así, de los enredos que se están llevando a cabo en la escena. Este feed-back tiene como protagonista principal a Flecha, criado, chófer y cocinero del avaro, quien lo tiene pluriempleado (y muy mal pagado, por supuesto) para que su fortuna no merme demasiado por sus servicios. Quién le iba a decir que sería precisamente él el desencadenante del desenlace…

Estamos, por tanto, ante una típica comedia barroca, donde los equívocos, el engañar con la verdad y la construcción de intrigas forman parte sustancial de una acción en que el amor va a vencer finalmente en un happy end que lo es para todos, incluido nuestro querido Harpagón (¿o quizá no?). Este no ha aprendido absolutamente nada porque su obsesión hace de él un ciego vital incapaz de renunciar a su amado dinero, pero ha conseguido, con su actitud reprobable, que el público descubra, tras esa risa continua que le produce su comportamiento, que no quiere parecerse a él. Un público, por cierto, que puede serlo de todas las edades, ya que la apuesta de Carcedo está pensada para todos: para todos aquellos que quieren disfrutar del buen teatro, ese teatro que esconde, como digo, detrás de la carcajada, una reflexión amarga sobre una sociedad que también es la nuestra, pues queda en evidencia que nunca existieron tantos Harpagones como ahora.

 

Esperanza Rivera Salmerón

Universidad de Valladolid

 

En una sala subterránea de espacio reducido, utilizan su mayor inconveniente como ventaja y abogan por un teatro cercano al público, ideal para que los más jóvenes vivan el teatro desde las primeras filas

Diego Gil Zarzo

Teatrero.com

El avaro que nos presenta “Karpas Teatro” es una comedia ágil, amena, dinámica y entretenida, que se convierte en un homenaje a Molière y a la comedia con mayúsculas.

Esperanza Rivera Salmerón

Universidad de Valladolid

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Logo