1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 2,00 de 5)
Cargando…

Sinopsis: En esta historia, Drácula está en su castillo de Transilvania en 1897, junto a Jonathan Harker; pero también, en la antigua Valaquia, en 1462, enamorado de una princesa tristemente emparedada; pero también, en Londres, en 1898, fascinado por Mina y enfrentado al profesor Van Helsing; pero también, en Madrid, en 2020, convertido en estrella de rock. Drácula. Biografía NO autorizada, basada en la novela de Bram Stoker, es un viaje sin retorno a lo que ya sabíamos de Drácula y a algunas cosas más que nadie imaginaba.

Dramaturgia: Ramón Paso

Autoría: Bram Stoker y Ramón Paso

Dirección: Ramón Paso

Ayudante de Dirección: Blanca Azorín y Ainhoa Quintana

Producción: Inés Kerzán

Ayudante de producción: Sandra Pedraz Decker

Producción ejecutiva: PasoAzorín Teatro

Reparto: Jacobo Dicenta, Ana Azorín, Juan Carlos Talavera, Inés Kerzan, Ángela Peirat, Jordi Millán, David DeGea, Ainhoa Quintana, Lorena de Orte, Guillermo López-Acosta, Laura de la Isla

Escenografía: María Fernández

Iluminación: Carlos Alzueta

Vestuario: Inés Kerzan y Ángela Peirat

Realización de Vestuario: Cornejo

Espacio Sonoro: Jorge Muñoz

Diseño del Cartel: Ana Azorín

Fotografía: Ramón Paso

Fecha del Estreno: 9 de enero de 2020

Teatro: Fernán Gómez

Sala: Girau

Duración: 120 minutos aprox

Género: Biografía de mito de terror

Web Oficial: https://www.teatrofernangomez.es/actividades/dracula-biografia-no-autorizada

 

Crítica de Drácula, biografía no autorizada

Rafael Gómez Alonso – Universidad Rey Juan Carlos 

La obra plantea una adaptación de la novela de Drácula, de Bram Stoker, y de su traducción islandesa, haciendo alusión a la saga de referencias cinematográficas sobre el mito del vampiro, especialmente a la que había creado Francis Ford Coppola, y al estilo dialogístico de la película Entrevista con el vampiro de Anne Rice. Por otra parte, en diversas partes de la recreación se permite homenajear y citar otras referencias literarias de los clásicos románticos del terror como El Vampiro de John William Polidori o Carmilla de Sheridan Le Fanu.

El planteamiento de esta nueva versión es denominada por su autor, Ramón Paso, como de “suspense sexy”, permitiendo desarrollar una focalización actualizada de su idolatría a modo de un vampiro/estrella de rock que trabaja en un musical y que ofrece una perspectiva de su historia basada en la relación que mantiene con los personajes de su historia y sus posteriores reencuentros. El protagonista se sirve de elementos textuales que convierten el mito de Drácula en un personaje adaptado a la cultura de masas, un integrado, que vive de las referencias del pasado.

La creatividad y originalidad de la puesta en escena radica en elegir un dispositivo material a modo de columna deslizante que posibilita agilizar la acción de saltos temporales dotando mayor movilidad a los personajes y permitiendo combinar diferentes épocas y estilos. Dicho elemento escénico supone una conexión espacial y temporal a modo de cronotopo que enlaza diferentes momentos biográficos y accede transportar al espectador a determinados momentos referenciales históricos del personaje. Estas situaciones históricas que perviven en el imaginario del espectador, que de antemano conoce la historia, se combinan con actualizaciones del mito, de un presente que aparece determinado por cierto abatimiento de su protagonista que vive enclaustrado en su pasado mientras trabaja como estrella de un musical.

El momento de la historia presente, a su vez, genera un espacio metatextual con el espectador en el que su protagonista se permite interpelar como prueba de su presencia en un escenario concebido para el espectáculo en el que trabaja. La elaboración de dichos saltos temporales a modo flash-back y flash-forward conectan diferentes momentos de la historia del mito, a modo de terapia psicoanalítica, centrándose en la parte más personal y biográfica del personaje y creando ciertos toques de implicación posmoderna llevada de la mano del musical en el que pervive, y haciendo alusión a citas musicales (The Doors, Bod Dylan, AC/DC).

La historia se presenta como un homenaje a lo salvaje y lo prohibido en donde pervive el ideal del personaje romántico perseguido por la soledad, el olvido y la falta de comprensión, a la vez que su alienación con el mundo actual que le rodea. Por otra parte, en determinados momentos, se permite observar cierta crítica a la sociedad posmoderna sobre la pérdida o camuflaje del ideal heredado del romanticismo con ciertos rasgos de suspense y seducción. La escenografía es minimalista y la puesta en escena queda especialmente determinada por los diálogos, combinada con la situación de entrevista realizada por el papel que ocupa una periodista, quizá más bien psicóloga, que permite ahondar en la vida del protagonista y que permite conectar y recordar otras épocas.

En líneas generales, la obra se convierte en un pastiche con diferentes mezclas de estilo y de citas ya conocidas que no aportan nada nuevo a la originalidad de la historia  con una duración excesiva de la representación, que supone cierta dificultad de mantener un ritmo y conexión, para una historia que ya el receptor ya conoce de antemano.

Críticas en prensa y blogs

Redacción, “Drácula Biografía no autorizada: El fragor del homenaje”, Cinemagavia

“Ramón Paso versiona ‘Drácula’ de Bram Stoker”, Artezblai

Entrevistas

Ramón Paso: “Drácula me llama la atención desde pequeño”, El mundo

 

 

“La obra se convierte en un pastiche con diferentes mezclas de estilo y de citas ya conocidas que no aportan nada nuevo a la originalidad de la historia  con una duración excesiva de la representación, que supone cierta dificultad de mantener un ritmo y conexión, para una historia que ya el receptor ya conoce de antemano.”

Rafael Gómez Alonso

Universidad Rey Juan Carlos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Logo