1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Sinopsis: Indalecio convive con el miedo y la desesperación de haber nacido en el sitio equivocado: un lugar cubierto bajo kilómetros de plástico en donde los prejuicios y la superstición conviven con numerosas plagas de insectos gigantes. La desaparición de Farida, la chica de la que se encuentra enamorado, y un misterioso invernadero en el que está terminantemente prohibido entrar, son el detonante para que Indalecio se decida a emprender un peligroso y decisivo viaje de la mano de su hermano Ángel: un hombre que, a causa de una extraña enfermedad en la piel, se ve obligado a ir enfundado en un traje protector de color blanco que le hace parecer un astronauta que estuviese dando sus primeros pasos sobre la Luna. Una historia llena de fantasmas, tomates y violencia, que reflexiona acerca de ese doloroso momento en el que uno decide dejar de engañarse a sí mismo, para torcer el rumbo y caminar en búsqueda de la verdad.

Dramaturgia: Paco Bezerra

Dirección: Luis Luque

Reparto: Jorge Calvo, Mina El Hammani, Sammy Khalil, Chete Lera, Raúl Prieto, Pepa Rus y Julieta Serrano.

Escenografía: Mónica Boromello

Iluminación: Juan Gómez-Cornejo

Vestuario: Almudena Rodríguez Huertas

Música: Luis Miguel Cobo

Fecha del Estreno: Del 11 de octubre al 19 de noviembre de 2017

Teatro: Valle-Inclán.

Premios: Premio Calderón de la Barca en 2007 y el Nacional de Literatura Dramática en 2010.

Crítica teatral Dentro de la Tierra

Silvia Galí – Alumna en prácticas máster en Artes Escénicas 

Dentro de la Tierra es un gran invernadero invertido en futuro. Sus tomates crecerán grandes y sabrosos, y serán más caros que el oro, mientras contaminan a las personas que habitan a sus alrededores. Paco Bezerra, en esta obra, concibe la vida como un sueño, un cuento. Vivimos en el pasado y el futuro, siendo el presente un solo relámpago, y la inversión en el futuro, como en las tomateras llenas de insecticida, significa morir lentamente, morir de sordera, de mudez, silenciado por el paso del tiempo y una opresión constante. Vivo recuerdo de los actuales campos de cultivo de España y sus trabajadores y trabajadoras inmigrantes, precarios, abusados e invisibilizados.

Dentro de la Tierra es una obra que aúna problemas ambientales y sociales propios de nuestro país de manera trágica y poética, con originalidad y riesgo. Más a veces con un texto algo redicho, con excesiva intención de hacerse escuchar. A pesar de tener una reflexión filosófica interesante, la puesta en escena, dirigida por Luís Luque y diseñada por Mónica Boromello, hace aparecer algunos desaciertos en la obra. La solemnidad con la que avanza deja entrever pocos atisbos de humor o ironía, haciéndose en momentos repetitiva, y las cadencias del texto son algo allanadas por actores presos del texto y con poca vida. Con una estética rural y algo post-apocalíptica, el espacio está constituido por una escenografía fija de un invernadero hecho con cortinas y paredes de plástico; dentro, una fila de tomateras a cada lado. Al fondo se sitúa un gran árbol enseñando solo sus raíces, y unas escaleras debajo que se adentran bajo la tierra. En el centro hay una mesa con una silla, y al pie se encuentra un hoyo que hace de almacén y cárcel de Indalecio, protagonista de la obra y escritor de una historia llamada Dentro de la tierra, sobre los que nacen y mueren bajo el invernadero, bajo todos los invernaderos del mundo. Entre la realidad y lo soñado, los personajes discurren en un paraje desolado, con padres y jefes autoritarios, hermanos traicioneros y otros de cobardes, todos intentando sobrevivir el infierno del invernadero, hasta que uno de ellos decide hacerle frente a su destino.

Aún y la crítica, su plástica escénica tiene buenas propuestas, como las raíces del árbol inmenso, creando una atmósfera de asfixia y encerramiento, así como una iluminación expresiva que guía la obra narrando con la luz los diferentes espacios consecutivos. En conclusión la obra Dentro de la tierra es una obra con mucho potencial y expresividad, un potencial crítico pero no del todo explotado.

José Luis Romo, Dentro de la Tierra, El Mundo

IRÈNE SADOWSKA, Dentro de la Tierra, Artezblai

El placer de recordar entre aplausos: «Dentro de la tierra», de Paco Bezerra

 

“Su plástica escénica tiene buenas propuestas, como las raíces del árbol inmenso, creando una atmósfera de asfixia y encerramiento, así como una iluminación expresiva que guía la obra narrando con la luz los diferentes espacios consecutivos.”

Silvia Galí

Alumna máster en AAEE

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo