1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Sinopsis: Un Coro de Mujeres testigos de la Guerra, con las vestiduras ensangrentadas, camina entre los cuerpos abandonados de un campo de batalla. Aúllan, gritan, gimen y acusan a La Guerra, como si fuese un ser vivo demoledor. La Guerra mata, degrada, humilla, transforma a todo ser, en cualquier lugar y en cualquier época de la historia del ser humano. El Coro, abrazándonos entre sus lágrimas de duelo, va mostrándonos a mujeres de la humanidad durante su encuentro con La Guerra. Y al final, sólo una pregunta: ¿Por qué empezó?

Dramaturgia: María A. García Rojas

Autoría: María A. García Rojas

Dirección: María A. García Rojas

Producción: Actrices sin Papel. Teatro

Compañía: Actrices sin Papel. Teatro

Reparto: Ana Navarro, Carmen Camarero, Macarena Alcalde, Elena Cecilia Blázquez, Marta A. García Rojas

Escenografía: Marta A. García Rojas

Iluminación: Beatriz Sierra

Vestuario: Marta A. García Rojas

Música: Rita Moldao (Asesora de canto)

Diseño del Cartel:

Fotografía: Pilare Villalaín

Teatro: El umbral de primavera

Duración: 75 minutos

Género: Contemporáneo

 

 


drama-masks

Esta obra está destinada a las Mujeres, a los Hombres, a la Humanidad. A las personas comprometidas con la Violencia de Género, con la Paz, con la Vida.” Estas palabras incluye la autora  en el apartado de “datos de interés” en la programación de la página web del Umbral de Primavera, la sala donde he podido disfrutar de esta obra. En ella, un coro de cinco mujeres de distintas edades hablan de los conflictos armados, de las distintas maneras que tiene de afectar en concreto a las mujeres y del absurdo general que es la guerra en sí. Para ello utilizan algunos fragmentos de Madre Coraje de Bertolt Brecht que sirven como hilo conductor entre las situaciones escénicas creadas por las actrices y la directora. En ellas podemos ver a mujeres violadas, asesinadas, torturadas, a mujeres que pierden a sus hijos, enfermeras desbordadas por las atrocidades del campo de batalla y mujeres que tratan de hacer lo posible por sobrevivir a una guerra que nunca quisieron y que no entienden.

Nada más comenzar el espectáculo ya resulta impactante el planteamiento estético, pues se observan a cinco mujeres muy diferentes entre sí moviéndose en un coro casi perfecto, con una gran escucha y creando entre ellas un imponente espacio sonoro con sus propias voces, tanto con el canto como con el texto hablado. Este principio es la constante del resto del espectáculo, logrando mantener toda la atención gracias una magnífica presencia física y espacial, que tan solo se ha perdido en momentos muy puntuales y muy pequeños por mínimos fallos de dicción. La estrategia estética abstracta de la que estábamos hablando antes resultaba muy evidente en el vestuario de las actrices, vestidos blancos manchados de “sangre” que no recuerdan a ninguna época concreta, que podrían ser de cualquier tiempo, al igual que la guerra. Sin duda es un acierto estético para fomentar la claridad de su mensaje, y es que la guerra siempre ha perjudicado horriblemente a todos, a los más indefensos y a las mujeres.

He dicho muchas cosas buenas de esta obra y de esta compañía dirigida por Marta A. García Rojas, pero sin duda lo mejor que he podido ver en ellas es su estupenda mezcla de un gran talento artístico con un gran compromiso con las ideas que defienden en la obra, compromiso que era visible en cada escena, en cada situación, en cada juego escénico. Se trata, en mi opinión, de un recordatorio de que el arte debería de tener una utilidad de toma de conciencia y de comunicación de ideas además del trabajo artístico. Para ver un teatro comprometido y de calidad, “Actrices sin Papel”.

Abel Pérez, ITEM

guerra-mujeres guerra-mujeres2

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Logo